La vida que quieres

Ana García Liébana

Cuando emprendes no basta con saber gestionar el tiempo

Hoy te hablo de 3 palancas que influyen en tu productividad y sobre las que trabajar y poner atención, especialmente cuando eres emprendedora

Una clienta me decía que tenía que trabajar 8 horas al día.
Era emprendedora
Tenía dos hijos
Y quería conciliar, cuando los niños estaban en casa quería estar con ellos, o sí ella seguía trabajando, que se ocupara el padre.

El padre no estaba muy por la labor
Tenía un trabajo en una empresa y con un jefe “vieja escuela” y eso de la flexibilidad era para las gimnastas olímpicas.

Te hablo de antes de la pandemia
[Aunque no nos engañemos, muchas empresas han vuelto como si nada a la rigidez y paternalismos previos al Covid, aunque los motivos que se esgrimían para no conceder la flexibilidad se han mostrado incorrectos]

¿Por qué hay tienes que trabajar 8 horas?
Hombre, pues 8 horas, como todo el mundo.

Ese no es un buen motivo.

¿Por qué no 12 horas?
Durante muchos años, en la revolución industrial, se trabajaban 12 horas al día.
¿Por qué no 7 horas?
En buena parte de los países del mundo trabajan 35 horas a la semana
¿Por qué no 6?

¿Quién decide lo que tú tienes que trabajar en tu negocio?

Mira, tener un negocio no se parece en nada a un trabajo de oficina por cuenta ajena
Intentar igualarlo solo te va a traer frustración.
Además, en la oficina hay muchas reuniones y un montón de emails que atender

Cuando empecé a currar como emprenderá me volví loca porque tenía muuucho tiempo
Sin reuniones, sin emails
Sin infinitas formaciones sobre compliance y los riesgos laborales de estar sentada en una silla
Sin interrupciones constantes de mi equipo (que era mi trabajo atenderlos ojo, pero que sin equipo ni compañeros pues hay de repente mucho tiempo).

He aprendido que no es cuestión de horas
El tiempo es una de las variables
Pero la claridad, para tomar decisiones rápido
Y, sobre todo, mantener tus emociones controladas
para tomar acción y sacar ingentes cantidades de trabajo cada día
son lo que marca la diferencia.

Sin dudar de ti
Sin cambiar de rumbo
Sin miedo
Y eso siendo emprendedores es mucho decir

Gestión del tiempo

Saber organizarse, planificar el día es un elemento esencial en una emprendedora. En cualquier trabajador desde luego, pero en una oficina la gente puede dejarse llevar por lo que pasa, reuniones, interrupciones, llamadas…

Va pasando el día y echas horas, sintiéndote ocupado

Una emprendedora debe tener un uso muy intencional de su tiempo. Asegurar que cada minuto está empleado en aquello de mayor, crear negocio, aportar valor. Ir sin un buen sistema de planificación está llamado al fracaso. El negocio no despega o la cantidad de horas que acabas echando hacen que la idea de iniciar tu negocio sea cuestionada por el sentido común.

Sobre todo cuando emprendemos para conciliar mejor.

Claridad

Muchas veces se trabaja mucho porque no se tiene claro lo que más aporta al negocio. O porque las tareas realmente complejas, la comercial, el exponernos al rechazo, quedan sepultadas en tareas blancas, sencillas, de baja exposición. Un post de Instagram, escribir el blog

Bien lo sé. Me pasé un año evitando hacer la tarea principal, confundida entre todas las opciones que había de marketing, directos de Instagram, o el blog, o ir a eventos.

La confusión es el mal de la emprendedora cuando empieza. Nos aturullamos de opciones, nos cuestionamos, cambiamos de idea y no dejamos tiempo a que se asiente lo que estamos intentando.

Gestión mental y emocional

Se dice que nos falta tiempo, pero eso es siempre una mentira.

Nos falta gestión mental y emocional.

Esto es poco popular, y yo misma me he indignado en el pasado por ello. Porque duele.

Creo que el día que lo cambió todo fue el día que mi coach me preguntó, ¿y si tienes tiempo? Y si decides creer que tienes tiempo para construir un negocio de éxito y conciliar a la vez?

Me gustó porque desafiaba la creencia habitual. Era un reto. Exigía pensar de otra manera. Desde ese día busqué ejemplos de emprendedores que trabajaban 40 horas a la semana o menos. De empresarios que no vivían abrumados, agobiados, sino lo contrario. En dominio de su tiempo, con serenidad y tiempo para pensar

Y lo que buscas encuentras. Aprendí sobre su forma de organizarse y de pensar. Cómo enfocan sus días, cual es la relación con el tiempo, con su negocio. Y desde ahí, se formó otra forma de entender mi vida, mi empresa y mis días.

Tiempo, claridad y emociones son las tres palancas sobre las que actuar para ser más productivos
Y sobre las 3 trabajo si me contratas para acompañarte en el camino hacia tu productividad

Feliz día
Ana

PD. Crea una hora más al día: suscríbete y empieza a aprender hoy mismo

Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados en un archivo de Ana García Liébana y mi proveedor de email, y tratado conforme a la ley. Cualquier duda envía un email a  agliebana@lavidaquequieres.com.