La vida que quieres

Ana García Liébana

Encuesta anual sobre el nivel de estrés

Acaban de publicar los resultados de la encuesta anual de la situación de estrés en Estados Unidos y los resultados han sorprendido a todos
Los datos son peores de lo que el más pesimista hubiera anticipado.
Después de dos años de pandemia,
La amenaza de cortes o subidas en el precio de la energía
Y ahora Ucrania, los niveles de estrés están por supuesto por encima de cualquier nivel previamente registrado en la encuesta.
 
Que sea más alto no sorprende a nadie
La crudeza del dato que arroja la encuesta, sí.
Los datos, en todos los factores de estrés, son los más altos de la historia
Y están en niveles desatados, por encima del 80% en la mayor parte de las variables.
 
Esto me viene bien para decirte que si estás ansiosa y estresada, no estás sola, no eres una “floja” que no sabe gestionar su mente, ni una exagerada.
Luego te cuento más de por qué te pasa esto.
 
Aunque el estudio es americano, creo que es totalmente representativo para los demás.

El estrés en los padres es el más alto del grupo


 Dentro de la encuesta hay un grupo cuyo estrés destaca especialmente; los padres.
 
Hay una considerable preocupación, lógica, de que esta situación influya en el desarrollo social, emocional y académico de nuestros hijos.
 
Y cuando se trata de los hijos, el estrés entra hasta lo más profundo de tu ser.
Y te revuelca cual cangrejo ermitaño en la orilla.
 

Bien, no soy yo fan de compartir malas noticias, tenemos todos los medios y cenizos del mundo para eso,
Pero sí soy muy fan de que lo que se nombra se afronta.
y de aplicar técnicas para mantener nuestra mente y emociones en un estado efectivo.
 
Lo primero es que no se puede estar todo el día viendo las noticias.
Tu cerebro está diseñado para buscar peligros. Hay una zona del cerebro específica que escanea constantemente el entorno. Su misión, mantenerte a salvo. Cuando identifica un peligro para tu supervivencia activa las alarmas y entra en un estado de emergencia.
Palabras como pandemia, cortes de suministro, carencia de abastecimiento, guerra, nuclear, son, por si solas, activadores de tu sistema de emergencia.
 
Si te expones a ellas varias veces al día tu cerebro está en constante estado de alarma. En este estado no tienes acceso a la corteza pre-frontal. Las decisiones se toman por otra vía, más corta. En plena emergencia no te puedes poner a recabar los datos disponibles y hacer matrices de decisiones.
 
Así que dieta de noticias
Es un reto porque tu cerebro piensa que debes estar pendiente, informado.
Que eso es ser responsable
 
Igualmente podemos pensar que no es responsable estar atacada a ese nivel
Lo responsable es mantener tus compromisos, seguir con tu trabajo y mantener un estrés asumible que no traslades a tu alrededor
Tener acceso pleno a tu cerebro superior
Y eso es imposible conseguirlo desde la ansiedad.
 
Cuidado, y es impopular lo que voy a decir, con usarlo como excusa para no actuar. 

Actividades fundamentales contra el estrés


Y otros elementos que no pueden faltar son el ejercicio y el autocoaching (meditación o journaling, cada una que elija su medio favorito de limpieza mental)
Por su simpleza los descartamos,
Y la cagamos.
 
Necesitas más que nunca todos los desestresantes a diario.
A diario, insisto.
Ración doble
El tiempo que te quitas de leer noticias en bucle te das una carrera por la manzana
Y luego si quieres dejas un tiempo a pre-ocuparte.
Pero intencional
Y con el guion
 
Con el guion quiere decir que analizas la situación y te ocupas de lo que puedes.
No te lees las noticias, visualizas el peor escenario, te angustias y no haces nada.
 
Y de forma intencional es que lo asignas un tiempo a ello.
15 minutos al día a leer las noticias.
Más 30 minutos a la semana a analizar la situación y entender cómo quiero responder y si quiero marcar algún plan o acción sobre ello.
Y ya.
El resto del día no miro
Y el resto de la semana me ocupo de lo que me he propuesto.
 
Ya Ana, pero y sí mañana…
Pues no vas a estar más preparada por llevar un mes preocupada ni estresada
No se hace cayo
Si te estás ocupando (ocuparse para no preocuparse) bien
El resto no sirve.

Aceptar la falta de control

 
Entiendo que aceptar la falta de control puede parecer insoportable
Y que llueve sobre mojado
Solo hay un tiempo verbal en el que habitar en estos casos
El presente.
Al futuro vamos a visualizar destinos emocionantes, a motivarnos viéndonos habiendo conseguido nuestras metas
Si tu mente se está yendo al futuro y proyectando una película de miedo, desenchufa y mantente en el hoy.
 
Por cierto, que si eres de las que no está excesivamente preocupada, tampoco pasa nada malo contigo.
Que somos tan majas de que también nos cuestionamos por sentirnos bien
Quizá soy inconsciente, irresponsable, “ligera”
 
Mira, las emociones no piden permiso.
Nos las juzgues, míralas
Y úsalas, pues te dan información de lo que necesitas.
 
Vivimos una época complicada, más que nunca en nuestras afortunadas vidas
Pero sigue habiendo maravillas
Personas increíbles que nos rodean
Amor. A raudales
 
Movilizaciones para ayudar, fíjate en la estructura de ONGs que existen ya organizadas, que están canalizando la ayuda inmediatamente
Científicos descubriendo la cura por fin para el VIH,
Apps, tecnología que nos ayuda a mejorar nuestra salud y nuestra vida
Creaciones bellas y maravillosas
Sueños cumplidos.
Somos una sociedad comprometida, inclusiva, generosa
Exigimos valores
Buscamos justicia
 
Hay noticias buenas
Hay motivos de agradecimiento y alegría todos los días
Aunque no las publiquen los periódicos
 
Démonos un tiempo cada día a compensar la balanza
Al menos un poco.
Este poco, marca la diferencia
 
Y con ese mayor ánimo, podemos, por ejemplo, ayudar más
Exigir más
Ser más
 
Para confrontar a los bullies, a los que quieren jugar con sus propias reglas, sin respetar los principios básicos de la humanidad.
Solo podemos ser fuertes desde la determinación y la convicción
El miedo nos anula
Y les da alas
 
Sé que tengo fuerza en mí
Y sé que tienes fuerza en ti
La resiliencia humana es admirable.
La historia nos lo enseña.
 
No volveré a escribir sobre esto
Es mi ánimo aligerarte las mañanas, no lo contrario
Pero tengo que cuidarme de caer en el positivismo eterno
Que pueda trasladar que está mal sentir miedo, ansiedad o preocupación.
Demasiado está pasando por no dar la suficiente importancia a los sentimientos y a la salud mental en estos dos últimos años.

1 técnica antiestrés que no pienso probar

Por acabar con una nota más distendida, te cuento que se ha puesto de moda la inmersión en agua helada para reducir el estrés.
Yo paso.
 
Nuevo no es, parece que es una técnica ancestral
Pero ahora está en los medios por un gurú de estos, atleta extremo, Wim Hof.
 
Dicen que parece que mejora la salud mental
Aunque aún faltan más estudios para corroborarlo del todo.
Esperaré.

 
Los que lo hacen dicen que experimentan mayor claridad y equilibrio.
Al salir, supongo.
 
En algún momento, el artículo dice que, aunque no se han podido demostrar mejoras en la salud mental, si se percibe mejor ánimo y bienestar en el grupo que lo hizo en Gran Bretaña, en comparación con los 22 familiares que los miraron desde la orilla.
 
Me parto.
 
Obviamente, los que hacen algo van a sentir, siempre, mayor ánimo que los que miran.
 
Esto es un principio humano básico que quien no entienda pues va con desventaja este juego de la vida.
 
Pero vamos, un grupo de 22 personas, no es estadísticamente representativo de nada.
No se puede extraer conclusión alguna del hecho de que esa muestra tan pequeña haya experimentado nada.
Solo la de que el periodista era muy malo.
Y es el New York Times, no te creas.
 
Por ejemplo, mis amigas y yo salimos a pasear de vez en cuando.
Luego nos encontramos mejor que las amigas que no han salido a pasear
Estoy segura.
Lo sabemos todas las que tenemos amigas.
 
Pasear con amigas, si hablas de algo diferente de la guerra, claro que reduce el estrés
Porque eleva el ánimo y crea conexión.
Y la sensación de conexión es la más tranquilizante que existe.
 
Pero, como todo, según.
Si todo es covid, guerra y el peligro de las redes sociales en los adolescentes…
Mejor… la inmersión en agua helada.

Hábitos contra el estrés

Creo que el tema no es identificar actividades que reducen tu estrés
Las conoces de sobra.
Lo complejo es hacer hueco a un nuevo hábito
Y perseverar en él
Convertirlo en parte de ti.
 
El hábito de la planificación, de poner algo en tu agenda y llevarlo a cabo, pase lo que pase, te lo puedo enseñar. Y son de esas cosas que te cambia la vida.

Si quieres empezar ahora mismo a conocer tu nivel de estrés y técnicas para mantenerlo bajo control, abajo al suscribirte a la lista tienes la posibilidad de hacer el test de productividad y equilibrio de La Vida Que Quieres

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana y mi proveedor de email, y tratado conforme a la ley. Cualquier duda envía un email a  agliebana@lavidaquequieres.com.