Gestionando tu mente en tiempo de crisis

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Inicio una serie diaria de posts con el objetivo de ayudarte a mantener la calma y gestionar tu mente y emociones durante estos días tan especiales

Si prefieres ver a leer, te dejo un vídeo en el que comparto técnicas para evocar estados emocionales positivos. Pulsa la imagen de abajo para acceder:

Por qué nos enganchamos a las noticias negativas

Quiero que entiendas que tu cerebro primitivo tiene como misión principal tu supervivencia. Por ello, busca constantemente el peligro. Es su trabajo y lo hace muy bien. El problema es que cuando tienes un flujo constante de noticias que confirman la idea de peligro, tu cerebro fácilmente se engancha a ello. Por eso estás constantemente mirando el móvil buscando noticias o historias. Tu cerebro quiere saber, conocer cualquier potencial peligro. No es útil ni un buen uso de tu tiempo.

La preocupación parece necesaria, pero no lo es.

Cómo funciona la mente humana

Siendo útil estar informado, no lo es estar enganchado a la espiral de peligro. Ya te he contado como funcionamos. Te recuerdo el modelo:

Los pensamientos catastrofistas provocan en ti miedo, preocupación, angustia. No son las circunstancias lo que lo está provocando si no tus pensamientos sobre ello. Diferentes personas sienten y reaccionan de forma distinta ante las mismas circunstancias. La diferencia es el tipo de pensamientos que tienen ante la situación.

Entonces nuestra emoción está siempre precedida de un pensamiento y es la consecuencia de nuestro comportamiento. Si nuestra emoción es miedo, preocupación y angustia nuestros comportamientos van a ser reactivos. Estamos actuando conducidos por el cerebro primitivo, no la corteza prefrontal, que es la parte consciente más evolucionada de nuestro cerebro.

Entre los comportamientos reactivos conducidos por el miedo se encuentra la compra compulsiva de papel higiénico que tanto juego a dado- bendito humor, que tanto bien nos hace- o elementos peores como en Londres donde la gente está peleando agresivamente con los ancianos en los supermercados por comida.

Cuando el cerebro primitivo nos dirige actuamos desde la individualidad, el corto plazo y la escasez (de recursos y posibilidades). Poco bueno sale de ahí.

Es perfectamente humano, no se trata de juzgar o juzgarnos, si no mostrar compasión y ayudar a quién no está sabiendo hacerlo mejor.

Es nuestra responsabilidad tomar el control de nuestra mente y actuar con lo que se llama consciencia plena. Vamos a dirigir nuestros pensamientos, para así controlar nuestras emociones y poder responder con comportamientos elegidos.

Recuerda, la compasión contigo y con los demás es clave. El amor es siempre la mejor opción. Siempre.

Cuídate de la espiral de peligro. Desconecta el móvil a ratos. Luego entras, te das un tiempo limitado para informarte de la actualidad y cierras.

Con plena consciencia. Date un tiempo. En serio, te pones un timer. 10 minutos. Y apagas.

Mantener la calma

El mejor modo de mantener la calma es procesar tus emociones y vigilar y encauzar tus pensamientos. Las personas tendemos a intentar modificar las circunstancias y hacemos muchas cosas para sentir que nos estamos ocupando.

De poco sirve si tu mente está desatada y ha entrado en modo catástrofe.

Lo primero que te pido que no resistas tus emociones. Sé que parece contraintuitivo, pero no lo es. Cuando resistimos una emoción la hacemos más grande. Siente la emoción. Nómbrala. Observa donde la sientes. Una emoción es una vibración. No te va a hacer nada. Si no la resistes, la emoción dura poco. Simplemente con observarla tomo consciencia de ella y al “separarme de ella” y mostrar curiosidad sobre lo que siento, su intensidad se reduce.

Un vez reducidad la intensidad emocional, quiero que te vayas a identificiar los pensamientos que te están provocando esa emoción. Recuerda, son tus pensamientos los que te provocan dichas emociones. No es el coronavirus, ni el cierre de las ciudades, ni ninguna situación externa. Tus emociones las provocan tus pensamientos y ahí debes dirigirte para recuperar el control.

Pensamientos que ayudan

Estoy bien. Estamos bien. Todo va a salir bien. Pronto recuperamos la normalidad. El ser humano es increíble. Cuanta grandeza en el personal sanitario. Qué iniciativas TAN bonitas, los arco iris en las ventanas. Las luces y aplausos en las ventanas. Amo estar viva. Amo la vida. Cuánta gente desde Londres me ha preguntado si estamos bien. Qué bonito este tiempo en familia. Estoy conociendo mejor a mis hijos estos días viéndoles trabajar desde casa. Qué preciosa familia tengo. Cuánto amor.

¿Cómo puedo ayudar?

Cuenta con mi ayuda

Si no estás acostumbrada a manejar tu mente y autocoachearte puedes encontrar dificultades al trabajar tu mente y procesar emociones. Lo entiendo perfectamente. Por eso quiero que cuentes conmigo.

Yo no puedo ayudar en los hospitales, pero puedo ayudar en las casas a mantener la situación bajo control. Quiero acompañarte durante estos días a llevar la situación con templanza y serenidad.

Te reitero mi oferta, tienes a tu disposición sesiones gratuitas de coaching para ayudarte con los retos que estés encontrando estos días. Dispongo de las mejores herramientas en control mental y emocional. Podemos trabajar juntas tus emociones negativas, el estrés por el encierro o la preocupación por el futuro.

Este es el link a mi calendario. Compártelo con quien creas que puede beneficiarse. Todo 100% on line.

Si prefieres escribirme, hazlo y os contestaré a todas. Lo prometo. El coaching por email es también muy potente. Si te intimida un poco una sesión individual, utiliza el email.

Vamos a superar esto y vamos a salir reforzadas y con un enorme aprendizaje y crecimiento personal, no lo dudes

Feliz día

Ana

Te puede interesar también:

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres