Los 5 lenguajes del amor. Reconécta con tu pareja

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

¿Te sientes amada? ¿Se siente amado él por tí? Las parejas se enfrían con los años. Recupera la sintonía gracias a la teoría de los 5 lenguajes del amor.

La teoría de los lenguajes del amor fue desarrollada por Gary Chapman hace 25 años y se ha convertido en una herramienta de referencia en el trabajo de parejas, por su simplicidad y efectividad.

Es muy directo y funciona. Ciertamente, ayuda mucho a mejorar las relaciones.

Te dejo hoy mis aprendizajes del libro los 5 lenguajes del amor y comparto conmigo mi experiencia tanto personal como profesional sobre esta herramienta. Es lectura obligada para mis clientas. Si no te quieres leer el libro, al menos, estudiate el artículo.

Qué son los lenguajes del amor

Tu lenguaje de amor es la forma en que transmites y percibes el amor de y hacía otras personas. Igual que un idioma, o lo hablas o no lo hablas, y el que no hablas, no entiendes, no te llega.

Cuando alguien te habla en tu lenguaje del amor te sientes querida, te sientes amada. Más aún, para sentirte amada, valorada, reconocida por tu pareja necesitas que te lo comunique en tu lenguaje del amor.

Esto no es menor, veo cada día personas que no se sienten valoradas por su pareja o que no sienten que son lo más importante para su marido. Su marido sin embargo argumenta, pero con todo lo que hago por ti, ¿qué más quieres?

Bueno, para una persona cuyo lenguaje del amor sea palabras de afirmación, lo que quiere es que se lo diga. No vale demostrarlo, necesita escucharlo.

Parecen detalles sin importancia, pero te aseguro que en una relación a largo plazo marcan una gran diferencia. Te explico por qué.

Las 3 etapas de la relación

Se suele hablar de 3 etapas en las relaciones. Mi clasificación favorita es, como habitualmente, la del Dr. John Gottman: Enamoramiento, construir confianza y celebra a tu pareja.

Al principio de una relación, en la época del enamoramiento lo haces “todo”: le decimos que le queremos, hay mucho toque físico e intimidad, queremos pasar todo el tiempo juntos, le llenamos de regalos y le ayudamos en todo lo que podemos. Por eso, seguro que en algún momento hablas en el lenguaje de tu pareja y le hace sentir amado.

Pero pasado el tiempo, las muestras de afecto disminuyen y es habitual reducirlas a tu forma de afecto elegida. Desde luego una relación a los 15 años y varios niños se parece poco al enamoramiento.

Las muestras de amor se reducen y hay un potencial peligro: se vacía el depósito emocional. Si tu pareja no tiene el mismo lenguaje del amor que tú no se sentirá amada y las muestras de amor que haga por tí no serán apreciadas por tí, comenzando el distanciamiento.

Conocer el lenguaje del amor de tu pareja te permite llenar su tanque emocional y acertar el tiro. Digamos que tú no paras de hacer cosas por él, cocinar para él, porque a él no le gusta cocinar, llamar a su madre y acompañarla a comprar el modelito para un evento que tiene etc. pero tu pareja lo que quiere es pasar tiempo de calidad contigo, porque ese es su lenguaje del amor.

Y no es que no vaya a apreciar lo que haces por él, pero su depósito emocional, según esta teoría se llenará poco. Y encima tú te frustras porque él te parece un desagradecido que encima no está contento. Si pasaras 2 horas con él, 100% solos, totalmente enfocada y dedicada a él sin distracciones, su depósito emocional se llenaría.

Es como ves, simple, pero ciertamente efectivo. Es además un ejercicio bonito identificar en la pareja cuáles son vuestros respectivos lenguajes del amor y divertirte asegurándote que tu pareja se siente amado y la persona más importate de tu vida cada día.

Para llegar a la tercera etapa de la relación, celebrar tu pareja, contar con el manejo del lenguaje del amor de tu pareja es esencial.

Cuáles son los 5 lenguajes del amor

Según esta teoría, existen 5 lenguajes del amor:

  1. Palabras de afirmación (palabras de agradecimiento o de disculpa): Gracias por venir a buscarme, lo siento.
  2. Tiempo de calidad. Dedicar tiempo a la persona al 100%, sin distracciones.
  3. Regalos. Comprados o fabricados. Es un elemento tangible del amor que sientes por la otra persona.
  4. Actos de servicio. Hacer algo por la otra persona: cocinar para él/ella, ir a buscarle.
  5. Toque físico: abrazos, besos, contacto físico, intimidad.

Cada uno de nosotros somos nativos en un lenguaje y quizá especialmente torpes en hablar otros lenguajes, así que no es fácil ni inmediato sentirte cómoda hablando otro lenguaje. Si en tu familia no lo has experimentado, quizá te resulte todo un desafío.

Así que no se trata sólo de identificarlo, sino también de practicarlo, de aprender. Convertirte en bilingue en el lenguaje del amor de tu pareja (y aún más, tus hijos pueden tener otro lenguaje del amor, y conectar con ellos si lo hablas te será mucho más fácil).

Palabras de afirmación

Hay personas que necesitan escuchar Te quiero. Pero no solo eso. Si tu pareja tiene el lenguaje del amor basado en palabras de apreciación necesita escuchar que le aprecias, que es lo más importante para ti, lo que te encanta de él y lo que valoras tenerlo en tu vida. No vale demostrarlo, lo tienes que decir.

Y se trata de decirlo con todo tu cuerpo. No vale decir las palabras si tu tono, tu mirada y todo tu cuerpo no secundan el mensaje.

Para las personas cuyo lenguaje del amor es la expresión verbal, las palabras son muy importes. Mucho. No se trata de adulación, de hecho será contraproducente y las bromas pueden caer muchas veces en ofensas. Un buen uso de las palabras les hará sentir amados pero precisamente por su sensibilidad hacia ellas es muy fácil también herirles con un mal uso de ellas.

Y un consejo, sé específica. Cuánto más mejor, más impacto tendrás. En vez de decir Hoy estás guapo funciona mejor decir Hoy estás muy guapo con esa camisa que te has puesto. Estas personas acogen muy bien las palabras de agradecimiento y las disculpas expresas.

Tiempo de calidad

El tiempo de calidad es pasar tiempo con tu pareja sin distracciones. Es decirle eres lo más importante para mí, por eso, cuando estoy contigo, estoy contigo y a nada más.

El tiempo es nuestro recurso más valioso y es muy limitado. No se puede recuperar. Una persona que habla este lenguaje del amor es muy sensible a la cantidad de tiempo que pasa contigo y a tu actitud y presencia cuando estás con ella.

No es estar en el mismo espacio físico. Es escucharla de verdad, escuchar emocionalmente, es tener una conversación de calidad, es dejar el móvil en otra habitación y mirar a los ojos.

Es un momento para hablar del presente y del futuro y no el pasado. Para no hablar de problemas, defectos o fallos de él.

Es dejar de hacer algo que tú quieres para pasar tiempo con él.

Se trata de proteger vuestro tiempo juntos y crea recuerdos positivos. Buenas memorias que rellenan el depósito emocional de tu pareja.

Los regalos

Cuando una persona habla el lenguaje de los regalos recopila recuerdos y señales de amor en elementos tangibles. No caigas en la trampa de creer que son materialistas porque no lo son.

Son personas que necesitan el elemento tangible. Guardan las entradas del primer concierto al que fuiste juntos. Se va de viaje y siempre te trae un recuerdo -lo que significa que se ha acordado de ti- se toma las molestias de conseguirte una copia firmada de tu libro favorito.

El regalo es un símbolo del pensamiento.

Si tu pareja habla este lenguaje del amor, necesita regalos para sentirse amado. Necesita el elemento visual de que has pensado en él. Y si no lo tiene no se va a llenar su depósito emocional.

No es materialismo porque no tiene nada que ver necesariamente con el valor económico del presente (excepto en condiciones en que el importe tenga una relevancia particular por la situación concreta del que regala).

Son regalos comprados o hechos por ti. Un disco de vuestras canciones, una carta, una camisa que vió un día en una tienda y que no se puede creer que te acordaras de ello.

Si tu pareja habla este lenguaje te tienes que hacer una experta en ello y currártelo.

Actos de servicio

Los actos de servicio consiste en hacer cosas por tu pareja. Pero cosas que tu pareja valora y quiere. Quizá haces muchas cosas pero no las que él te ha pedido, las que él quiere. Y te frustras porque no las valora.

En este caso es muy importante tener impacto. Saber escuchar lo que él te pide. Por ejemplo si a él una tarea de la casa le desagrada profundamente y lo sabes, hazla tú. Y hazla por sorpresa.

Tampoco se trata de andar luego todo el día dándote bombo por haberlo hecho.

Esto, creo, que aplica más a los hombres, maestros marketinianos de comentarte 10 veces que han puesto el lavaplatos y que qué bien que lo han puesto porque no quedaban tazas. Pero que seamos conscientes nosotras también.

Es muy importante entender por qué hacemos los actos de servicio por nuestra pareja para no crear resentimiento y desde luego evitar el síndrome del felpudo.

Hacemos cosas por él desde el amor. Son expresiones de amor, no por miedo, culpa o resentimiento. No se trata de servirle. Tienes que mantener tu dignidad siempre intacta. No hay exigencias por él de que lo hagas, ni manipulación (si fueras una buena esposa harías esto por mí).

Es una relación de iguales, en que tu pareja se siente amada y apreciada a través de las cosas que haces por él. No es compensación por otra cosa, es un relación de iguales sana, basada en la seguridad, el afecto y la apreciación.

Mi lenguaje del amor son los actos de servicio. Si le pido a Carlos que cambie una bombilla y la cambia enseguida, a la primera, sin que se lo tenga que repetir me siento feliz y muy querida. Y si no la cambia me crea mucho desazón. Él me decía pues si he hecho tal y pascual. Y eso a mí me daba igual, porque podía hacerlo yo. Pero yo no cambio bombillas. No me gusta la electricidad. ¿Manía? Sí. Pues él ya lo sabe, cambia la bombilla a la primera y soy feliz. De verdad, qué facil.

No es hacer muchas cosas, es saber escuchar lo que tu pareja aprecia. Es fácil quemarse si no con este lenguaje del amor.

Toque físico

Son personas especialmente sensibles al contacto físico. No hablamos necesariamente de intimidad, el deseo sexual puede ser una categoría aparte (en las mujeres lo suele ser, en los hombres suele estar incluido). Estamos hablando del proceso emocional de sentirse amado.

Estamos hablando de darse la mano, caricias, besos y abrazos y, en hombres, el acto sexual. Pero si no va a acompañado de otros gestos habituales el depósito emocional no se llenará completamente.

Las personas tenemos 5 sentidos, pues este tipo de personas son especialmente sensibles al toque físico. Van a notar mucho más intensamente cualquier contacto. Y van a notar mucho su ausencia. Sufren mucho si pasan un día entero sin ningún momento de cercanía. Sufren mucho al distanciarse físicamente en un viaje, por ejemplo.

Si tu pareja habla este lenguaje, no te confies solo con hacer el amor, añade todos los contactos que puedas, un beso al llegar a casa, un abrazo al irte, sentarte cerca de él en el sofá, aprender a dar masajes. A los hombres además tradicionalmente se les ha negado el toque físico- se dan collejas o un apretón de manos, en vez de un abrazo-, por eso tú y los niños sois muy importantes para completar esa necesidad.

Cómo conocer el lenguaje de amor de mi pareja

No siempre es fácil identificarlo. En la página 5lenguages.com puedes encontrar unos tests si tienes dudas. Todos tenemos un poco de todos. Dicen que sí te quieren mucho no es fácil saber cuál es el tuyo. Con el depósito emocional lleno, no se aprecia tan fácilmente a cuál eres más sensible.

Puedes identificarlo en las cosas que él se queja de ti. Ahí te está mostrando sus necesidades no cubiertas. Yo te animo a hablarlo con él y preguntarle. Te dirá probablemente que el toque físico, pero si lo traes a la mesa con el deseo de quererle mejor, seguramente conseguirás que te lo tome en serio y reflexione sobre ello.

Piensa en el tuyo. yo tenia dudas entre actos de servicio, palabras de afirmación y tiempo de calidad. Hice el el test y quedó claro que son los actos de servicio.

Cuando Carlos hizo el test comparamos nuestros lenguajes del amor y comprendimos muchas cosas. Su primer lenguaje es mi cuarto. Yo entendí que tenia que esforzarme.

El último lenguaje era el mismo para los dos, los regalos. No nos hacemos regalso desde hace años. Pensaba que éramos un poco descastados, la verdad, y luego entendí que simplemente priorizamos otras cosas. En pasar tiempo de calidad y hacer planes juntos que es para los dos muy importante.

Al principio como acabábamos de hacer el test era obvio que lo estábamos intentando, así que expresamente lo decíamos- ¡lenguaje del amor! Y nos reíamos y poco a poco introdujimos cada uno muchos más elementos del lenguaje del otro. Tomamos consciencia y aprendí una cosa imporante. A no castigarle nunca quitándole su lengaueja del amor. Por muy enfadados que estemos o hayamos discutido, no le raciono en su lenguaje del amor, ni él en el mío.

Y te aseguro que ha supuesto una diferencia.

El lenguaje en niños y adolescentes

Los niños tienen un lenguaje primario que no tiene por qué ser el de ninguno de sus padres. Y cambia con el tiempo. Los adolescentes también. Conocerlo y utilizarlo puede impactar muy positivamente en nuestra relación con ellos. Y tenemos que ser sensibles a la etapa en que se encuentran nuestros hijos y necesidades. Por ejemplo, un adolescente no va a querer mucho abrazo, pero si es su lenguaje primario necesita toque físico para sentirse amado.

¿Cómo conseguir transmitirle nuestro amor a nuestros hijos? Bueno, hay que ser creativas, probar y escuchar. Insitir en que nos den besos probablemente no funcione, pero quizá ofrecerte a ayudarla a peinarse o sentarse un rato pegadas leyendo o viendo una serie que os guste a ambas. Lo importante es que conozcamos su lenguaje y respetemos sus tiempos. Hay una versión del libro para niños y otra para adolescentes que quizá te interese.

Espero te animes a poner en práctica esta herramienta y me encantaría que me contaras tu experiencia.

Feliz día

Ana

El primer deber del amor es saber escuchar

(Paul Tillich)

Feliz día,

Ana

Trabaja conmigo

Si estás considerando contratar los servicios de una profesional para trabajar sobre tu matrimonio pide una cita y hablemos. He diseñado un programa específico de 3 meses de coaching totalmente enfocado en transformar tu relación con tu pareja. Te llevo paso a paso por un proceso basado en las técnicas de coaching de relaciones más punteras en el mundo para crear un cambio profundo y duradero en la forma en que experimentas tu relación.

Si quieres conocer más detalles sobre mi programa de relaciones pulsa aquí para acceder directamente a mi calendario y reservar una cita conmigo.

Suscríbete a La Vida Que Quieres

Consigue la guía 10 Pasos para transformar tu matrimonio al suscribirte a mi lista. Si quieres aprender sobre relaciones personales de larga duración, estás en el sitio adecuado. Nadie nos enseña como relacionarnos y sin embargo necesitamos desarrollar relaciones sanas para tener una vida plena como seres humanos. Mi objetivo es que aprendamos juntas sobre qué hace que una relación funcione, sea sana y enriquecedora y resista al paso de los años.

También te puede interesar:

4 patrones negativos que predicen el divorcio

Cómo mejorar la comunicación con tu pareja

4 hábitos para disfrutar de un matrimonio alegre

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres