Sobre mí

¿Te has imaginado alguna vez cómo sería tu vida sin estrés?

Aquí debería contarte una inspiradora historia de superación personal. 

O una experiencia traumática que me cambió la vida y me hizo dejar mi trabajo en banca para dedicarme a ayudar a transformar la vida de las madres trabajadoras.

Pero lo cierto es que no he tenido ningún momento de iluminación, salvo los provocados por mis hijos, linterna en mano, que no me provocaron precisamente un deseo ardiente de dedicarme al coaching.

Fue todo más discreto.

Después de tener mi primera hija me sentí totalmente descolocada. No quería frenar mi carrera laboral, pero quería estar con ella más tiempo del que mi trabajo me permitía. Peleé durante años por no renunciar a nada, acabé agotada y dejé de disfrutar con lo que tenía. A pesar de tenerlo “todo” las cosas no estaban bien. E iban a peor.

Cuando eres perfeccionista y muy responsable, la maternidad se vuelve una encrucijada.

Lo sé bien. Lo viví, lo pasé mal, y por cosas de la vida, me expatrié y decidí formarme como coach, ejecutivo en principio, pero que acabé en personal que es mucho más divertido.

Puedo ayudarte a reducir tu nivel de estrés y a equilibrar tu vida. A disfrutar de una vida ordenada, con tiempo para ti y para todo lo importante, en la que reconectas con tu pareja y construyes relaciones sólidas y significativas con tus hijos.

He creado un programa específico para conseguirlo, basado en las técnicas más punteras de coaching, con los mejores sistemas de planificación y organización. Específico para una madre que trabaja.

Entiendo perfectamente por lo que estás pasando porque yo también he estado ahí y porque he trabajado con muchas mujeres en tu misma situación. Me he especializado en los problemas y situaciones a las que nos enfrentamos las mujeres trabajadoras desde que tenemos hijos. Sé que los problemas no disminuyen, si no se complican con los años. Y sé muy bien lo que funciona y lo que no.

Puedes aprender a disfrutar de la vida que ya tienes. Puedes encontrar la paz mental, el equilibrio que deseas y desde ahí crecer hacia tu mejor versión cada día.

Por mi experiencia anterior, como consultora estratégica y directora de proyectos en banca, conozco las exigencias del mundo corporativo y la enorme presión a la que estás sometida.

Entiendo lo frustrante que es sentir que parece que no puedes hacer nada, que “es lo que hay”.

Por eso me encanta trabajar con madres trabajadoras como tú. El impacto es múltiple. Toda la familia se beneficia. A largo plazo es un precioso regalo para los niños, para la pareja y, sobre todo, para ti.

El coaching personal me trajo orden y paz mental, transformó mi relación con mi pareja y con mis hijos, fortaleciendo el vínculo con ellos e incrementó mi nivel de energía, consecuencia de cuidarme más y mejor. Ahora quiero que tú disfrutes de ello.

Es mi misión acabar con el terrible estrés de las madres trabajadoras.

Trabajo 100% on line, vía Zoom, con programas estructurado mensualmente, en el que combino sesiones de coaching 1 a 1 con un trabajo propio que debes realizar por tu cuenta. Te explico los métodos y conceptos clave y te propongo ejercicios y refuerzo, porque he comprobado que esto agiliza significativamente el aprendizaje y el impacto de los cambios en ti. 

Y, sobre todo, te enseño a auto-coachearte para que siempre tengas las herramientas que necesitas para dominar tu estado mental y que las circunstancias no te superen.

No se trata sólo de organizarte mejor. Se trata de pensar mejor.

No te conformes con una vida que no disfrutas. 

Inicia el cambio.

Ana García Liébana

coach de vida equilibrada

Una forma de trabajar radicalmente distinta

Hay dos tipos de personas cuando llegan a la oficina.

Las que encienden el ordenador, se van a por un café mientras se enciende, consultan el periódico o el FB, comentan el partido o la gala de OT y unos 20 minutos después se ponen a trabajar.

Y las que llegan ya pensando en el trabajo y se ponen a currar tal cual.

Puede ser la misma persona. Antes y después de tener hijos.

De repente tienes que irte a una hora exacta.

Eso es mi mundo es raro.

Tengo amigas que trabajan en producción y tienen turnos exactos.

Un día iba a quedar con una y me escribió: Yo salgo a las 17.18.

Y yo entendí que salía entre las 5 y las 6.

No, no

Salía a las 17 horas y 18 minutos.

¿Qué haces, te quedas en el torno mirando reloj hasta que llega la hora exacta?

Es una forma de trabajar radicalmente distinta.

No ajustas el tiempo a la tarea. Ajustas la tarea al tiempo.

Nada que ver.

Cuando nació la niña, recuerdo llegar al banco a las 7 de la mañana.

Todo oscuro.

Si no hubiera sido por el sueño que tenía lo mismo habría sentido un poco de cague.

Saludaba al de seguridad y le pedía que me encendiera la luz.

Éramos una de mis chicas y yo solas en la oficina.

No hablábamos.

Había que aprovechar el silencio.

Las no reuniones.

Las no interrupciones.

El resto del día era una carrera contrarreloj.

Antes de tener hijos curraba sin prisa.

Había deadlines, claro, pero siempre podía estirar el día si me hacía falta.

Ahora, alargar mi jornada laboral, me exigía gestionar la logística con la niña.

Y la culpa de no verla.

El cambio entre trabajar con el beneficio del tiempo o bajo él, es grande.

Y tu forma de trabajar tiene que cambiar.

Profundamente.

Es un proceso que me costó y que lleva más sufrimiento del que creo es necesario. Por eso al hacerme coach tuve claro en qué y en quién me iba a enfocar.

Si quieres acelerar el proceso acompañada por una profesional que lo ha vivido y que lo ha estudiado y aplicado en un número de clientas que empieza ya a ser significativo, te dejo en enlace a la página del programa aquí:

Mujerdristas


Vive sin estrés

Si quieres hacerte una idea de mi estilo y cómo trabajo quizá lo mejor es que te suscribas al blog. Como regalo te llevas mi e-book Por ahí no, un curso completo sobre límites, cómo ponerlos elegantemente y disfrutar de relaciones personales más sanas y de más tiempo para lo que realmente quieres.

La lista y los límites

Tengo una lista de correo muy activa y entretenida en la que mando consejos para organizarte mejor, vivir con más equilibrio y plenitud. 

Al unirte te regalo mi ebook Por ahí no: límites para una vida equilibrada.

Escribo a menudo. Me lo piden. Únete y entiende por qué. Es gratis y puedes darte de baja en cualquier momento.

GPRD. Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados por GetResponse, mi proveedor de email y por mí misma Ana García Liébana y tratado conforme a la ley. El consentimiento para enviarte emails  lo das al aceptar la política de privacidad.