Cómo superar el miedo al fracaso

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Uno de los comentarios más habituales que recibo. Ana, quiero empezar algo, pero me da miedo. Me da miedo el fracaso.

El miedo al fracaso es el gran aniquilador de sueños. Y es una verdadera pena porque el miedo al fracaso no es más que miedo a una emoción. Por no sentir una emoción no nos permitimos ni intentarlo.

Mata más sueños el miedo que el fracaso

Anónimo

Acepta el fracaso como parte del proceso

Te lo voy a poner sencillo, vas a fracasar. Cuando intentas algo nuevo nunca te sale a la primera. Y si te sale a la primera es que muy nuevo o retador no era.

Así que para evitar la incertidumbre, asume que vas a fracasar. Eso te ahorra preocupación. Ya lo sabes, así que el foco y no está en si vas a fracasar o no y en el miedo que sientes si no te sale. El foco está en gestionarte para el fracaso.

Es decir, te preparas para él. No le concedes una importancia mayúscula. Lo esperas, entiendes que es parte del proceso y cuando llega lo aceptas y lo gestionas.

Me acuerdo del carnet de conducir. Es común suspender el práctico alguna vez. Y no pasa nada. La mayoría de la gente suspende al menos una vez. ¿Hacemos un drama de ello? ¿Piensas que no vales para conducir? ¿Cuestionas tu valía como conductora y te sientes imposibilitada para conducir para siempre en tu vida por no haber aprobado a la primera?

¿Verdad que no?

Porque está “socialmente” permitido no aprobar a la primera. Es normal.

Todos los grandes proyectos e inventos del hombre han requerido prueba y error. Han tenido muchos intentos fallidos. Pero se ha perseverado hasta conseguirlo.

¿Qué vas a sentir si fracasas?

Lo mejor es que cuando le pregunto a mis clientas “¿qué crees que vas a sentir si fracasas?”no lo saben. Es decir, realmente no nos hemos parado a pensar que vamos a sentir. Pero nos aterroriza. El miedo a sentir nos horroriza. Aún sin saber qué sería lo que sentiríamos.

Una de las mejores preguntas que me hizo mi coach hace ya tiempo fue “¿De qué tienes miedo?” Y me pegué una semana pensando en qué era lo que me daba miedo y me estaba parando.

Tienes que entender qué es lo que te da miedo de verdad.

Los sentimientos asociados al fracaso son: vergüenza, decepción, desilusión. ¿Crees que eres capaz de soportar esos sentimientos? Yo te digo que si lo eres. No te van a matar.

Aún así, preferimos una vida de mediocridad y nos condenamos a la maldición de la rutina por miedo a sentir esos sentimientos.

Pero ¿por qué?

Porque nos han criado en mentalidad fija. Y no creemos que podamos crecer y aprender. Y, además, hacemos una interpretación del error o del fracaso totalmente devastadora.

“No valgo para esto” “Jamás podré” “Soy un fracaso”

Lo que yo te propongo es que aprendas a manejar tu mente y a sentir emociones y a elegir interpretaciones de los sucesos que no te machaquen.

“Ana, ya se sentir emociones”.

Pues no. No sabemos sentir emociones. Bloqueamos emociones, evadimos emociones, mucho más que las sentimos. Tenemos pánico a sentir ciertas emociones y las evitamos a toda costa. No haciendo, no emprendiendo y evitando la vida con las drogas socialmente aceptadas (bebida, tele, trabajo sin medida, etc.)

Si estás dispuesta a sentir emociones negativas te atreves a experimentar muchas más cosas y a intentar nuevas cosas. No puedes ganar si no estás dispuesta a perder. Si renuncias a fallar, renuncias también al éxito.

¿Qué es fracasar?

Fracasar es obtener un resultado distinto del esperado. Tú te marcas un resultado y obtienes algo distinto.

Así que el concepto de fracaso lo defines tú. ¿Qué es un fracaso para ti? ¿Y por qué lo es? ¿Y por qué eliges verlo como un fracaso?

