Los 5 elementos esenciales del amor

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿Cuáles son los elementos esenciales del amor? ¿Qué tiene que pasar para amar y ser amadas profundamente, de esa forma que te enriquece como persona y a la que todos aspiramos?

Hoy os traigo el entendimiento del amor según David Richo, psicoterapeuta, autor de “How to be an adult in a relationships: 5 keys to a mindful love”, donde ofrece un enfoque muy profundo y espiritual, directo a la esencia pura del amor.

Los mismos elementos que necesitamos de niños para convertirnos en adultos sanos y plenos son los que necesitamos en una relación sana y madura. Como madre me encanta este enfoque, porque me da herramientas con mi pareja y como educadora.

Es de estos temas bonitos. Disfrútalo.

La teoría del apego

Debo empezar hablando inevitablemente de la teoría del apego. Muy, muy resumidamente esta teoría, explica la necesidad primaria del ser humano de desarrollar fuertes lazos afectivos con determinadas personas (en concreto, en los bebés, habla de la necesidad de un cuidador primario) y explica las consecuencias en dolor emocional y transtornos de personalidad (ansiedad, ira, depresión y alejamiento emocional) que se producen ante su ausencia (1).

Los neurocientíficos siguen demostrando que los mamíferos estamos diseñados para conectar y que estar socialmente conectados es esencial para nuestra supervivencia. No es un tema menor, el rechazo social duele en el cerebro, muestran los estudios, igual que el dolor físico (2).

Estamos viendo, desgraciadamente, estos días las consecuencias del aislamiento. Las personas necesitamos vínculos fuertes y significativos con otros seres humanos para sobrevivir. No es algo que está bien o que nos hace estar mejor. Es una necesidad primaria.

¿Qué crea un vínculo afectivo positivo?

Según el autor, hay 5 elmentos clave para crear una relación afectiva sana, las 5 “Aes”: Atención, Aceptación, Apreciación, Afecto y Autorización (Allowing, en el sentido de permitir).

Estos elementos, básicos en el desarrollo de los niños lo son también en los adultos. En cualquier momento de nuestra vida los humanos necesitamos a nuestro alrededor personas que nos amen y respondan a nuestras necesidades. Estamos programados como especie para el amor (3).

Pero necesitamos vínculos sanos, positivos. No siempre lo son, pero el no saber lo que es un vínculo positivo y el miedo a estar solo (pensad que cuando decimos que es una necesidad primaria lo estamos equiparando a comer) hace que a veces las personas admitan relaciones que no cumplen los criterios de positividad y por tanto no aportan la función emocional y la mayor salud que busca la creación del vínculo afectivo.

two white swan on body of water

Es un vínculo positivo aquel en el que te sientes seguro y a salvo (física y emocionalmente) y el que te permite desarrollarte y prosperar como persona. La seguridad aquí se refiere a la certeza de que no te van a abandonar.

Vamos a revisar las “Aes”.

Atención

Evidentemente necesitamos que nuestra pareja nos preste atención. Pero estamos hablando de nivel superior de atención, el que crea auténtica conexión.

Se trata de prestarle a nuestra pareja toda nuestra atención, ser capaces de observar, escuchar y darnos cuenta de lo que siente nuestra pareja y entender su experiencia. La persona atendida de este modo se siente profundamente comprendida, no sólo en lo que se refiere al hecho que esté relatando sino a su persona en gobal.

Este tipo de atención nos hace sentir muy preciados y la buscamos los humanos:

Es notar cuando estás en una reunión social que tu pareja está molesta o incómoda por algo, sin haber cruzado una palabra con él. Es saber que tu hijo está cansado leyendo su comportamiento.

selective focus photography of couple hugging

Estamos prestando atención de verdad, mucho más allá de lo que se manifiesta expresamente.

Este tema, que parece tonto de lo básico que es, me parece esencial hoy en día, y quiero insistir en él. Vivimos en un mundo en el que estamos terriblemente distraídos. El móvil tiene una fuerza inmensa para atraer nuestra atención y para desviar, por tanto nuestro foco del momento presente y de la persona que tenemos delante.

No es tema banal, ya vemos los estragos de esto. Es altamente adictivo y un aniquilador de relaciones y las conexiones profundas.

Porque el problema con la atención no es lo bonito que es que te atiendan, si no el daño que hace que no lo hagan. Prestar atención a alguien muestra respeto. No hacerlo, falta de consideración. Cuando no te hacen caso te formas la creencia de que no te comprenden, no importas y de que no van a estar ahí para ti ni para responder a tus necesidades.

Si esta tendencia se consolida, puede llegar a crear incluso la desconexión de las propias necesidades. La persona se desconecta de sus necesidades y emociones en la pareja. Se cierra. ¿Para qué molestarme?

En niños, en casos de grave negligencia de atención puede llegar a producirse una desconexión general con las propias necesidades y emociones, dando lugar a adultos desconectados emocionalmente, lo que dificulta posteriormente las relaciones personales, pues les es complicado abrirse y ser vulnerables para expresar sus necesidades y emociones a su pareja.

