Sobre el coaching y lo de cambiarte la vida

No voy a cambiarte la vida

Leí ayer un post de mi escuela de coaching:

As a life coach you will be someone that helps others to find greater purpose, meaning, and, as a result, hapiness.

Toma ya.
Ayudar a otros a encontrar su propósito vital y sentido.

Joder, qué presión.

El ser humano lleva literalmente miles de años preguntándose por el sentido de la vida. Y sigue habiendo más preguntas que respuestas.

Pensar que vamos a llegar los coaches de vida a resolverte las grandes preguntas…
Uff.
No sé.

Me chirría. Es más, me genera rechazo. Tanta manifestación, atracción. No es serio. El coaching es investigar las mejores prácticas, entender lo que funciona en las mentes más desarrolladas y copiarlo. Es modelar la excelencia. 

Lo demás es el circo on line que cada vez da más pereza.

Para empezar, no tengo nada claro que haya un greater purpose para cada uno predeterminado.
Así por ser encontrado.
Es como buscar la media naranja.
Como si solo hubiera una persona mágica para ti en algún lugar del mundo esperando ser encontrada.

Yo soy más de construirte algo que te emocione en tu vida.
De crearte una vida que tenga sentido para ti y que sea coherente contigo.

De ser feliz en tu vida, en la que habrá siempre parte buena y parte difícil.
Ajustando cosas, cambiando, siempre, eso es el objetivo último del coaching, pero sin necesidad de poner todo patas arriba o huidas hacia adelante.

Hago un coaching terrenal y práctico.

No voy a arreglarte la vida.
Ni a transformar tu existencia en una sola sesión de coaching, como leía el otro día.

Eso no es serio.

Lo que te puedo ayudar es a mejorar áreas concretas sobre las que he estudiado mucho, en las que he hecho mi propio trabajo y cuando he compartido lo que me ha funcionado con mis clientas, les ha servido.

Y estas áreas son organización y gestión del tiempo, y relaciones personales.

También conozco un método para sentirme mejor.
Qué es conseguir lo que me propongo.

Cuando quiero hacer algo y lo consigo para mí, me siento bien.

Sé que para poder hacerlo de forma consistente necesito dirigir mi mente y enfocarla en lo que quiero. Y aguantar las emociones negativas que aparecen. Las que me gritan, Déjalo, esto es demasiado duro.

Y esto lo hago con Autocoaching, y me encanta enseñarlo porque es un verdadero regalo para nuestros futuros “yo”.

Eso te lo enseño en esta página. Pero te aviso, no hablamos de propósitos, ni el sentido de la vida, ni manifestamos dinero ni nada de eso.

Simplemente te explico cómo usar esa maravillosa herramienta que tienes que se llama mente y sacarla el máximo partido.

Si te interesa saber más, te diría que te apuntes a mi lista y te haces una idea de si mi estilo de coaching resuena contigo.

Suscribirme a La Vida Que Quieres

GPRD. Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados por GetResponse, mi proveedor de email y por mí misma Ana García Liébana y tratado conforme a la ley. El consentimiento para enviarte emails  lo das al aceptar la política de privacidad. Podrás darte de baja en cualquier momento.

Escribo a menudo porque me gusta, y porque la gente me lo pide. Únete y comprueba por qué. Es gratis y te puedes dar de baja en cualquier momento.