Construye una relación sana con tu familia política

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Más allá de los chistes, una mala relación con tu familia política no tiene ninguna gracia. Hoy vas a aprender cómo enfocar de una forma más efectiva el complejo mundo de las relaciones políticas, especialmente la de nuera-suegra.

Cuando te unes con tu pareja, no te unes sólo con él, lo haces también con su familia, lo quieras o no. Integrar sus costumbres, aceptar ciertas dinámicas y tolerar a determinadas personas que no hemos elegido, exige una habilidades muy sofisticas. Por eso es un reto para la mayoría de las parejas.

Quiero tratar el tema hoy en el blog porque existen determinados principios tener en cuenta que nos van a facilitar las cosas. Porque una relación con problemas graves con la familia de origen de uno de los dos, tiene una supervivencia comprometida y, conlleva además mucho sufrimiento en el camino.

El comienzo

Cuando dos personas se juntan se juntan 2 “sistemas” distintos. Cada uno viene de una familia en que hay una manera de hacer las cosas. Nuestra familia nos enseña los programas de la vida: desde el estilo y horas de comida hasta los rituales en las fiestas pasando por temas religiososo, políticos y financieros.

Una de las primeras tareas de una relación es crear sus nuevos programas; su forma particular de hacer las cosas, su estilo de vida y constumbres. Y esto conlleva tensión porque supone dejar de hacer las cosas como te han enseñado tus padres- lo que inconscientemente se siente un poco como una traición. A veces para los padre, no es inconsciente en absoluto, sienten abiertamente una crítica hacia lo que te han enseñado, porque tenemos una tendencia los humanos a pensar que si no piensas y haces como yo, estás enfrentado a mí.

Recuerdo la primera vez que salí con amigas un fin de semana. Íbamos a preparar arroz blanco. Éramos 5. En cada casa se hacía el arroz blanco de una forma distinta. Dos de ellas se enfrascaron en un debate encendido sobre la CORRECTA forma de hacer el arroz. Casi no cenamos.

El Londres aún peor. La forma CORRECTA de preparar el té. Joder, (perdón), agua caliente, bolsa, taza, ya. Uy, pues no. Si se ponía la bolsa antes o después, cuanto tiempo, la leche, fria o caliente, con la bolsa dentro o no…madre mía.

Somos muy vehementes porque va sobre nuestros programas instalados, que vienen de nuestra familia. Es un sentido de identidad y pertencencia muy importante para nosotras, por eso nos cuesta aceptar cambios.

Los sistemas

Existen además determinadas dinámicas que aprender. Tu pareja lleva toda su vida lidiando con ellos y tiene una forma de relacionarse con cada uno. En un sistema, y una familia lo es, existen reglas no escritas, dinámicas y comportamientos aprendidos. Cuando entra una persona nueva, todo el sistema tiene que ajustarse.

Van a cambiar las dinámicas entre ellos irremediablemente. Se manifiesta especialmente en el tema del tiempo. El momento cúlmen en las relaciones políticas son las Navidades, empezando por el jaleo asociado a como se reparten las fiestas.

Las expectativas

Hay un punto especialmente delicado que tiene que ver con las expectativas que la familia tenga sobre cómo debe ser la pareja de su hijo o hija.

Este aspecto es el origen de mucho resentimiento. He visto muchos matrimonios romperse porque ella no era suficiente para su hijo.

Tu familia política puede opinar lo que quiera sobre ti. Tiene derecho a hacerlo. Puede que no le gustes. Y está bien. Sufrimos mucho pensando que “deberían quererme, deberían aceptarme, con TODO lo que hago por su hijo“.

Me encanta lo que propone Byron Katie. Ocúpate de tus propios asuntos. Cuando estamos en lo que otros deberían pensar o sentir sufrimos, porque no podemos controlarlo.

Lo que los demás piensen sobre tí depende de ellos. Completamente. Hay personas que tienen al creencia “Nadie es suficientemente buena para mi hijo”. Con esa creencia buscará evidencias que soporten eso. Y las encontrará. Ignorará además aquello que sea prueba en contrario. Es lo que hacemos.

Lo harán contigo y lo habrían hecho con cualquier otra persona que se hubiera casado con él. El cerebro escanéa siempre el mundo buscando pruebas que soporten sus creencias. Y poco puedes hacer al respecto.

De hecho cuanto más intentas gustarles, más “rara” te vuelves ¿verdad? ¿Sabes a lo que me refiero? Cuando crees que no le gustas a alguien e intentas gustarles, pero no eres tú misma, porque te sientes incómoda y tu comportamiento es raro y al final, claro en vez de gustarles más consigues todo lo contrario.

So what?

Hay una verdad incómoda que me toca decirle a mis clientas cuando salen estos temas. Si te molesta es que algo de verdad crees que hay en ello. Observa que no digo que sea verdad, si no que crees que es verdad.

Es decir, es un pensamiento que tienes.

La mejor herramienta que conozco aquí es coger el pensamiento y preguntarte ¿Y qué? “No le gusto a mi suegra”. ¿Y qué?

No tienes porqué interpretar ese pensamiento como algo malo sobre ti. Tú decides cómo quieres sentirte sobre ello. No elijas un pensamiento que te haga sentir mal sobre ti misma. Esocge una que te deje libre y que te cubra las espaldas.

Observa bien qué piensas sobre ti y decide quien quieres ser en la relación con ellos. Sé que suena duro si no estás acostumbrada, pero hay personas a las que no les vas a gustar y esta bien. Hay personas que se equivocan sobre ti. Y está bien. Y no, las suegras no DEBERÍAN querer a sus nueras. La realidad es que muchas no lo hacen.

Puedes coger la realidad para sufrir o aceptarla y ser quien eres, trabajando en lo que puedes controlar. Tú comportamiento, actitud y emociones.

La solución más sencilla para arreglar las relaciones políticas

El problema más grave en las relaciones políticas se produce cuando en un enfrentamiento entre nuera y suegra el marido se pone entre ellas y no al lado de su esposa. (Aplica también al contrario, pero se da menos a menudo).

Existe un conflicto abierto por el amor y una competencia por la fidelidad del hijo. ¿Cuál es tu auténtica familia? Y él no ha sabido migrar del sistema origen al nuevo sistema, la familia creada por él.

Hay una simple y única solución. La familia nueva debe prevalecer.

Eso no quiere decir desnhorar a tus padres o faltarles al respeto, pero cada uno se tiene que poner del lado de su esposo/a, creando y defendiendo el estilo de vida que has creado en tu nueva familia y siendo un equipo. Y las familias de origen deben respetarlo.

Te aseguro que las tonterias se acaban en cuanto queda claro que la familia principal es la nueva. Y como coach te digo que por supuesto que caben todas las familias en nuestra vida. Nunca necesitamos un “O”, siempre aspiramos a un “Y”. Tengo una gran familia creada por mi (pareja e hijos) Y mi familia de origen Y mi familia política.

Pero tiene que estar claro meridiano que el núcleo de tu círculo eres tú y tu pareja.

Te dejo al final dos artículos complementan muy bien lo que hemos tratado hoy: sobre cómo lidiar con las opiniones de los demás y sobre cómo poner límites para construir relaciones sanas.

Feliz día

Ana

Trabaja conmigo

Si estás considerando contratar los servicios de una profesional para trabajar sobre tu matrimonio pide una cita y hablemos. He diseñado un programa específico de 3 meses de coaching totalmente enfocado en transformar tu relación con tu pareja. Te llevo paso a paso por un proceso basado en las técnicas de coaching de relaciones más punteras en el mundo para crear un cambio profundo y duradero en la forma en que experimentas tu relación.

Si quieres conocer más detalles sobre mi programa de relaciones pulsa aquí para acceder directamente a mi calendario y reservar una cita conmigo.

¿Quieres aprender sobre relaciones? Suscríbete a La Vida Que Quieres

Consigue la guía 10 Pasos para transformar tu matrimonio al suscribirte a mi lista. Si quieres aprender sobre relaciones personales de larga duración, estás en el sitio adecuado. Nadie nos enseña como relacionarnos y sin embargo necesitamos desarrollar relaciones sanas para tener una vida plena como seres humanos. Mi objetivo es que aprendamos juntas sobre qué hace que una relación funcione, sea sana y enriquecedora y resista al paso de los años.

Fuentes:

Me inspiro en el trabajo de Gottman porque me gusta mucho como enfoca la relación con la familia política y como siempre en todo el modelo y aproximación a las relaciones de Brooke Castillo.

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres