La importancia de desarrollar tu capacidad de amar

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Hoy quiero invitarte a desarrollar tu capacidad de amar. El amor es la emoción más preciada, mejorar tu capacidad de sentirlo te ofrecerá una vida más plena.

La necesidad de conexión

El ser humano necesita amor y conexión con otros seres humanos. Es intrínseco a nuestra especie. De hecho, el ser humano sin amor, sin vínculos afectivos puede llegar incluso a morir, como se descubrió durante la Segunda Guerra Mundial en lo que se llamó marasmo hospitalario. Bebés a los que se alimentaba y aseaba pero no tenían un vínculo primario se dejaban morir.

La verdad es que los humanos queremos ante todo amor y todo lo que hacemos probablemente persigue simplemente ser amados, aunque a veces esos intentos lo hagamos con tremenda torpeza.

Amar y sentirse amada

El amor es una emoción, por lo tanto es una vibración en tu cuerpo. Por tanto, sólo al amar tú puedes sentir el amor. Entender esto, que parece tan obvio, te cambia la vida.

No podemos sentir el amor de los demás. Cuando los demás sienten amor hacia nosotras la vibración en su cuerpo la sienten ellos. Nosotros no recibimos esa vibración.

Haz la prueba. Piensa ahora mismo en alguien a quien ames y que no esté delante de ti (tu marido, tus hijos, tu madre, una buena amiga). Cierra los ojos y piensa en lo que les amas, siente esa vibración en ti. Ellos no se sentirán amados en ese momento. No tendrán ni idea de que estás sintiendo amor hacia ellos.

Cuando nos sentimos amadas es porque interpretamos los comportamientos del otro de una forma que nos hace sentirnos dignas, merecedoras, apreciadas, válidas y amadas. Y entoncés notamos la vibración en nuestro cuerpo. Pero vibramos/sentimos en relación con nuestros pensamientos, no los de la otra persona.

Por eso a veces alguien puede decirte que te quiere y tú no creértelo. O alguien puede amarte y tú no sentirte amada.

Tu capacidad de sentirte amada tendrá mucho que ver con tus pensamientos sobre tí en ese momento. Por ejemplo, alguna vez he pagado mi frustración con mis hijos y luego me siento fatal. Me siento indigna como madre. Los niños no tienen rencor y cuando les pido perdón me dicen “No pasa nada mamá, te queremos. Eres la mejor mamá del mundo”.

Y no me lo creo. Porque no creo que lo merezca, porque yo no me estoy queriendo a mí misma. Tengo que perdonarme primero, amarme aceptando mis imperfecciones humanas para poder recibir ese amor.

Desarrolla tu capacidad de amar

La capacidad de amar es, por tanto, una habilidad y como tal se puede desarrollar. Y te animo a hacerlo, porque se siente de maravilla.

El amor es siempre una elección a tu disposición. Pero hay que practicarla porque no estamos acostumbradas. En una pelea con tu marido puedes decidir amarlo, a pesar de lo que haya pasado.

Muchas veces elegimos no amar. Como para castigar al otro. Pero la realidad es que las que nos perdemos el amor somos nosotras. Este concepto me parece alucinante y quiero insistir en él.

Nos protegemos del amor porque creemos que nos hace débiles, que nos pueden hacer daño si nos atrevemos a amar. Pero he aprendido que en realidad el amor es poderoso y te hace más fuerte, nunca más débil. He aprendido que sólo los fuertes están abiertos a ser vulnerables.

El amor se siente bien. De entre todas las emociones humanas, si hay que elegir una creo que todas y todos elegiríamos el amor la primera.

No solo se siente de maravilla, hay estudios que demuestran las bondades en nuestra salud de amar. Por poner sólo un ejemplo, hay un precioso estudio de un monje budista francés que pone de manifiesto las bondades del amor compasivo:

Matthieu Ricard se sometió a un exhaustivo estudio mediante escáneres cerebrales bajo un estado especial de meditación en el que se genera un estado de amor y compasión puros y no enfocados hacia nada ni nadie en particular. Los resultados mostraron un aumento sin precedentes en la actividad del córtex prefrontal izquierdo del cerebro, relacionado con las emociones positivas, mientras que la actividad en la zona del lóbulo derecho relacionada con la depresión disminuía, como si la compasión fuese un buen antídoto contra la depresión. Y también disminuía la actividad de la amígdala, relacionada con el miedo y la ira”(1).

Cuando eliges no amar, ¿qué emoción eliges en su lugar?

Y es que cuando decides otra respuesta en una situación diferente al amor, ¿cuál es?

Pues son enfado, decepción, resentimiento, resquemor, apatía, odio. Pues menudas emociones tan atractivas… ¿No te das cuenta? La pérdida es tuya.

Esas emociones nos debilitan en realidad. Porque somos nosotras las que las sentimos, no el otro.

Esto es crítico. Tú eres la que sientes el odio. La vibración recorre tu cuerpo. No el cuerpo del otro. El enfado sube tu ritmo cardiaco, impone en ti la opresión en tu pecho. El daño te lo infringes a ti misma.

Recuerda además, cuanto más eliges amar, más sientes amor en tí y más puedes amarte a tí misma. No puedes amarte a ti misma odiando al exterior. Somos parte de algún modo de un sistema en el que tiene que haber un equilibrio.

Amor incondicional Vs. Amor condicionado

Mi idea de hoy es simplemente invitarte a amar todo lo posible. Sin más. Amar en vez de odiar. Amar en vez de criticar. Simplemente probarlo.

Y quiero introducirte un concepto más avanzado, el amor incondicional, que desarrollaré más adelante en detalle, pero quiero que vayas considerándolo, porque no es un concepto fácil de aceptar a la primera y, sin embargo es la clave de la libertad emocional.

El amor incondicional es amar al otro simplemente por el hecho de existir. Amarlo como es. Como madres lo conocemos, amamos a nuestro bebé así. No hicieron nada por ganarse nuestro cariño y nuestro amor no está condicionado

Es un amor que no está sujeto a condiciones. Porque ama la esencia pura del ser amado.

Piensa quién te ama así. Mis padres me aman incondicionalmente. Mi valía para ellos es incuestionable. Bajo ese amor las personas florecen para convertirse en su mejor versión. Amar así a tus hijos es natural, fácil. Y se siente increíble.

¿Por qué no ampliarlo?

Empezando por tu pareja. Tu matrimonio cambia cuando eliges amar a tu marido incondicionalmente.

No lo veo posible, Ana

¿Qué tiene que hacer tu marido para que le ames? ¿Cuántas reglas y condiciones tienen que cumplir? Cada regla nos aleja del amor.

Decía Oscar Wilde que morirse era una irresponsabilidad. Y me dio una idea. ¿Y si lo único que tuviera que hacer Carlos para que yo le amara fuera estar vivo? ¿Cómo cambiaría mi vida y mi relación?

Te puedo asegurar, mucho.

Y ya os oigo desde aquí, pero ¿y si te engaña? ¿y si te grita?

Evidentemente en las relaciones tendremos límite, y son esenciales para que las relaciones funcionen. Pero lo que quiero transmitirte es que siempre puedes elegir el amor, hasta para irte.

¿Recuerdas en la película Notting Hill un momento en que Julia Roberts se enfada cuando llegan los fotógrafos y dice me arrepiento de esto y él, tan inglés, dice, “Yo si me lo permites, seguiré pensando que esta ha sido la noche más maravillosa de mi vida”? Y es conmovedor. Amor puro. ¿Veis el poder que él tiene en ese momento?

Cuando somos rechazados, heridos por otro, ofendidos o traicionados sentimos que tenemos que odiar, devolver el rechazo o herir de vuelta. Pero esos sentimientos negativos sólo nos afectan a nosotras. Y la verdad es que nunca nos hacen sentir mejor. Todo lo contrario.

No ayuda desmerecer todo un matrimonio porque no acabó bien. Al revés.

No hace falta odiar a la otra persona para irse. Amar lo que fue bien, que fueron muchas cosas. Puedes y amas a los hijos en común. Y puedes amarlo y aún así irte, por amor a ti.

Elige el amor

Entiendo que no es un concepto fácil. Yo le abrí ligeramente la puerta un día y poco a poco fue expandiéndose. Aún estoy lejos, lo reconozco, de ser capaz de amar a todo ser humano por ser humano, pero hoy hay en mí mucho más amor del que había hacía unos años, y mejor aún, menos enfado, menos resquemor y hostilidad.

Y eso no me lo quita nadie.

Estos días, en vez de enfadarme con los que seguían saliendo a la calle, en vez de buscar culpables a los que odiar, sentí compasión por la humanidad de todos ellos y pude mantener la calma. Y desde ahí pude ofrecer ayuda y estar plenamente conectada con mis sentimientos y enfocada en lo que quería estar. Me he sentido mucho más pderosa y curiosamente, aceptando que no tenía control sobre la situación, me he sentido más en calma que nunca porque he mantenido el control de mi emociones y pensamientos, lo único que de verdad ha estado siempre a mi disposición.

Normalmente esta situación me hubiera desestabilizado mucho más y me hubiera pasado el día enfada con el mundo. He pasado unas semanas sintiendo un profundo amor por mi hermano y por mis seres queridos. He podido apreciar el enorme cariño y apoyo que me ha llegado. Es francamente difícil recibir esas emociones positivas cuando estás anclada en tus propias emociones negativas, si éstas son de intensidad muy fuerte.

Si es la primera vez que lo escuchas estarás probablemente resistiéndote al concepto. Te entiendo perfectamente porque he estado ahí. Yo me aferraba al enfado como herramienta de poder. Y ahora por fin entiendo que el amor es un arma mucho más fuerte.

Desarrollar mi capacidad de amar a propósito ha sido una gran regalo que me he hecho a mí misma. Recuerda que es una habilidad más y que por tanto, puedes practicarla y mejorar en ella.

Ojalá te permitas al menos explorar el concepto. Es más fácil empezar con tus seres queridos, por supuesto. Observa cuántas condiciones le has puesto a tu amor por ellos. Y permítete sentir el pleno amor que te invade cuando tiras abajo las condiciones para amarles sólo por existir, tal cual son.

Trabaja conmigo

Si estás considerando contratar los servicios de una profesional para trabajar sobre tu matrimonio pide una cita y hablemos. He diseñado un programa específico de 3 meses de coaching totalmente enfocado en transformar tu relación con tu pareja. Te llevo paso a paso por un proceso basado en las técnicas de coaching de relaciones más punteras en el mundo para crear un cambio profundo y duradero en la forma en que experimentas tu relación.

Si quieres conocer más detalles sobre mi programa de relaciones pulsa aquí para acceder directamente a mi calendario y reservar una cita conmigo.

¿Quieres aprender sobre relaciones? Suscríbete a La Vida Que Quieres

Consigue la guía 10 Pasos para transformar tu matrimonio al suscribirte a mi lista. Si quieres aprender sobre relaciones personales de larga duración, estás en el sitio adecuado. Nadie nos enseña como relacionarnos y sin embargo necesitamos desarrollar relaciones sanas para tener una vida plena como seres humanos. Mi objetivo es que aprendamos juntas sobre qué hace que una relación funcione, sea sana y enriquecedora y resista al paso de los años.

Créditos: (1) Wikipedia. Amor compasivo. Amar lo que es de Byron Katie y Amor Incondicional de Brooke Castillo. El concepto de reglas me lo inspiró Tony Robins en Controle su destino y la obra de Oscar Wilde que menciono es La importancia de llamarse Ernesto.

Fotos: bartlarueeppler, mahkeo, wx1993, renithr17. El bebé es mi princesa Blanca.

6 comentarios en “La importancia de desarrollar tu capacidad de amar”

  1. Tan real y tan difícil a la vez para mi en este mismo momento . Sin incluir a mi amada hija , tengo sentimientos de amor , enfado, irá, rabia , tristeza, hacia mi pareja . Quiero estar con él , pero él no conmigo. Y me es muy difícil eliminar de mi cabeza y mi corazón está situación.

    Responder
    • Siempre puedes elegir quererle aún. Es siempre tu elección. Seguimos hablando Soledad y ánimo en estos momentos difíciles. Hay trabajo que hacer, pero vas a estar bien. Recuérdalo. Un abrazo

      Responder
    • Gracias Carmen por tus palabras. Me alegro mucho en estos días tan duros de aportar algo de luz. Nos hace mucha falta. Un abrazo, Ana

      Responder

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres