El problema de ser una perfeccionista

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Te cuento en el vídeo el problema de ser una perfeccionista, cómo identificar si lo eres y te propongo 3 estrategias para combatirlo

De qué va el vídeo:

Ser perfeccionista tiene buena fama. Se asocia con personas a las que les gustan las cosas bien hechas y tienen un alto nivel de exigencia.

Y eso es bueno. Pero, como todo, en el matiz está diferencia.

Aspirar a la excelencia es deseable. Imponer un nivel alto de calidad en lo que hacemos es una marca distintiva que siempre nos traerá buenos resultados. Cómo se nota la gente que trabaja bien y que rápido detectas un trabajo hecho con pocas ganas.

El problema es cuando esa búsqueda de la perfección se hace desde el miedo. El miedo a equivocarse, a no ser suficiente. Cuando no toleras ningún error ni aceptas ninguna crítica o comentario. Ahí es donde nos metemos en problemas.

Te cuento en el vídeo cómo saber si eres una perfeccionista, los problemas que trae y te propongo 3 estrategias para combatir el perfeccionismo que además te liberarán tiempo para conciliar mejor.

El problema de ser una perfeccionista si eres madre trabajadora

La búsqueda del perfeccionismo puede esconder un problema de inseguridad. Cuando revisas un documento 20 veces, tardas mucho más en entregarlo de lo que sería razonable. Eso dificulta la conciliación.

Como emprendedora, el miedo al rechazo, a que te digan que no te puede llevar a esconderte, a no publicar el blog o el vídeo y a no aportar valor a tus clientas.

El otro problema que tienen las personas perfeccionistas es que se enfocan en lo que está mal, en lo que falta.

Y esto como madres trabajadoras nos lleva a la constante frustración y agotamiento mental, porque ¿cómo ser una madre perfecta hoy en día?

Con el volumen de información que existe, siempre quedarán cosas que leer, áreas que desarrollar. Si te enfocas en lo que te falta, siempre te sentirás insatisfecha. Porque siempre podrás hacerlo mejor. Siempre.

Siempre podras aprender más para ofrecer una nutrición más saludable, o estimular el cerebro del niño. Estar a la vanguardia de la protección en internet. Promover el desarrollo de las 7 inteligencias para que desarrollen su máximo potencial.

El nivel de conocimiento actual es infinito. El problema de ser una perfeccionista es que si te enfocas en lo que te falta, estás condenada al sufrimiento.

3 estrategias para combatir el perfeccionismo

Lo primero es ser consciente de que lo eres. Pregúntate si aspiras a la excelencia de forma sana y creando emociones positivas o te mueves desde el miedo y la inseguridad. Tomar consciencia es siempre el primer paso.

Luego te propongo trabajar en desarrollar una mentalidad de crecimiento. Te cuento aquí como hacerlo.

Y por último te invito a adoptar la mentalidad del notable.

Trabajar para conseguir un notable te permite liberar una cantidad de tiempo significativa. Admites un posible error, pero primas la entrega, aportar valor.

Al hacerlo, no solo contribuyes más a tu empresa, a tus clientes y a tus hijos, si no que, además incrementas tu confianza y seguridad en ti misma. Porque cuanto más haces, más aprendes y más feedback recibes.

Te animo a pelear el perfeccionismo, si lo sufres. Al principio te sentirás incómoda, mucho, pero poco a poco aumentas la compasión por ti misma, y al incrementar lo que produces y mantener un estado emocional más tranquilo, en el que no te castigas de mala manera ante un error ortográfico, sales al mundo de otra manera, más alegre, más abierta, más humilde, también. Y todo cambia.

A mi me costaba admitir errores en los demás, porque no los admitía en mí misma.

No es que hoy me gusten, pero he aprendido que soy humana y la intolerancia ante cualquier error, esa rigidez es tan nociva como la indulgencia que tanto temía. En el equilibrio siempre se encuentra la salud emocional.

Mejor hecho que perfecto

¿Puedo ayudarte?

Si quieres conocerme y entender cómo mi programa de coaching puede ayudarte, solicita una consulta inicial gratuita y sin compromiso. Soy coach personal certificada, especializada en reducir el estrés de la madre trabajadora.

Mujerdristas es mi programa con el que conseguirás vivir una vida equilibrada, en control de tus emociones, diseñando el estilo de maternidad que tú quieres y cuidándote como te mereces. Es el momento de recuperar tus sueños y volver a ser importante en tu vida. Y gracias a esa reconexión contigo, fortalecer el vínculo con tu pareja e hijos.

Te llevo por un proceso paso a paso, para poner orden en tu mente y en tu vida y encontrar la fórmula perfecta para ti. No aceptes un “Ya mejorará”. Pídeme una cita ahora mismo.

Mencionado en el vídeo

Cómo desarrollar una mentalidad de crecimiento

2 comentarios en «El problema de ser una perfeccionista»

  1. ¡Qué buen vídeo, Ana! Me he visto muy reflejada en mi Yo anterior, pero ahora soy de las que buscan también el notable :). Gracias por recordarnos todo esto. ¡Un beso!

    Responder

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres