La vida que quieres

Coach de Vida Equilibrada

¿Te haces buenas preguntas?

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

La calidad de tu vida depende de la calidad de las preguntas que te haces ¿Te haces buenas preguntas? Quiero enseñarte hoy a hacerte preguntas poderosas.

Preguntas potentes

Una de las herramientas fundamentales en coaching son las preguntas potentes. Haciendo las preguntas correctas provocamos reflexiones que generan cambios en la vida de nuestros clientes. Lo que quiero hoy es que tú practiques tus preguntas, para dominar la habilidad de hacerte preguntas poderosas.

Las personas estamos constantemente haciéndonos preguntas. Y el cerebro siempre nos ofrece una respuesta. Si le hacemos preguntas “malas”: ¿Por qué no puedo dejar de fumar/perder peso/dejar de gritarles a los niños? va a buscar evidencias y te las va a traer. No quieres a tu cerebro buscando pruebas de lo mala que eres en algo o por qué no puedes conseguir lo que quieres.

Si le haces otro tipo de preguntas ¿Cómo puedo dejar de fumar sin esfuerzo? ¿Cómo puedo adelgazar y disfrutar del proceso? ¿Cómo sería mi relación con mis hijos si no les gritara? abres tu mente a nuevas posibilidades, nuevas formas de pensar más empoderantes.

Observa tus preguntas

Te animo a observar durante un tiempo el tipo de preguntas que te haces y diagnostiques la calidad de las mismas.

¿Son preguntas negativas o positivas? ¿Te animan a la acción o te hacen sentir culpable o impotente? ¿Están orientadas al pasado o al futuro? ¿Abren posibilidades? ¿Invitan a tu cerebro a ser creativo?

Observa cómo cambian tus sentimientos cuando cambias las preguntas. Fíjate, hazte estas preguntas

¿Qué clase de madre eres que no dejas de gritar a los niños?

¿Cómo cambiaría mi concepto de mí misma como madre si no le gritara a los niños? ¿Cómo se sentiría vivir una casa sin gritos? ¿Por qué es importante para mí enseñarles a mis hijos que los gritos no son una forma de comunicación efectiva? ¿Qué puedo hacer hoy para dejar de gritar a los niños?

Modificamos las preguntas, modificamos la emoción y la emoción, ya conoces el modelo, cambia nuestro comportamiento.

El auto-bloqueo

Veo muchas veces que mis clientas se escudan en “no sé” “estoy confundida“,”es que no sé cómo“.

Y se paran ahí.

No lo permitas. No te bloquees a ti misma. . Es una forma de auto-indulgencia. No saber no es excusa para no hacer algo.

Tienes una herramienta potente a tu disposición para aprender y solucionar problemas. Cambia las preguntas. Sigue preguntándote hasta que encuentres la solución.

No aceptes un no sé por respuesta. No te “nosees“.

Preguntas nocivas

La preguntas tipo “¿Por qué no puedo …?” no son buenas preguntas. Es mejor preguntar ¿Cómo puedo..? ¿Qué opciones tengo?, ¿Cómo puedo aprender? ¿Quién puede ayudarme? ¿Qué necesito? En vez de sentirte incapaz, te sientes proactiva, determinada, resolutiva, creativa. ¿Ves qué diferencia? Parece semántica, pero es mucho más que eso. La gente exitosa domina el arte de las preguntas.

Otro tipo de preguntas que no producen nada son las victimistas ¿Por qué me pasa esto a mí? ¿Por qué me han hecho esto? En estas preguntas te quitas la responsabilidad, por lo que pierdes tu poder. Se sientes impotente. Observa especialmente cuando estás situando la causa de tus emociones en cualquier sitio que no seas tú misma.

Hay preguntas que parecen circunstanciales, investigadoras, pero cuidado con la emoción que generan. ¿Por qué está llevándome tanto tiempo? Genera impaciencia, que no es buena compañera para emprender grandes logros y lleva un juicio latente.

Y hay preguntas que simplemente llevan a un callejón sin salida ¿Por qué es tan difícil? Esta pregunta no aporta nada.

Accede a tu mente superior

Cuando te haces las preguntas correctas, tu cerebro te ofrece respuestas poderosas. Es mágico. Te lo prometo.

Suena muy metafísico, pero no lo es.

El cerebro se enfoca en lo que le preguntas. Ya sabes que tenemos más de 60.000 pensamientos al día. Si has meditado alguna vez habrás observado que la mente divaga, mucho. Recicla pensamientos, revive situaciones, se enbucla en temas que no te aportan nada.

