Un año para el recuerdo

Se acaba un año maravilloso. Como todos, pero este un poquito más incluso. Me he vuelto de Londres después de 5 años y he lanzado mi propia empresa de coaching.

He vuelto a casa. Y estoy feliz. Por entender el 100% de las conversaciones, por la espontaneidad del día a día, la forma de disfrutar de la vida, por la luz infinita de Madrid y sobre todo, porque estoy rodeada de gente maravillosa a la que quiero y me quiere inmensamente.

No está siendo fácil por supuesto. Es un cambio radical. Volver a empezar de nuevo. Y aunque vuelves a casa, todo ha cambiado. Todo y todos.

Londres, es una ciudad fascinante, donde todo es posible. Es una ciudad que engancha. He dejado atrás personas increíbles. Amigos-familia, que nos han cuidado y acogido, creando vínculos que sólo los expatriados entienden. Estoy orgullosa de las amigas que me he traído y de la calidad de los vínculos que hice estando allí. Y las echo de menos. Siempre echaré de menos Londres. Igual que siempre echaba de menos Madrid cuando vivía en Londres. La maldición del expatriado. Y su belleza, amor en tantos sitios.

Por supuesto que sin Londres nunca hubiera existido La Vida Que Quieres. Yo no hubiera encontrado mi vocación, mi pasión y mi propósito. Viviría más cómoda, posiblemente, pero mucho menos realizada. Es duro emprender, la verdad. Es una lucha diaria. Especialmente contra ti misma. Exige una disciplina mental y una fortaleza de carácter que hay que trabajar todos los días. Pero las ganancias son inmensas. En mi caso, libertad, conciliación y misión. Ayudo y cumplo mi propósito. Y no se siente como trabajo, nunca. Puedo ser creativa de nuevo. Cuando trabajas con propósito, la vida cambia. Tiene sentido. Funciona.

El 2019 va a ser un gran año. Como siempre. Todos los años para mí son un gran año. Es mi decisión. Es decisión tuya como ves la vida. Si eliges ver lo bueno, encontrarás cosas y gente buena. Si eliges ver el mundo como un lugar horrible, ese será el mundo que encuentras. La mente siempre quiere tener razón.

Wayne Dyer, psicólogo, decía:

«If you change the way you look at things, the things you look at change».

No es sólo un juego de palabras acertado. Es una gran verdad. Y el que no quiera creerlo, solo se está poniendo excusas. Eres tú la que creas tus experiencias. La que moldeas el mundo en el que vives. ¿Te has dado cuenta de que hay gente a la que todo le sale bien y otros, todo lo que emprenden le sale mal? Hay quien vive en la queja constante, en el victimismo. Otros tienen planes y soluciones. Y de verdad que la diferencia es una cuestión de actitud. Tu mente determina tus acciones y, por tanto, tus resultados.

Cada año es mejor porque trabajo duro para que así sea. No dejo cosas al azar. No espero que me arreglen la vida desde fuera. Estoy comprometida con mi vida, tomo acción y lucho cada día para conseguir lo que quiero. Y los resultados vienen. Cuando tienes claro lo que quieres y entiendes que depende de ti, las cosas cambian. Asumir que depende de ti es liberador, al menos para mi. Pero también conlleva una gran responsabilidad y te deja sin excusas. Y eso es maravilloso, porque te obliga a moverte, a pasar a la acción.

Te deseo un gran año, con mucha acción encaminada a luchar por tus sueños para conseguir la vida que quieres

Ana García Liébana

Feliz 2019

Si quieres trabajar conmigo tu crecimiento personal y transformar tu vida, contacta conmigo en agliebana@lavidaquequieres.com o reserva conmigo una llamada para hablar de tus sueños.

Conócete. Cuídate. Crece

Y no te olvides de suscribirte a mi blog. Cada semana un nuevo post. Cada mes un nuevo tema.

También te puede interesar:

Reflexiones de fin de año

Cómo encontrar tu propósito de vida

Construyendo tu vida soñada

Deja un comentario