La vida que quieres

Coach de Vida Equilibrada

La Mayoría De Los Conflictos De Pareja No Tienen Solución

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

– David, ¿puedes sentarte bien a comer y estarte quieto?
 Yo soy así.
– ¿Perdona?

Está en esta época chulesca de reafirmación que llevo sólo regular. Sé que están todos los amigos en el cole diciendo ese tipo de cosas y sintiéndose muy guays.

Me miró como diciendo, Ah, te he pillado. No hay nada que puedas hacer porque YO SOY ASÍ.

Una de las píldoras más difíciles de tragar es que no vamos a conseguir cambiar a nuestras parejas.

Si él cambiara y dejara de tener esos comportamientos molestos, sería más fácil quererle.

Mónica, en Friends se lo expone muy bien a Chandler, ¿No podrías ser como yo te digo y así no tendría que enfadarme?

Pero lo mismo él no quiere cambiar. O no cree que pueda. El famoso Yo soy así. ¿Qué hacemos entonces? Estamos vendidas.
Necesitamos otra estrategia. 

Convives con una persona distinta a ti que tendrá una forma distinta de ver y enfocar las cosas. Y eso generará conflictos.
De hecho, según los estudios la mayoría de los conflictos son insolubles.
Porque afectan a nuestro ser, valores, creencias.

¿Me tengo que resignar entonces?
Nunca.
Nada más lejos del coaching que la resignación.

Hay que aceptar la personalidad de nuestra pareja y aprender a convivir con los conflictos que no se pueden solucionar tácticamente.

Me suena a resignarme.

No lo es.

Me paso bastante tiempo explicando la diferencia, porque este es el trabajo más complejo del coaching.

La resignación viene de la escasez, nos viene impuesta, no hay elección. Cero coaching. Trae dolor, resentimiento.

La aceptación viene desde el amor, es una elección. Trae paz, claridad y conexión.

Aceptar algo no es que te parezca bien. Es entender que no puedes cambiarlo.

Es dejar de discutir con la realidad, porque solo te hace sufrir. No sirve de nada.

Esperar que mi marido sea ordenado, que sea quien no es, que sea distinto de como me lleva demostrando quince años que es, es predisponerme a la frustración.
Y a la desconexión.
No le acepto como es.
No acepto su forma de ser.
Y eso se transmite.
Él lo nota.

Y a nadie le gusta que le digan “No me gusta como eres”.

Y viniendo de tu pareja…menos.

Esto lleva trabajo.
Lo sé.

Yo estuve mucho tiempo discutiendo que esto era pasivo, y yo soy de acción, y cuestionando el concepto
Entonces, ¿no cambiamos nada?

Me costó mucho entenderlo y me dio una enorme libertad y paz hacerlo.
Ahora hago más. Hago mucho.
Porque tengo mucha más energía.
Y bien canalizada.

Trabajar en la aceptación serena de nuestra pareja es gran parte del trabajo de Reconecta. Te enseño muchas cosas, las relaciones tienen muchos ángulos y hay que cubrirlos todos, pero probablemente este concepto bien entendido es el que hace realmente el click y lo cambia todo.

Feliz día
Ana

P.D. Sí, es más fácil decir que hacer.

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana.

Finalidad: ofrecerte información sobre organización, gestión del tiempo y crecimiento personal.

Legimitización: tu consentimiento al hacer check en la casilla.

Destinatario: mi proveedor de email marketing, Mailchimp.

Derechos: podrás acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos cuando quieras en agliebana@lavidaquequieres.com. Podrás darte de baja en cualquier momento