La vida que quieres

Coach de Vida Equilibrada

Sobre La Jornada De 4 Días

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Leo que se ha planteado la jornada laboral de 4 días a la semana.
Miles de comentarios.
Mucho drama.
[Hay demasiado drama en las redes]

Quejarse se siente bien, lo entiendo.
Pero un poco. Luego ya no.
Es que no vale para nada.
Mejor dedicar el tiempo y la energía en otra cosa.
Si valiese de algo quejarse seríamos todos ricos.

Bueno a lo que iba, que me entretengo quejándome de la gente que se queja.

El Londres viví la jornada de 4 días.
La reducción de jornada allí se hacia por días porque se tardaba mucho en llegar al trabajo.
Tenía hasta un nombre: commuting, el tiempo que te llevaba en llegar a trabajar.
Hora y media, de media.

Una barbaridad. Londres es gigante y antigua, calles estrechas, es complicado moverse.
Y cara. MUY cara, así que la gente si iba a vivir a las afueras.

Entonces, pues si ibas hasta la oficina, ya era para estar todo el día.

Yo una época trabajé 3 días y otra 4 días.
Fui incorporándome de la excedencia poco a poco.
Eso lo hacen bien los ingleses, las transiciones.

Y con 4 días me encantó.
Ese día hacia todas las mierdas de la casa, recados, médicos, pelu, compras.
Y en finde descansaba.
Sí, lo has leído bien, en finde descansaba (a ver, nivel con niños, ya sabes).

Yo creo que di con la conciliación perfecta. Un rato para todo. Y todo, un rato.

Ahora te digo, los días de trabajo eran intensos. 
INTENSOS.
Desde luego no se hacía ni una llamada personal desde la oficina. Ni una charleta. Ni un recado. Se comía delante del ordenador algo que habías bajado a comprar en 15 minutos.
Las reuniones empezaban y terminaban a su hora…

Es un estilo diferente.
Todo estaba adaptado a eso. Por ejemplo, las guarderías eran flexibles. Podías contratar 3, 4 ó 5 días.
Había una flexibilidad en todo que aquí no hay.

Y lo de que sea más productivo o no, pues como todo, depende.
Si se hace bien lo será.
Si no se hace bien, pues no.

Mi experiencia personal me dice que sí lo es. Cualquier reducción que favorezca la conciliación- el equilibrio y el bienestar- lo es.
En mi equipo, en Madrid, nadie era tan productivo como las chicas que tenían reducción de jornada.
Y lo digo con datos, porque yo medía todo.
Medía trabajo realizado.
Y no es que hicieran lo mismo que los demás. Hacían más.

Para mí, mejor ver a los niños un buen rato todos los días que no verlos apenas durante 4 días. En Londres tiene sentido concentrar, cuando ir al trabajo consume tantísimo tiempo. Aquí, personalmente, me quedo con días que tengan un poco de todo.

Aunque ya se sabe, las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene una y hay tantas formas de ver las cosas como mentes habitan el planeta.
Afortunadamente.

Y cada uno tendrá que elegir el modelo que les funciona mejor. 

Diseñarte un buen plan vital es importante. Merece una buena pensada la estrategia para evitar volverte loca e ir como pollo sin cabeza. Trabajes 5 días, 4 ó 3, con niños, tienes que organizar tu tiempo a un nivel muy profesional. En Mujerdristas te enseño como hacerlo.

Feliz día
Ana

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana.

Finalidad: ofrecerte información sobre organización, gestión del tiempo y crecimiento personal.

Legimitización: tu consentimiento al hacer check en la casilla.

Destinatario: mi proveedor de email marketing, Mailchimp.

Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en agliebana@lavidaquequieres.com. Podrás darte de baja en cualquier momento