La vida que quieres

Coach de Vida Equilibrada

Ser organizada aunque seas despistada

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Soy muy despistada. MUY despistada.

Del rollo Voy a devolver las pelis al videoclub e irme sin las pelis.
(Sí… cuando había videoclubs y niños solos en las calles…)
Volvía a por la película. Uy, voy a coger las gafas de sol que pega fuerte. Y se me olvidaba otra vez coger la peli.

Del rollo estar hablando con Carlos y buscando el móvil en el bolso. Mierda, he perdido el móvil.

He pasado demasiado tiempo dándome paseos por los parkings.

Soy organizada a la fuerza. Por pura supervivencia.

Cuando estaba embarazada de la niña tenía una pesadilla recurrente, que me olvidaba ir a recogerla.
Estaba en la oficina y como tenía tanto curro y tanta reunión (todas muy útiles y bien preparadas, ya sabes) pues se me olvidaba irme. Se me olvidaba que tenía una hija que recoger.
Y cuando bajaba al parking a por el coche…exacto, no lo encontraba.

Qué agobio.
Qué sentimiento de culpa. ¿Por adelantado? ¿En serio?

Pues un día hablando de esto con uno de los directores generales del banco me dijo que no me preocupara, que la niña estaría bien. Este hombre era de lo mejorcito que me he encontrado en el mundo corporativo.

Y me contó que ellos tuvieron una boda en Alemania al poco de nacer su hija. Y allá que se fueron. De la niña se llevaron todo. Y se olvidaron sus trajes. De los dos.
¿Te olvidarás tus cosas?
Probablemente.
Pero de las cosas de la niña no.

Me tranquilizó. Porque en el fondo sabía que era así. Soy despistada pero responsable.
Y fue exactamente así.
La niña estuvo bien. Y me olvidé de mí.

Y esto es lo que hacemos las madres.
Nos olvidamos de nosotras.

Centramos nuestro foco en los niños, porque no nos da para más, supongo. La falta de sueño, el aturullo mental de tanta información y el no saber que hacer con el bebé en casa con tiempo que nunca has tenido…te centras en lo imprescindible.

Y es lógico. Un tiempo.

Pero poco a poco hay que retornar. Más pronto que tarde, hay que volver a estar en las prioridades.
Un tiempo para ti.
El autocuidado.
El decirte que importas.

Por eso en mi programa de gestión del tiempo Mujerdristas incluyo el autocuidado. Y en mi método de planificación te enseño cómo asegurarte de tener tiempo para ti y lo que te aporta felicidad y salud mental.

Feliz día
Ana

P.D. Toda la info sobre Mujerdristas aquí. Son 3 meses para cambiar la forma en que gestionas tu tiempo y organizas tu vida.

Del rollo Voy a devolver las pelis al videoclub e irme sin las pelis.
(Sí… cuando había videoclubs y niños solos en las calles…)
Volvía a por la película. Uy, voy a coger las gafas de sol que pega fuerte. Y se me olvidaba otra vez coger la peli.

Del rollo estar hablando con Carlos y buscando el móvil en el bolso. Mierda, he perdido el móvil.

He pasado demasiado tiempo dándome paseos por los parkings.

Soy organizada a la fuerza. Por pura supervivencia.

Cuando estaba embarazada de la niña tenía una pesadilla recurrente, que me olvidaba ir a recogerla.
Estaba en la oficina y como tenía tanto curro y tanta reunión (todas muy útiles y bien preparadas, ya sabes) pues se me olvidaba irme. Se me olvidaba que tenía una hija que recoger.
Y cuando bajaba al parking a por el coche…exacto, no lo encontraba.

Qué agobio.
Qué sentimiento de culpa. ¿Por adelantado? ¿En serio?

Pues un día hablando de esto con uno de los directores generales del banco me dijo que no me preocupara, que la niña estaría bien. Este hombre era de lo mejorcito que me he encontrado en el mundo corporativo.

Y me contó que ellos tuvieron una boda en Alemania al poco de nacer su hija. Y allá que se fueron. De la niña se llevaron todo. Y se olvidaron sus trajes. De los dos.
¿Te olvidarás tus cosas?
Probablemente.
Pero de las cosas de la niña no.

Me tranquilizó. Porque en el fondo sabía que era así. Soy despistada pero responsable.
Y fue exactamente así.
La niña estuvo bien. Y me olvidé de mí.

Y esto es lo que hacemos las madres.
Nos olvidamos de nosotras.

Centramos nuestro foco en los niños, porque no nos da para más, supongo. La falta de sueño, el aturullo mental de tanta información y el no saber que hacer con el bebé en casa con tiempo que nunca has tenido…te centras en lo imprescindible.

Y es lógico. Un tiempo.

Pero poco a poco hay que retornar. Más pronto que tarde, hay que volver a estar en las prioridades.
Un tiempo para ti.
El autocuidado.
El decirte que importas.

Por eso en mi programa de gestión del tiempo Mujerdristas incluyo el autocuidado. Y en mi método de planificación te enseño cómo asegurarte de tener tiempo para ti y lo que te aporta felicidad y salud mental.

Feliz día
Ana

P.D. Toda la info sobre Mujerdristas aquí. Son 3 meses para cambiar la forma en que gestionas tu tiempo y organizas tu vida.

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana.

Finalidad: ofrecerte información sobre organización, gestión del tiempo y crecimiento personal.

Legimitización: tu consentimiento al hacer check en la casilla.

Destinatario: mi proveedor de email marketing, Mailchimp.

Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en agliebana@lavidaquequieres.com. Podrás darte de baja en cualquier momento