Un regalo original

Reyes.
Qué ilusión.

Recuerdo perfectamente la emoción de la mañana de Reyes.
Despertarte tempranísimo, antes del amanecer
Llegar al salón, que tenía una puerta translúcida e intuir los bultos encima de la mesa.
Preguntarte y desear que te hubieran traído ese regalo especial.
El regalo.

La Supervan.
Ahí estaba.
Paquete enorme en medio de la mesa.
Esto TIENE que ser la Supervan de Chabel.
Teníamos pocos juguetes y los apreciábamos todos.
Eran únicos.
Mágicos.

Ahora, bueno…pues ya sabemos lo que pasa.

Y, además, ahora soy madre no niña.
La emoción sigue,
Pero es más a qué te pillen.
No es lo mismo
It´s not the same.

La ilusión de escribir la carta a los Reyes


Y entonces estás aquí en noviembre pidiéndoles que hagan la carta.
A ver chicos qué vais a pedir a Reyes.
Mes y medio para un niño pequeño es como un lustro para un adulto
Te miran raro.

Recopilas catálogos,
Para despertar la ilusión.
Lo tienen todo.
De una forma u otra
Lo tienen todo.

¿Qué sociedad es esta?
¿Qué les estoy enseñando a mis hijos?

¡Hombre!, la culpa de madre… ya te echaba de menos.

Para hacerlo más divertido,
Amenaza de desabastecimiento.

Fenomenal.

El caso es que los niños mandan la carta con tiempo.
Para que no haya problemas

Y llegan las preguntas:
Pero ¿Dónde están realmente los Reyes? ¿Y quién fabrica los juguetes? ¿Los compran o se los regalan? ¿Por qué en Londres no hay Reyes Magos? ¿Por qué en España tenemos Papá Noel y Reyes Magos y en otros países no? ¿Es que nosotros somos más buenos?

Mejores, hijo, no se dice más buenos

No sé qué contestar. Un año me metí en jurisdicciones.
Si eres español, aunque vivas fuera, pues te llegan los regalos de Reyes, porque los piden por ti desde España…


A ver, chicos, ahora vamos a donar los juguetes con los que ya no jugamos, para los niños que tienen menos juguetes.
¿Pero los Reyes no les traen juguetes? ¿por qué?
¿No reparten regalos a TODOS los niños?


Y lo mejor es que a lo largo de ese mes y medio, por supuesto, cambian de opinión.


Allá por finales de diciembre, el niño sube al trastero con su padre y ve el papel de regalo.
En serio, Carlos, ¿todos los años?
¿No sabes que el trastero desde noviembre es terreno vetado?
Really?

Aún con todo, la ilusión de la mañana de Reyes no tiene comparación.
Y la ilusión de prepararlo como madre
Es cierto que es magia.



Un paseo por el centro de Madrid


Ayer bajé al centro.
No pisaba yo el centro de Madrid desde las Navidades de 2019.

Bajé además en metro.
También hacía mucho que no iba a ningún sitio en metro.

Anda, si hay cobertura
Desde luego, como te cambia la vida.
Yo que he viajado todo el tiempo bajo tierra. -Es lo más rápido- hice una “excursión” del hecho de ir en metro.

Iba el vagón tranquilo.
Me senté y observé.

A mi alrededor iban 14 personas.
11 iban mirando el móvil.
Amigos que iban juntos iban mirando el móvil.

Nos vamos a extinguir– pensé.
Pero qué silencio, oye.

Me imaginé un mundo mudo, todo el mundo comunicándose por Whatsapp
Y los humanos habiendo perdido la capacidad de hablar.

Pues tuve también otra idea para una historia de ciencia ficción por la mañana muy chula.
Claramente estoy la semana creativa del ciclo.
Creativa aunque ciertamente catastrofista.

Bien,
Ayer bajaba al centro para una noche de chicas.
Ladies night.
Teatro y cena.

Es un planazo.
Y retomar los planazos pre bicho es algo que me da una enorme alegría.

Cuando salí del metro me sentí como una guiri.
La Gran Vía estaba TAN bonita.
Tan limpia.

Apenas había gente
[Está todo el mundo esperando que enciendan las luces, supongo].

Iba bien de tiempo y pude ir observando todo.

Las tiendas.
La gente.
Los edificios.
Las calles.
Las aceras
[Parezco María Esteve en Días de Futbol]

El Capitol a tope de luces.
Se me hace raro.
Los cines.
¿Alguien va al cine?

Allí en Gran Vía dan ganas.
Daban ganas de todo.
De vivir
Disfrutar
De compartir.

Huele a Navidad.
Las luces están puestas.
Apagadas, pero ya están.
Listas para la época más especial del año.

Y en ese momento idílico
Mi mente me lanza
“y qué leches vas a regalar este año? Si lo tienen todo.

Gracias hija,
Esto, ahora, en este momento, es muy productivo.
Déjame vivir.


Pero tiene/tengo razón, claro
Y esto de regalar en una sociedad que lo tiene todo
Se ha convertido en todo un reto.
Experiencias es la nueva Chabel.

Un regalo original y diferente


Bien, yo te traigo una idea.
Regala crecimiento.
Bienestar.
Tiempo.
Regala coaching.

O, incluso mejor,
Que te lo regalen a ti.
Los demás también agradecen que les den ideas.
Y qué ilusión cuándo aciertan,
Hombre, me has leído la mente

Pongámonos las cosas fáciles.
Da ideas,
No esperes a que te desilusionen porque no te leen la mente.
Si quieres algo pídelo.

Feliz día
Ana

PD. Regala coaching es una tarjeta regalo para la Escuela de Autocoaching o Mujerdristas. Más info en el enlace.

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana y mi proveedor de email, y tratado conforme a la ley. Cualquier duda envía un email a  agliebana@lavidaquequieres.com.