Valga la redundancia, atentas a nuestro nivel de atención hacia nuestras personas importantes.

Aceptación

La aceptación en la psicología humana es el asentimiento de una persona a la realidad de una situación, reconociendo un proceso o condición sin intentar cambiarlo o protestar.

Es no juzgar, criticar o cuestionar las acciones de los demás.

Uf, difícil.

Es darle voto, dejar ser, en esencia a la persona, no querer cambiarlo, no desear que sea otro, que sea diferente. Verlo como es, no como queremos que sea.

Este tema choca de lleno con la forma en que nos han educado.

Porque creemos que los demás son los responsables de nuestros sentimientos. Esa es la creencia generalizada para quien no conoce el modelo (4). Creemos que si ellos son o se comportan de otra manera podremos sentirnos mejor. Y eso nos lleva a una necesidad muy fuerte de controlarlos. Y la necesidad de control impide las relaciones sanas, porque los adultos maduros y plenos no aceptan ser controlados. No a largo plazo al menos.

Entonces, necesitamos una enorme habilidad de negociación. Aprender a llegar a compromisos y normas de convivencia para que la relación fluya pero que acepten la esencia del ser de cada uno. Casi nada.

Lo más relevante es quizá lo que ocurre ante la falta de aceptación. Hay que entender que lo contrario a aceptar es rechazar. Si, parece Barrio Sésamo, pero léelo otra vez. Entiéndelo de verdad. Cuando experimentamos rechazo a nuestra forma de ser, nuestro carácter o comportamiento de forma sostenida, inevitablemente nos cuestionamos nuestra valía y queda comprometida la confianza en nosotros mismos.

En la pareja lleva a la inseguridad, a sentirte inadecuada, provoca que no estés segura de cómo te van a recibir y por tanto, dejas de ser auténtica, enmascaras tu forma de ser. Y el problema es que entonces tienes una relación con una persona distinta de la que es en realidad. Y esto tiene un precio. Porque hay incoherencias, inconsistencias que el otro nota. Y es que en una relación a largo plazo no puedes ser quien no eres. No durante 15 años.

A veces mis clientas me dicen que él ha cambiado, que no lo reconocen. Y que les dicen que ellas han cambiado. Y muchas veces no han cambiado, han vuelto a su esencia, han dejado por fin salir a tu auténtico yo.

Nos casamos habitualmente con una versión edulcorada de nuestra pareja. Primero, porque en el enamoramiento andamos con la capacidad crítica atontada como consecuencia de la oxitocina (que no nos permite ver el peligro) y segundo porque ocultamos parte (y en algunos casos mucho) de nuestro verdadero carácter por temor a no ser aceptados.

Por eso decimos que una buena relación afectiva empieza con una alta autoestima. La aceptación de ti misma es lo único que te permite atreverte a ser auténtica en una relación. Y serlo es esencial para mantener una relación a largo plazo.

Acéptate a ti misma como eres, como humana imperfecta y te será más fácil aceptarle a él concediéndole ese mismo privilegio.

Apreciación

He hablado anteriormente sobre apreciación en el blog, pero es TAN importante que voy a profundizar hoy en este punto.

Apreciar a tu pareja es admirarlo, respetarlo, estar feliz por él, creer en él, amar lo que quiere ser, sus aspiraciones sueños y apoyar en quién quiere convertirse.

Es celebrar tenerle en tu vida.

Creer en él, aún cuando no cree ni él mismo es una preciosa muestra de amor. Si has tenido la experiencia de vivirlo en primera persona, recuérdalo. Ahora mismo, piensa.

don't give up. You are not alone, you matter signage on metal fence

Cuando empecé mi negocio tenía muchas dudas. Siempre había trabajado por cuenta ajena. Había muchas cosas que no sabía. Dudaba de mí. Él no. Jamás dudó ni cuestionó mi decisión o mi criterio. Todo lo contrario. Creía en mí más que yo misma. Y eso es oro emocional.

Los maestros (5) en relaciones ofrecen a sus parejas mucha apreciación y buenos sentimientos. La forma más directa de incrementar la apreciación es la gratitud. Empezar por agradecer tenerle en tu vida y darle las gracias por lo que hace, las pequeñas cosas. Ya sabes que los pequeños detalles cuentan. Y mucho.

La carencia de apreciación en una relación afectiva tiene un impacto nocivo también: el temido resentimiento. Nos dan por supuesto, no nos valoran, no agradecen lo que hacemos por ellos. Nadie quiere sentirse resentida, es de las peores emociones que existen. Y no quieres una pareja resentida. Porque a esa persona no le gusta como es contigo.

Tienes que entender que allá donde somos nosotros auténticos y plenos estamos bien y nos quedaremos. Y allí donde somos una mala versión de nosotros mismos, no queremos permanecer mucho tiempo.

Por mucha maestría que tengamos manejando el modelo y por muy conscientes que seamos de que nuestras emociones las provocamos siempre nosotras mismas con nuestros pensamientos, es innegable que tu pareja activa en ti emociones (bueno, activa pensamientos que te provocan sentirte de una manera u otra). La apreciación activa pensamientos positivos en tu pareja. Úsalo. Hazle ser su mejor versión contigo, no la peor.

Afecto

Las muestras de afecto deben ser predominantes en la relación. Los estudios de Gottman hablan de un ratio mágico de 5 a 1. Las parejas felices a largo plazo tienen 5 interacciones positivas por cada interacción negativa.

El afecto son muestras de amor físico, besos, caricias, abrazos y miles de gestos diarios. Palabras amables, de aliento, de afirmación. Miradas de amor, suaves. La sonrisa. El 80% de nuestra comunicación es no verbal.

Es mostrar que alguien te gusta de forma genuina, natural. Podemos decir que es el reflejo exterior del amor interior.

Las muestras de afecto pueden no siempre dar el resultado esperado. Como en toda comunicación, una cosa es lo que tú quieres transmitir y otra es lo que el otro recibe. Esto lo explica muy bien la teoría de los 5 lenguajes del amor del Dr. Chapman (si no te has leído el artículo en el que te explico la teoría te recomiendo lo hagas, pues complementa a la perfección este punto).

Cada persona tiene un lenguaje del amor, y para sentirse amada necesita que le expresemos nuestro amor en su lenguaje o no lo recibirá tan intensamente. Hay personas que reciben el amor por palabras de afirmación, hay decirlas que las quieres, otras son de actos de servicio- hay que demostrarles que las queremos. Asegúrate de conocer y hablar el lenguaje del amor de tu pareja para que reciba el afecto que le tienes.

La privación del afecto en una relación genera ansiedad. La pregunta que asalta es ¿Estamos bien? El cerebro, recuerda el artículo de la semana pasada, percibe una amenaza y entra en modo reactivo. El cuerpo sufre mucho la carencia de afecto por nuestros seres amados. Cuidado con castigar con frialdad a nuestros seres queridos.

Autorizar (Posibilitar la exploración)

Íntimamente relacionado con la aceptación, este punto va más allá y habla de permitir a la persona explorar sus sueños, capacidades y posibilidades.

En niños es librarnos de la necesidad de controlarles y permitirles que se caigan, pues es el único modo de aprender a andar.

En pareja es permitirle adentrarse en quien es y entender sus profundos deseos y anhelos. Es aceptar y apoyar sus juicios con respecto a si mismo y lo que necesita para desarrollarse plenamente.

El papel de la pareja aquí es ayudar al otro a crecer, a desarrollarse más allá de su capacidad actual.

No es un aspecto fácil, en mi opinión. Pero cuando lo conseguimos es mágico. Es lo que posibilita lo que Gottman llama la tercera fase de las parejas: matrimonios que transcienden los objetivos personales individuales para incorporar a la pareja los objetivos de realización de los dos como objetivos del matrimonio. Sobre esto profundizaré otro día, para hacerlo más digerible.

Quizá por hoy, vale con que te quedes con la idea de que igual que queremos que nuestros hijos desarrollen su máximo potencial y para eso entendemos que tenemos que permitirles explorar distintas facetas y entender cual es su llamada, su pasión, podemos decidir que queremos contribuir a la realización personal de nuestra pareja (y nuestra) como responsabilidad de nuestro matrimonio. Es un queremos ayudarnos mutuamente a vivir nuestra mejor vida juntos, no simplemente a sobrevivir.

Amar en mayúsculas

Esto es para mí amar en mayúsculas. No idílicamente. No dependientemente, por encima de ti misma. Amar con plena consciencia. Amarle aún en los días malos.

“Si estás herido, el mundo se para para cuidarte ¿Qué pasa, cariño?¿Cómo puedo ayudarte?

Gottman

Feliz día

Ana

Trabaja conmigo

Si estás considerando contratar los servicios de una profesional para trabajar sobre tu matrimonio pide una cita y hablemos. He diseñado un programa específico de 3 meses de coaching totalmente enfocado en transformar tu relación con tu pareja. Te llevo paso a paso por un proceso basado en las técnicas de coaching de relaciones más punteras en el mundo para crear un cambio profundo y duradero en la forma en que experimentas tu relación.

Si quieres conocer más detalles sobre mi programa de relaciones pulsa aquí para acceder directamente a mi calendario y reservar una cita conmigo.

Fuentes:

(1) NÚMERO 010 2002Revista Internacional de Psicoanálisis Aperturas

(2) Social: Why our brains are wired to connect. (Matthew Lieberman)

(3) Wired for love. Stan Taktin.

(4) El modelo de autocoaching de Brooke Castillo.

(5) Estudios del Gottman Institute, centro observatorio de relaciones de pareja.

Fotos de unsplash: neonbrand, dmey503 y wolfgang_asselmann

2 comentarios en “Los 5 elementos esenciales del amor”

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres