Sobre mí

Ana García Liébana

Coach estratégica de
mentalidad y transformácion

Soy una persona afortunada. Mi trabajo me apasiona, tengo una familia maravillosa y he encontrado mi equilibrio casi perfecto entre ambos.

No siempre fue así. Durante años me sentí insatisfecha. Teniéndolo “todo”, no disfrutaba de la vida como se merece. Me faltaba energía. Odiaba vivir esperando al viernes y las vacaciones. Posponiéndo la vida. Ya pasará. Ya mejorará. 

He aprendido que si no tomas consciencia y te lo propones firmemente, las cosas no cambian solas. Más bien empeoran. Le damos la espalda a nuestra propia vida, “sobre-ocupándonos” para no enfrentarnos a nuestra realidad.

Ha sido un camino duro. Llegar a conocerme de verdad. Aprender a aceptarme como soy y a la vez trabajar duro para cambiar aquello que no quería aceptar. Encontrar mi verdadera vocación. Reinventarme. Ha sido maravilloso y ha merecido la pena. He encontrado mi éxito, la vida que yo quiero:

  • Me dedico a algo que me apasiona.
  • Me encanta como soy y me acepto con mis virtudes y defectos.
  • Aprendo y crezco cada día.
  • Dedico mi tiempo a cosas que me importan.
  • Me siento orgullosa de los vínculos que he creado con mis familiares y amigos.
  • Me cuido. Física y mentalmente.
  • He desarrollado una relación sana y positiva con el dinero.
  • Ayudo a crear un mundo mejor.

Mi misión ahora es ayudar a otras mujeres a identificar su propia definición de éxito y hacerla realidad. 

Mi historia

En 2014 años dejé mi trabajo en banca para irme a vivir a Londres. Había trabajado como consultora estratégica en un Deloitte y luego como responsable del área de proyectos en un banco. 

Llevaba un carrerón. 

Pero desde que había tenido a mi primera hija no estaba del todo satisfecha. No conseguía el equilibrio que quería. 

Toda mi exigencia a nivel laboral la trasladé a mi maternidad. Intentaba ser la mejor madre del mundo sin que mi trabajo se viera impactado ni un ápice. No estaba dispuesta a renunciar en ningún área absolutamente nada. Imáginate. 

Pasaron los años y acabé fundida. Mentalmente exhausta. Cuando surgió la oportunidad de irnos a Londres, la idea de un cambio me pareció atractiva. Algo dentro de mi sabía que necesitaba parar.

No sé en qué estaba pensando la verdad. Irme a Londres con un bebe recién nacido y una nena de 3 años, sin conocer a nadie y sin haber vivido fuera de mi ciudad nunca fue una temeridad. Dejaba en Madrid a mi familia, amigos, mi trabajo y una vida muy bien organizada. 

Fue duro. Expatriarse es una experiencia compleja. Aún más cuando es a un país culturalmente tan distinto. Toda tu identidad se tambalea, porque allí todo se hace de forma diferente. Y en una época tan complicada para cualquier familia como es la llegada del segundo hijo. 

Estar si trabajar, acostumbrada a estar siempre tan ocupada no fue fácil. Pero la vuelta al trabajo fue aún peor. Me había acostumbrado a estar con los niños y estar tan ausente por las exigencias de mi trabajo me resultaba doloroso. Quería trabajar, pero también tener tiempo para los niños y para mí. Quería una vida completa. Mi trabajo parecía incompatible con una vida familiar. Mejor dicho, con la vida familiar que yo había decidido que quería para mí.

Pero, no sabía hacer otra cosa. Y empezar de nuevo otra carrera… parecía imposible.

Me sentía atrapada la verdad. 

Al final encontré MI solución. Necesitaba trabajar en mis propios términos y horarios. Costase lo que costase.

Por supuesto, llevó un proceso, tiempo, mucho trabajo y, sobre todo, un gran cambio de mentalidad. 

Empecé a estudiar un curso de psicología, mi pasión, y allí se me presentó el coaching. Y era un encaje perfecto, entre mi pasión y mis habilidades y experiencia ya adquirida.

El emprendimiento me llevaba tiempo llamando. Pero me daba miedo. Un día me dí cuenta de que me daba más miedo no hacerlo. Así que cogí los ahorros de mi último trabajo y por primera vez después de muchas años invertí en mi. 

Me formé en la mejor escuela de UK, en coaching transformacional y me enamoré. Había acertado. Si hay una profesión para mi, es el coaching personal.

Puedo aprovechar todo el conocimento de la mente humana y las herramientas de la psicología (mi pasión) para la exploración del cliente, y unirlo con la visión estratégica y con la gestión de proyectos para establecer objetivos, planes de acción y seguimiento (mi expertise). 

 

Perfil profesional

Si quieres consultar en detalle mi carrera profesional te invito a consultar mi perfil en Linkedin.