Construyendo tu vida soñada

Hoy te propongo reflexionar y planificar los próximos años de tu vida, analizando qué proyectos debes llevar a cabo para transformar tu vida en la vida que quieres y qué nuevos hábitos y destrezas debes adquirir para convertirte en la persona capaz de lograr dicha transformación.

Fases para la transformación

Una transformación de calado, el diseño de tu proyecto de vida tiene 3 partes fundamentales: la planificación (la pensada inicial, la organización), el desarrollo (la puesta en marcha) y el seguimiento (asegurarnos de que conseguimos nuestro objetivo).

Vamos a empezar por la planificación. Y vamos a hacer una planificación a 4 niveles. Todas son esenciales. Hazlos. Date el gusto. El tiempo invertido tiene un retorno poderoso, te lo garantizo. Resérvate un hora esta semana y durante las próximas 4 semanas, para ir paso a paso. Decide que te vas a comprometer con tus ambiciones.

Empezaremos por lo más general y desde ahí profundizaremos, añadiendo detalles.

Planificación estratégica o vital. Largo plazo (5/10/30 años)

Es una planificación a largo plazo de tu vida, de tus metas. Es lógicamente a alto nivel y te marca las grandes líneas, aspiraciones vitales. Esta planificación es tu brújula. Es más bien una reflexión, y es esencial. Te mantiene orientado hacia tus sueños. Vamos a trabajarla a 10 años, jugando con horizontes mucho más extremos; a 30 años y en la jubilación. Responde a preguntas tipo:

  • ¿Cómo quieres que sea tu vida dentro de 10 años?
  • ¿Qué clase de persona quieres ser tú en ese momento?
  • Lista lo que te propones conseguir sí o sí durante los próximos 10 años
  • ¿Qué no estás dispuesto a tolerar en tu vida durante los próximos 10 años?
  • Si no consiguieras el cambio que quieres, ¿qué pasaría?

Planificación de proyectos. Medio plazo (1/3/5 años)

Cuando sabes hacia dónde quieres dirigirte, es fácil identificar proyectos que debes acometer para llegar a tu objetivo. ¿Qué necesitas para tener la vida que has definido? ¿Qué proyectos debes acometer? ¿Tienes que estudiar, formarte en algo? ¿Necesitas ahorrar? Los proyectos durarán meses, quizá años. Listarás los proyectos y los planificarás temporalmente (a alto nivel, orientativo). Unos los acometerás este año, otros en los próximos 3 años y otros después. Planificas en mayor medida los del año en curso, pero es esencial tener la visión global de todo lo que tiene que pasar para llegar finalmente al objetivo a largo plazo.

¿Qué tiene que empezar este año para estar acabado dentro de 5 años?

Planificación de hábitos. Corto plazo (semanal y diarios)

Para conseguir los objetivos que quieres necesitarás cambiar de hábitos. Esto es algo que mucha gente olvida. Si quieres algo que no tienes hoy, tendrás que estar dispuesto a hacer algo que no haces ahora. El último nivel de planificación es cómo organizas tu semana y día a día para alcanzar y maximizar tus objetivos. Es también establecer una estrategia para mejorar tu productividad e incrementar tu nivel de energía. Es llevarte al siguiente nivel, a una nueva versión mejorada de ti mismo.

Planificación financiera

Consiste en reflexionar sobre tu situación financiera y patrimonial y establecer una estrategia a largo plazo. Se trata de conseguir control y una tranquilidad financiera en el largo plazo, que nos permita atrevernos a tomar determinadas acciones hoy. En mi experiencia, muchas parálisis que tenemos las personas se basan en un miedo financiero, la sensación de falta de opciones. Tener una estrategia financiera pensada, un colchón adecuado a nuestra personalidad (hay personas que para estar cómodos necesitan disponer de un colchón más holgado que otras), una inversión diversificada y planes de contingencia ante imprevistos proporcionan un punto de partida esencial para marcarse objetivos a largo plazo que requieren un mayor inversión para un mayor beneficio. Hablaremos también de cómo conseguir una mentalidad financiera eficiente y cómo desprenderte de las creencias limitantes sobre el dinero, más habituales de lo que creemos.

¿Qué es planificar?

“Planificar es traer a la vida una idea”

  • Es pensar sobre lo qué tiene que pasar para poder conseguir el resultado que queremos. (Esto es lo más importante de todo, que le dedicamos un buen rato, papel y boli en mano, a pensar sobre nuestro “proyecto”, en vez lanzarnos a actuar sin una reflexión y análisis previo).
  • Definir muy bien qué esperamos obtener, el resultado, de forma muy concreta (puedes leer sobre cómo establecer objetivos en este artículo).
  • Establecer una fecha. ¿Cuándo queremos disfrutar de nuestra meta?
  • Calcular y asignar un presupuesto a nuestro proyecto. La mayoría de las aventuras empresariales fracasan por ahogo financiero. Armemos nuestro proyecto vital muy sólido financieramente, para tener la libertad de pelear por lo que ambicionamos.
  • Identificar a quién necesitamos para llevar a cabo nuestro proyecto y quién nos puede ayudar.
  • Ser consciente de quién y en qué medida está impactado por nuestro proyecto (nuestra familia por ejemplo, nuestros hijos). Somos “sistemas”, no estamos aislados. Un cambio en nuestra vida de este calado impactará en gran medida en nuestro alrededor.
  • Establecer los pasos que vamos a llevar a cabo para alcanzar un resultado deseado, una meta o un objetivo. Con ésto definimos los planes de acción.
  • Prever cuáles son las mayores dificultades con qué nos vamos a encontrar; nuevas habilidades qué tenemos que adquirir, formación necesaria, cambios en hábitos, contratar ayuda, etc.
  • Anticipar los problemas con los que nos podemos encontrar. Y te introduzco la primera ley de proyectos: Si algo puede salir mal, saldrá mal. Tienes que mentalizarte para resistir. No va a ser un camino de rosas.

Nadie es capaz de conseguir logros importantes si no sabe planificarlos

Algunas consideraciones:

  • Procura concretar todo lo que puedas. Los objetivos vagos no motivan.
  • Céntrate en el qué y no pienses en el cómo por ahora. Ya llegaremos a eso.
  • Escribe la carta a los reyes magos. La realidad ya nos bajará las expectativas más tarde. Hoy simplemente sueña.

Puedes ayudarte con el post sobre Cómo establecer objetivos y el de Quién soy Vs. Quien quiero ser, en el que tienes una herramienta que puede ayudarte a realizar esta reflexión para las distintas áreas importantes de tu vida.

“Una meta sin un plan sólo es un deseo”

(Antoine de St.-Exupéry)

Feliz día

Ana

Si quieres trabajar conmigo tu crecimiento personal o diseñar tu vida soñada, no dudes en contactar conmigo en agliebana@lavidaquequieres.com o reserva una sesión de descubrimiento. Y no te olvides de suscribirte a mi blog para no perderte nada.

Conócete. Cuídate. Crece

Y no te olvides de suscribirte a mi blog. Cada semana un nuevo post. Cada mes un nuevo tema.

También te puede interesar:

¿Por qué planificar?

Aprende de tus miedos

Deja un comentario