La vida que quieres

Ana García Liébana

Foto de la productividad femenina en el año 2021

La foto de la productividad femenina en 2021 muestra que baja nuestro foco, sube el autocuidado y los niveles de estrés aumentan.

Acaba el año y comparto contigo la foto de productividad y equilibrio, según datos recopilados por La Vida Que Quieres en 2021.

El test de productividad de La Vida Que Quieres es un ejercicio de autoevaluación de la productividad, del nivel de estrés y equilibrio, y una llamada de atención sobre las palancas de productividad, un regalo que le hago a todas mis suscriptoras y mi punto de partida en mi trabajo de consultoría (Si quieres hacerlo y ver cómo eres tú de productiva dale a suscribirte).

En el test les pregunto sobre las 4 áreas de la productividad; foco, planificación, autocuidado y estrés. A través de las preguntas, provoco reflexiones, muestro áreas olvidadas, importantes para conseguir una adecuada conciliación y muestro- y eso lo valoran mucho- que no estamos tan mal como pensamos, o al menos que no somos las únicas. Esto es importante. No somos «malas» organizándonos, ni poco productivas. Al ver la foto de otras mujeres, muchas ya que han completado el test, vemos que hay una oportunidad de mejora clara en todas nosotras, pero no hay una carencia individual. Esto es muy importante para mí.

Obviamente los datos que salen son malos y hay mucho por hacer. Hay que mejorar la foto, pues es la satisfacción, la percepción y tenemos que pelear todas para subir estas notas hasta, al menos, un notable.

Pero para hacerlo necesitamos entender que no hay nada malo con nosotras, que la situación, la costumbre, el enfoque hacia el tiempo que nos viene dado por defecto y ciertos hábitos y creencias juegan en nuestra contra, en vez de a nuestro favor. Y desde ahí, la curiosidad y la comprensión (no la culpa o la incapacitación), podemos plantearnos cambios y crecer.

Vamos a ver cómo está la cosa a finales de 2021.

Foto de productividad en 2021

Según datos de La Vida Que Quieres, la evaluación que hacemos de nuestra productividad y equilibrio las mujeres en 2021 es la siguiente:

Fuente: Test de Productividad de La Vida Que Quieres 2021

 
La valoración es sobre 10, nada de esas cosas tan raras con las notas que hacen ahora para entrar en la universidad y que nadie se aclare.
 
Si mis hijos me llegaran con esas notas…habría charla.
 
Sobre todo porque no son notas de productividad objetiva. Es una autoevaluación. Con mucho componente de nivel de satisfacción y la percepción que tenemos sobre nuestra propia productividad y nivel de estrés.
 
Qué menos que un notable.
¿Somos muy críticas o tenemos mucho margen de mejora?
Las dos cosas
 
El recorrido de mejora es enorme porque hacemos muchas cosas mal.
Nos escupimos para arriba.
Solo con ajustar ciertos hábitos y evitar barbaridades es posible mejorar en un 50% nuestra productividad.
 
Qué exagerada.
En absoluto.

Tenemos muy bajo nivel de concentración

Sólo cogiendo el foco por ejemplo.
 
Es tan dramático el problema de concentración que tenemos, que nos cuesta mantener la atención más de 15 minutos seguidos.
Si tienes un mínimo de autoconsciencia, ya te habrás dado cuenta.
 
Bueno, de hecho el simple hecho de tomar consciencia de nuestra dispersión- que una cosa es intuirlo y otra es verlo negro sobre blanco con datos en la mano, ya nos espabila y eso ya es la mitad del camino.
  
El foco baja, es la mala noticia
El autocuidado sube.
Eso es bueno,
Cada año hacemos más deporte
 
Me queda a mí ver si es efecto de la pandemia
Muchas clientas cogieron ritmo de deporte al teletrabajar
Pero lo han perdido al volver a la oficina.
Veremos.
Aunque las cifras son claras y consistentes, no solo en mis datos, sino en lo que leo en varios estudios sobre el deporte. Y el crecimiento en mujeres es tendencia en alza y consolidada.
Es más fácil también porque veníamos de cifras muy bajas
Y han aumentado significativamente (y se ha publicado) el número de enfermedades cardiovasculares e ictus en mujeres.

Si vas a ponerte un propósito, y no te marees, mejor uno solo y luego otro, no 4 buenas intenciones que mueren el día 9 de enero, que sea el deporte.

Y el estrés sube.
Pero llevamos 654 días de pandemia he calculado.
Es normal.

Percibo también, aunque me faltan datos suficientes para afirmarlo como estadística, que vamos mejorando en equilibrio y nivel de estrés en los últimos años.

A mis clientas les pido al menos un 7 para cuando terminen de trabajar conmigo
Y un 9 para el año siguiente.
Soy de sobresaliente de toda la vida.

Pero sobre todo es porque cuando relajas el nivel de tensión.
Cuando te sientes en control y entiendes cómo usas tu tiempo y tus herramientas- cuerpo y mente
Empiezan otros muchos cambios.

No te vas a liar la manta a la cabeza cuando estas aturullada, empantanada en una rutina asfixiante.
Solo cuando ordenas tu mente y tu agenda, puedes levantar la cabeza para mirar hacia delante
Salir de donde estás para dirigirte donde realmente quieres llegar.

Que eso es lo bonito. Lo que hacemos con esa hora adicional que «creamos». Lo diferente que vivimos nuestra vida cuando sentimos control, calma, y claridad, en vez de angustia, confusión y bloqueo.

Tiempo para mí

Siempre he dicho (bueno, desde que me dedico a esto) que la conciliación debe empezar antes de la maternidad. Si te fijas en el segundo gráfico, el tiempo dedicado al lado personal en madres y no madres es el mismo, de media. Es un número muy bajo, tan bajo que no es suficiente para equilibrarnos. Hay ya un desequilibrio antes de tener hijos, que se agudiza con la maternidad.

Fuente: Test de Productividad de La Vida Que Quieres 2021

Por eso trabajo cada vez con un perfil más joven, para gestionar nuestro tiempo, marcarnos, por ejemplo una hora de salida del trabajo y unos buenos hábitos, que ayuden a nuestra productividad, impulsándola desde el bienestar. Se trata de conseguir tener más energía y, para ello, debemos aprender a desconectar y tener palancas de «recarga»; actividades y personas que nos resetean, nos inyectan fuerza y acrecientan nuestra creatividad.

Tener hobbies y divertirnos, que se nos olvida son piezas clave en este puzzle. Es un puzzle con muchos ángulos y debemos cuidar todos ellos.

Productividad en femenino

Me encantaría poder comparar con la visión en masculino, pero tengo pocos test completados por hombres, por la naturaleza de mi negocio. De los que tengo, la visión es más amable, pero no son suficientes estadísticamente para poder mostrar una comparación.

Sí hay estudios externos que han medido las diferencias en ciertas actividades entre hombres y mujeres. Por ejemplo, ellos dedican de media 2 horas menos al día a las tareas del hogar y los niños. Dos horas al día son mucho, muchísimo. Es la hora del deporte y al autocuidado que no hacen las mujeres, por ejemplo. Y sin esas horas, los niveles de energía empeoran.

Sin embargo, me gustaría medir el foco, la planificación y otra variables que impactan en la fórmula. Pues con todo, cuando medimos trabajo terminado, producido, no podemos decir que las mujeres creen menos que los hombres.

mi la comparación en sí no me interesa, más que para coger best practices, ideas, hábitos que incrementen nuestra productividad y bienestar, gracias a la reducción del estrés y el aumento de la sensación de equilibrio, serenidad y satisfacción.

De eso se trata, la perspectiva de género importa, cuando hay diferencias relevantes, que las hay, que mejoran la explicación y el planteamiento de acciones

Por ejemplo, las mujeres padecemos de perfeccionismo en mayor medida que los hombres. Y eso hay que tenerlo en cuenta.

Hay planteamientos hasta de diferencias biológicas que inciden en ella. Es un estudio interesante, pero de momento no me meto ahí. No hace falta. Se puede mejorar tanto con algunos ajustes que ya están a nuestro alcance, que mejor empezar por eso.

Mide tu productividad

Lo que no se mide no se puede mejorar.

Te dejo el enlace aquí para suscribirte y hacer el test ahora mismo: Test de productividad y equilibrio

Feliz día
Ana

Ana García Liébana

Coach y consultora de productividad

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana y mi proveedor de email, y tratado conforme a la ley. Cualquier duda envía un email a  agliebana@lavidaquequieres.com.