Planificación anual. Por qué no debes hacerla

Pues hoy te hablo sobre la planificación anual y por qué no debes hacerla. Es un horizonte demasiado amplio. Hay otras estrategias que funcionan mejor.

Planificación anual

Veo muchos anuncios de gente del marketing ofreciendo cursos para planificar tu año.
Es como ver un anuncio del pleistoceno.
Un año es un horizonte temporal que a día de hoy no funciona
Es demasiado largo
No merece la pena planificar a tan largo plazo.
 
Esto no quiere decir que no se deban marcar metas a largo plazo
Necesitas tener clara la dirección, lógicamente
Una visión
Si quieres un cambio profundo
Crearte una nueva vida, así puesto en cursi, necesitas tener bien presente qué compone esa nueva vida y qué necesitas desarrollar para alcanzarla.
 
Pero a nivel planificación- asignar tiempo, táctica y coste- a tan largo plazo es una pérdida de tiempo.
Es una excusa, de hecho, para no tomar acción
 
En meses el mundo cambia.
Tú cambias
Si haces desarrollo personal al menos
Asumo que estando por aquí algo harás.
 

Bien, ahora mismo el trimestre es el plazo ideal.

Es un plazo muy manejable mentalmente
Está cerca, pero nos deja margen
No posponemos
Pero tampoco nos asfixia.

90 días.
¿Qué quiero conseguir en los próximos 90 días?

Si eres emprendedora, sin duda es un plazo fantástico.
Como no tienes jefe, si te pones objetivos anuales no sacas nada que no sea el día a día
Porque “hay tiempo”

Un negocio puede cambiar de arriba abajo en 90 días
Una persona también.

Si mantienes un hábito durante 90 días, tu mente cambia
Olvídate de 21 días.
Lo siento, no funciona

¿Y los propósitos?

Eso es otra cosa
Porque normalmente con propósitos hablamos de un cambio de hábitos
Esto, es, de personalidad

Los hábitos son nuestra identidad
Somos nuestros hábitos
Tal cual

Cambiar nuestra personalidad requiere cambiar nuestra forma de pensar
Y eso requiere cambios en nuestras redes neuronales.
No hay un plazo concreto.
Los 21 días de un famoso estudio se sacaron de contexto y se aplican a cosas que no pueden aplicarse

Lo único que está claro es que depende de cuanto lo repitas
Y de tu compromiso con el cambio.

Hay gente que desarrolla un negocio y en meses está facturando un montón de dinero
Hay gente que necesita años.
¿La diferencia? Uno repite más ciertas cosas
Y acelera el proceso.

Lo que si veo es que la gente “ataca” igual cambio de hábitos que proyectos
Y no es lo mismo
Una cosa requiere las habilidades de gestión de proyectos, planificación y organización.
La otra requiere las habilidades de gestión mental y emocional.

O como se llaman en términos neurocientíficos, funciones ejecutivas.

Usar estrategias de gestión de proyectos para cambiar de hábitos ayuda.
Pero no es suficiente
Pues no ataca la raíz del problema

Existen técnicas, herramientas y estrategias para decidir qué quieres ser a largo plazo.
Otras para implementar los proyectos y llevar la acción necesaria
Y otras para adoptar o eliminar hábitos y convertirte en otra persona.
La que consigue esa vida que has definido.

Necesitas conocer y aplicar los 3 niveles.
Si quieres que te guíe en el proceso de definición, implementación y transformación necesarios para crear La Vida Que Quieres, puedes pedir una entrevista inicial aquí:
Solicitar entrevista inicial

Promociona

Hablando de otra cosas, que no solo de planificar vive la mujerdrista.

Hace unos meses conocí un proyecto que me pareció muy interesante.
Estas cosas bonitas que me inspiran
Me suben el ánimo
 
Y oye, que estamos de vuelta de las vacaciones de Navidad más extrañas ever
Y nos hace falta.
 
Se llama Promociona.
Y, sí, no hay que ser Marie Curie para adivinarlo, es un proyecto dirigido a promocionar a mujeres a puestos directivos
 
Tuve la suerte de hablar con una de las lideres del proyecto e hicimos clic como la luz cuando le das al interruptor
Lógico, tenemos un objetivo vital común
Incrementar las oportunidades a las mujeres
 
Yo veo los obstáculos que nos ponen
Y, sobre todo, nos ponemos
Que nos ponemos porque no vemos ejemplos que nos inspiren
Porque el “socio oculto” nos dice muchas cosas, ahí, en el inconsciente, sobre lo podemos hacer o no
O sobre lo que es ser una “buena madre”
Y lo que no puede hacer una “buena madre”

Y lo que puede hacer una mujer
Sobre las capacidades directivas de las mujeres
 Y su habilidad para emprender.

Creencias, muchas, que nos habitan.
 
Y bueno, pues luego se publica un puesto internamente y a las mujeres hay que ir a buscar a las mujeres y decirles ¿has visto esto?
[Hija, que lo hemos publicado para ti].
Ah, pues es que no cumplo todos los requisitos
 
Mujeres perfeccionistas del mundo
Se puede aplicar a un puesto que te queda grande
Se llama crecimiento.
 
Lo contrario se llama aburrimiento
 
El caso es que este proyecto prepara a las mujeres para asumir puestos altos de responsabilidad
Y lo hace de forma exquisita
Les da formación en habilidades, coaching y mentoría.
Y, de forma muy inteligente, forma también a las empresas
Para que aprendan a apoyar el liderazgo femenino.
 
Y es que necesitamos otras cosas. Tenemos trabajo que hacer en mentalidad
No es decir que somos menos. Necesitamos un apoyo distinto.
 
Mucho en creérnoslo, para empezar.
 
Te dejo el enlace para que le eches un vistazo al proyecto.
Promociona

Tiene que proponerte tu empresa.
Si eres emprendedora no vale que te propongas tu misma
Me hubiera encantado. Ja.
 
Piensa si tú puedes optar. Por favor, permítete creer que quizá sí.
O puedes mentorizar a alguien, que por aquí tengo clientas en puestos bien altos.
O se lo puedes mandar a amigas, pareja, amigos que lo pueden promover en sus empresas.
 
Ana, yo no quiero un puesto de responsabilidad
Vale.
Pero que sea un no quiero verdadero
No un me he conformado porque me han hecho creer que no puedo
Que no valgo.

Porque tú lo vales
Siempre

Cuando la vuelta de vacaciones se te atraganta

La segunda semana de enero es siempre peculiar.
Anda la gente cansada.
Venimos de vacaciones (este año «vacaciones»)
Y de repente mucho trabajo
Muuuucho trabajo
Todo el mundo empieza con fuerza el año
Muchos objetivos

Además, los propósitos

Y pretendemos esa semana estar al 100%…y no siempre es tan fácil.
Si no hemos calentado primero.

Recuerdo cuando empecé a correr.
Andaba por Londres entonces y tenía en casa un au pair
Una niña fantástica que había sido atleta.

Y salí a correr un día
Y me desfondé en dos minutos
Quizá menos.

Al día siguiente me dolía todo
El orgullo sobre todo.

Volví a salir.
Esta vez con resentimiento y miedo de no conseguirlo.
Me ahogaba y mis piernas no respondían.

Esta muchacha salía a correr a diario y se estaba una hora la tía
Y volvía contenta

Eso era para mí muy llamativo
Yo no estaba contenta haciendo deporte desde que era pequeña y patinaba o jugaba al baloncesto
Ahora hacer deporte era sufrir
Obligación
Vaya asociación
Condenada al fracaso, claro

Me preguntó:
¿Pero tú cuando sales de casa qué haces?

Y le conté; pues me pongo a correr.

Me miró y subió las cejas
Y se partió de risa

A ver, que correr no tiene muchos pasos. Paso 1, correr. Como andar pero con más entusiasmo.

Tienes que calentar.
Sales y andas. Y luego corres
3 minutos.
Luego descansas 5 minutos
Y luego corres 3. Descansas 5 y así


Pero… así…¡descansas más que corres!
Eso era algo inaceptable para mí
Impensable

“Eso es de vagas”
“Hay que esforzarse más”
“La vida es dura”

Ya sabes, esas tonterías bienintencionadas pero que cuando las miras de cerca hacen más mal que bien ( veces sirven, pero hay que usarlas con cuidado y sabiendo lo que se hace).

¿Calentar?
Anda

¿Ir poco a poco permitiendo que tus músculos se desarrollen y evitando a toda costa agujetas (que es un maltrato muscular, por cierto)?
Anda

¿No machacarme en el proceso, culpándome por no haber hecho apenas ejercicio en los últimos 10 años?
Uy…qué cosas.

En estas fechas de nuevos propósitos mi palabra favorita es
AMABILIDAD

No es fácil adoptar un nuevo hábito. Celebra cada día que lo consigues. Se amable el día que no. Será más fácil que te permitas intentarlo mañana de nuevo.

Y dentro de hábitos a incorporar, hay uno que tiene la capacidad de transformar toda tu existencia; el de planificar tus días y cumplir lo que te propones.

Es el hábito de ser productiva SIN ESTRÉS.
Organizas tu semana y tus días.
Mantienes energía para toda la semana
Cumples lo que dices que voy a hacer
Lo que te da más energía y autoestima.
Así reduces tu estrés porque controlas tu carga de trabajo.
Y con menos estrés eres más productiva
Y creativa.


Tengo un método de gestión del tiempo, acompañado de la gestión mental necesaria para crear 1 hora más al día. Y una hora es todo lo que necesitas para reducir tu estrés. Y desde ahí, crear. Crecer. Transformarte.
Es aquí: Mujerdristas

Feliz día
Ana

PD. Si has completado el test de productividad y no has recibido los resultados, contéstame a este email, por favor. Que tengo un misterio misterioso con el email
PD 2. Arriba, en el enlace

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana y mi proveedor de email, y tratado conforme a la ley. Cualquier duda envía un email a  agliebana@lavidaquequieres.com.