Pero cuando le mandas algo, lo hace. Tú te haces una buena pregunta y te va a intentar ayudar. Te va a ofrecer cosas. Lo estás poniendo a trabajar. Para ti. Y créeme, quiere servirte.

A veces en las sesiones pregunto

– ¿Cuál crees que es la solución?

-No lo sé (Me miran como “Ana, si lo supiera no estaría aquí hablando del tema”…).

– Si lo supieras, ¿cuál crees que sería la solución?

Y te lo prometo, empiezan a ofrecer respuestas.

Y más tarde, siguen apareciendo más. Activamos al cerebro, le damos una misión. Llamamos al lóbulo frontal, lo espabilamos y aparece nuestra creatividad y nuestra imaginación. Que quizá están dormidas, pero te prometo que siguen listas y dispuestas a ayudarte.

Nos enfocamos en lo que queremos. Y el cerebro rastrea en toda la información que ya tiene y sigue buscando, como google, en todos los sitios que puede. Le hemos centrado y dado una misión.

Las funciones de la mente superior

El cerebro no quiere preguntas abiertas. Quiere cerrarlas. A efectos de productividad consume mucha energía y foco, por eso te animo a no dejar nunca temas abiertos. Pero a efectos de creatividad, para buscar soluciones es muy potente.

Planteas una búsqueda y le dejas que investigue. Te van a ir apareciendo ideas, caminos posibles, información que tenías olvidadas, personas relacionadas. Es chulo de ver.

¿Y quién hace eso? me gusta el nombre que le da Joe Dispenza. La mente superior. Que no es nada metafísico, por cierto.

Es la que hace que el corazón lata ininterrumpidamente unas 100.000 veces al día, sin que pensemos en ello (40 millones de latidos al año), bombea 6 litros de sangre por minuto, entre 20 y 60 segundas cada célula sanguínea recorre todo nuestro cuerpo, durante 1 segundo, pierdes 3 millones de glóbulos rojos, y al segundo siguiente se regenera el mismo número, en cada segundo se producen cien mil reacciones químicas en nuestro cuerpo.

Cada segundo mueren 10 millones de células. Cada segundo se regeneran otras tantas. El páncreas regenera todas sus células en un sólo día. A la vez los riñones están filtrando litros y litros de sangre cada hora, el hígado realiza 65 funciones distintas. Y mucho más, las enzimas, las defensas, el balance hormonal. Ademas de miles de actividades más.

Y no pensamos nada de esto.

El cuerpo es increíblemente sofisticado. El número de procesos y reacciones químicas que se producen constantemente para mantenernos vivos es alucinante. ¿Quién hace todo eso?

Cuando empecé a estudiar el cuerpo de este modo, a admirar su capacidad, surgió en mi una enorme creencia en nuestra capacidad.

Entendí también el poder del inconsciente. Hay mucho en nuestro cerebro que no “tangibilizamos”, no entendemos. ¿Cómo es capaz de crear en la mente el cerebro algo que no existe?

No pretendo ponerme filosófica, pero sí quiero invitarte a acceder a esa mente superior. Superior en cuanto a que lo controla todo. Y a esa enorme fuente de información y creatividad que tenemos. Porque ciertamente es sorprendente. Y verla en acción, mola.

Trabaja conmigo

Si estás interesada en iniciar un proceso de coaching con el que transformar tu vida, diseñando tu estrategia de conciliación trabajando sobre tu mentalidad en relación con la gestión del tiempo y aprendiendo autocontrol emocional e inteligencia interpersonal, pídeme una mini-sesión y hablemos sobre ti, tu situación concreta y que quieres alcanzar. La mini- sesión es gratuíta y sin compromiso, se trata de conocernos y entender si podemos trabajar bien juntas.

Para agendar la cita pulsa sobre la siguiente imagen.

Fuentes: Preguntas que hacerte Brooke Castillo . Desarrolla tu cerebro Joe Dispenza. Controle su destino Tony Robins. Platón y la teoría de la reminiscencia (Wikipedia).

Fotos cortesía de Unsplash. Hoy fotos de evan-bray, Xaviermouton y redcharlie. ¡Gracias!

También te puede interesar:

La habilidad de pensar a lo grande

La importancia de entrenar tu mente

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana.

Finalidad: ofrecerte información sobre organización, gestión del tiempo y crecimiento personal.

Legimitización: tu consentimiento al hacer check en la casilla.

Destinatario: mi proveedor de email marketing, Mailchimp.

Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en agliebana@lavidaquequieres.com. Podrás darte de baja en cualquier momento