Cómo hacer una planificación financiera fácilmente

¿Tienes una estrategia financiera clara y a largo plazo? ¿Ahorras cada mes? ¿Cuentas con un colchón suficiente? ¿Cómo te llevas con el dinero?

Habiendo trabajado 15 años en banca, he visto los distintos tipos de relación que tiene la gente con el dinero. Trabajando como coach, he visto el enorme impacto que tiene esa relación en el cumplimiento de sueños. Es una pena la escasa educación financiera que tenemos. Es un tema clave, del que tampoco nos enseñan nada en las escuelas. Y la mentalidad que existe en general en la sociedad con respecto al dinero es desafortunadamente negativa.

Quiero hablarte hoy de 3 conceptos:

  1. Tu relación con el dinero
  2. Tu estrategia financiera y de ahorro
  3. Tu capacidad de crear dinero

Tu relación con el dinero

Quiero invitarte a reflexionar cómo es tu relación con el dinero. ¿Crees que el dinero es malo? ¿Corrompe? El dinero no da la felicidad y es peligroso perseguirlo. ¿O amas el dinero? ¿Entiendes el dinero como algo valioso que resuelve problemas y compra tiempo?

Mas allá de plantemientos morales y de valores, que son personales y totalmente respetables, lo que quiero es que entiendas que tu relación con el dinero es clave en la obtención de dinero.

Quiero también compartir contigo una idea. El dinero no te hace malo. Sólo ensalza las virtudes/carencias de cada uno, Si eres bueno, no dejas de serlo por tener dinero. Si es una obsesión, pues es malo, como toda obsesión. También el amor obsesivo es perjudicial, pero no lo descartamos en su conjunto por ello.

El dinero resuelve problemas. Nadie puede discutir eso. El dinero es valioso. Compra el bien más preciado del ser humano, el tiempo.

No tener dinero es un problema. Estar preocupado por el dinero, es una limitación. La desprecupación económica da libertad y libera energía que se puede usar en otras cosas de mayor provecho.

La felicidad es cosa aparte. Se consigue o no sabiendo manejar los recursos de que se dispone. Pero la búsqueda de la realización personal sólo puede iniciarse una vez estén cubiertas las necesidades básicas (*).

Dicho esto, si queremos llevar nuestra vida al siguiente nivel, necesitamos tener tranquilidad financiera.

Y, si no lo haces ya, yo te invitaría a mirar el dinero con buenos ojos, a ver qué pasa.

Te recomiendo “Padre Rico, Padre Pobre” si quieres profundizar en este tema.

Tu estrategía financiera y de ahorro

Lo segundo sobre lo que quiero que reflexiones hoy es sobre tu salud financiera y tus hábitos financieros.

Vivimos tiempos de cambio. Los puestos de trabajo ya no están asegurados, las pensiones están en entredicho y la esperanza de vida crece cada día más.

Lejos de meterte miedo, lo que quiero es invitarte a tomar una actitud activa ante la incertidumbre del futuro porque el miedo a no tener dinero es el mayor paralizante que existe. Si dispones de tranquilidad financiera, tus decisiones son más serenas y tu calidad de vida mejora exponencialmente.

Dicho esto, te pregunto.

¿Qué porcentaje de tus ingresos ahorras cada mes? ¿Cuántos meses podrías sobrevivir sin ingresos? (cúanto “colchón” tienes?) ¿Cuánta deuda tienes en relación con tus ingresos?

Si no ahorras cada mes y no tienes un colchón (un ahorro) de al menos 3 meses de gastos, te recomiendo encarecidamente que empieces hoy mismo. Si tu deuda es elevada, cancélala inmediatamente. El crédito es una herramienta para invertir y mejorar tu situación patrimonial, no para tu día a día.

No ahorres lo que te sobra. Gasta lo que te queda después de ahorrar. El ahorro se saca al principio de mes. Ni lo ves. Crea un colchón. Incrementa tu calidad de vida.

Si lo anterior lo tienes controlado, ¿Llevas prespuestos? ¿Sabes en qué gastas cada mes? ¿Sabrías en qué recortar rápidamente si fuera necesario?

¿Tienes un plan de pensiones o un plan para tu jubilación alternativo?

¿Conoces tu perfil inversor? ¿Tienes inversiones? ¿Están diversificadas?

¿Has contemplado distintos escenarios a largo plazo? No te hablo de hipótesis de baja probabilidad, si no de futuros plausibles, padres dependientes que requieran nuestra ayuda, por ejemplo. ¿Conoces la situación financiera de tus seres queridos?

Tu capacidad de crear dinero

Por último quiero invitarte a reflexionar sobre qué estás haciendo hoy para asegurarte ser capaz de generar ingresos siempre en el futuro.

De nuevo, no es para asustarte. Todo lo contrario. Si tomas una actitud proactiva ante el tema y asumes tu responsabilidad en mantenerte “empleable” o “emprendedor” tendrás una preocupación menos y tomarás hoy decisiones más acertadas.

¿Estás formándote en tu profesión? Hay personas a las que la era digital se las ha llevado por delante. ¿Tu trabajo tiene futuro? ¿Inviertes en ti, en tu mente?

Tu mente es tu mayor herramienta para generar ingresos en el futuro. Mantenerte al día en tu profesión y adquirir nuevas habilidades es clave para afrontar tu futuro con tranquilidad.

Cuidado con acomodarse. Hoy en día, lo sabes bien, nada es permanente. Hay gente a la que la despiden y la dejan destrozada, sobre todo anímicamente, Esto ya no es nada raro, pasa todos los días.

¿Trabajas tu red de contactos? ¿Haces networking?

¿Tienes fuentes de ingresos adicionales y variadas? Te has planteado que otros trabajos podrías desempeñar en tu jubilación, por ejemplo?

Hay un libro muy bonito, “Los próximos 30 años” de Álvaro González Alorda que trata este tema de forma exquisita.

Cóncedete tiempo para reflexionar sobre lo que te traigo hoy. Tu salud financiera también es importante.

Feliz día,

Ana

Si quieres trabajar conmigo tu crecimiento personal y transformar tu vida, contacta conmigo en agliebana@lavidaquequieres.com o reserva conmigo una llamada para hablar de tus sueños.

Conócete. Cuídate. Crece

Y no te olvides de suscribirte a mi blog. Cada semana un nuevo post. Cada mes un nuevo tema.

También te puede interesar:

Construyendo tu vida soñada

7 ideas para tu planificación diaria

Elementos a incluir en tu planificación

¿Por qué planificar?

(*) Esto ya lo dijo Aristóteles primero hace muchísimos años y Maslow en su pirámide allá por los años 40.

Deja un comentario