Aquí siempre me viene a la cabeza un divorcio. El terrible sentimiento de fracaso que acompaña a la pareja. Han pasado 10 años juntos, han creado tres niños maravillosos y preciosos momentos. Y un día se acaba. No es un fracaso. Es un fin. El iphone dura 2 años y nadie lo llama fracaso.

Es distinto un cierre que un fracaso. El significado que le des depende totalmente de ti y puedes elegir una interpretación mucho más positiva y empoderante de cualquier hecho si así lo decides.

Aprende a fracasar

¿Si supieras que no te vas a vapulear si no te sale bien algo, si supieras que te vas a tratar bien, compasivamente, te animarías a hacer más cosas?

Estoy segura de que sí.

Si vas a empezar a hacer algo nuevo, si vas a salir de tu zona de confort tienes que tener claro que te tienes que cuidar. Asume que vas a cometer errores, asume que es un proceso en el que experimentarás fracasos, en cierta medida. Y prométete que te vas a respetar y no te vas a machacar.

Esto es tremendamente importante.

Concédete ser humana. Es la única manera de atreverte a salir de lo que sabes hacer.

Cuando algo no te salga bien, aprende de ello. Estás desarrollando un músculo, resiliencia. Estás resolviendo obstáculos. De eso va siempre. Quieres algo, te encuentras un problema o un obstáculo y lo resuelves.

Y en medio sientes emociones que sabes manejar gracias a tu entrenamiento mental.

Fracasar por adelantado

Hay mucha gente que vive engañada, fracasando por adelantado. Ni lo intentan. Se esconden tras la confusión y la procrastinación y no se dan cuenta de que eso no es más que un fracaso encubierto.

Tienes un sueño, una idea, una meta y ni comienzas. Te dices que no sabes como hacerlo, que no es un buen momento, que lo harás más adelante. Te evitas fracasar creyendo protegerte. Y te estás protegiendo también del éxito.

La elección es si fracasas intentándolo o sin intentarlo. Si lo intentas al menos te fortaleces. Creas resiliencia y aprendizaje.

Si no lo intentas, no creas nada.

Fracasar a propósito

Hay mucha tendencia en coaching a fracasar a propósito para desarrollar la habilidad de fracasar. Se trata de “darlo todo”, de salir fuera de tu zona de confort y familiarizarte con esas emociones negativas y demostrarte de lo que eres capaz.

A mí me encanta la idea. Fracasar a lo grande. Fracasar habitualmente. Salir al mundo, hacer algo nuevo y fracasar. Aprender y seguir “jugando”.

Pero yo no lo recomiendo a mentes sin entrenar. Hasta que no estés segura de que te vas a tratar con respeto y cariño y vas a interpretar positivamente la experiencia como aprendizaje hazlo de forma controlada y si es con ayuda mejor.

Las mujeres especialmente nos metemos mucha caña. Primero, conviértete en tu mejor amiga. Defiéndete ante todo. Y luego, sí ¡a fracasar de lo lindo!

Mentalidad de crecimiento

Vuelvo a recordarte la necesidad de desarrollar una mentalidad de crecimiento. Invierte tiempo en adaptar tu mentalidad, si es fija en una de crecimiento, mucho más efectiva para obtener resultados extraordinarios con menos sufrimiento.

Tus habilidades y tu inteligencia no son fijas e inmutables, si no que se pueden desarrollar a cualquier edad. Cuando entiendes esto como punto de partida te permites crecer y te das el beneficio de la duda. Cuando algo no te sale, no cuestionas toda tu valía, acotas el error al área en que fue cometido y tu valía personal queda intacta.

Te dejo con el artículo completo.

Está abierto ya el plazo de inscripción al mes de Noviembre en Mujerdristas. Este mes lo dedicaremos entero al entrenamiento emocional. Quiero que aprendas a identificar y clasificar tus emociones, que sepas evocar emociones positivas para situarte en estados emocionales positivos a demanda y que te permitas sentir emociones negativas útiles para tu crecimiento. Te daré también herramientas para gestionar emociones negativas que no deseas tener de forma más eficiente y con menos impacto negativo en tu vida. Va a ser un trabajo increíble y un mes que no te quieres perder.

Feliz día

Ana

Fotos cortesía de Unsplash Gracias judebeck y coryb

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres