Cómo mejorar la comunicación con tu pareja

Los problemas de comunicación son una de las principales razones de divorcio en España, país que es ya el segundo en tasa de divorcios de la Unión Europea*.

Hoy os traigo un modelo de comunicación asertiva muy eficaz, que uso en coaching de relaciones.

Recuerda lo que te contaba la semana pasada, basta una persona para mejorar una relación. Si tú trabajas en tu forma de comunicación con tu pareja, te garantizo que la comunicación será más fluída y la relación será más sana, aunque la otra persona no haga trabajo personal por su parte.La comunicación de una pareja es esencial y determinante en la salud de la pareja.

El modelo de comunicación asertiva

El modelo NVC (Non Violent Comunication) es un modelo sencillo cuya aplicación mejora automáticamente nuestra comunicación con los demás. Se puede aplicar en cualquier ámbito, y en las relaciones de pareja es especialmente efectivo.

El modelo se estructura en torno a 4 pasos:

Modelo de comunicación asertiva NVC

1. Hechos

El primer paso que propone el modelo es expresar los hechos de la forma más objetiva y neutra posible, sin darle una interpretación o valoración. La mayoría de las veces respondemos no al hecho si no a la interpretación de ese hecho que hacemos en nuestra cabeza.

Cuando comuniques aseguráte de mencionar el hecho, no tu interpretación, sin volcar opiniones, ni generalizaciones o dramatizaciones.

Hoy no me has ayudado con los niños”

En vez de “Nunca ayudas en casa” “No muestras nada de interés en venir a casa pronto”

2. Sentimientos

El siguiente paso es expresar cómo te hace sentir lo que ha ocurrido. Recuerda que tu emoción es la que es, y tienes todo el derecho del mundo a sentirte como te sientes, pero procura expresarlo de una forma limpia, sin juicios ni culpas. Intenta entender cuál es el sentimiento real que hay en ti. La emoción primaria.

“Cuando llegas tarde siento que no te importamos”. Miedo

“Cuando llegas tarde me preocupo”. Miedo

No culpes ni responsabilices al otro de tus sentimientos. Eres tú la que se preocupa, el sentimiento es tuyo. Exprésalo neutralmente, no le “cargues” al otro la responsabilidad de tu emoción “has hecho que me preocupe” o “me has hecho enfadar”.

Ellos han hecho “algo”, pero el resultado sobre tus emociones lo “eliges” tú, te pertenece a ti.

3. Necesidades

La base del modelo es que detrás de una emoción negativa hay una necesidad no cubierta.Trata de entender cuál es tu necesidad insatisfecha y exprésala de una manera llana, factual.

“Necesito saber qué nos quieres, que prefieres estar con nosotros que en la oficina”

“Necesito saber que estás bien, que no te ha pasado nada”“What others do may be a stimulus of our feelings, but not the cause.” (Marshall B. Rosenberg)

4. Petición

El cuarto paso consiste en, tras haber expresado limpiamente como te sientes y tu necesidad no cubierta, hacer una petición a la otra persona, pidiendo claramente lo que quieres.

Este punto es crítico, y hay que tener 2 cosas en cuenta.

  • Es una petición no una orden. Y por tanto, la otra persona podrá acceder o no a cumplir nuestra petición.
  • Tenemos que aceptar y respetar que la otra persona tiene el derecho de no querer acceder a nuestra petición.

Hay teorías dice que este modelo tiene una pega, y es que al hacer una petición estás tratando de manipular, de modificar el comportamiento del otro.

Estas teorías abogan por un amor incondicional en que el uno trabaja su lado y asímismo y no exige cambios en el otro.

Mi experiencia es que ambas teorícas son útiles y, en mi opinión, compatibles. Ya me conocéis, soy contraria a los blancos o negros.

El modelo de comunicación que os he propuesto es muy potente.

  • Comunicar limpiamente, en base a hechos y no a jucios tiene un impacto positivo inmediato en el tono de la comunicación.
  • Entender qué sentimientos tienes ante un evento es siempre productivo en una correcta gestión de la situación.
  • Preguntarte por la necesidad no cubierta es poderoso. Muy poderoso porque te aporta mucho conocimiento personal.
  • El cuarto punto, puede ser a elección. Puedes optar por pedir a tu pareja que haga algo, o puedes evaluar si tú misma eres capaz de satisfacer esa necesidad no cubierta. Y en esa elección para mi reside la belleza de la relación. Si tú cubres tus propias necesidades lo pides porque lo quieres, no porque lo necesites. Y así es mucho más sano.

Yo puedo detectar una necesidad de amor no satisfecha. Mi propuesta aquí como coach sería, primero tienes que quererte tú. Nunca puedes delegar el amor en otros. El amor lo sientes tú, lo inicias tú.

Ahora bien, es justo que le digas a tu pareja lo que necesitas. No esperes que lo adivine. Si ni tú misma sabes a veces lo que te pasa, cómo se lo “cargas” a la otra persona. Esas ideas románticas “si tengo que pedirlo, ya no lo quiero” me parecen infantiles y caprichosas.

Como madre no hubo día más feliz en mi vida que cuando mis hijos pudieron decirme lo que necesitaban con palabras. No hay madre que no se haya dejado la piel intentando saber qué necesitaba su hijo. Te imaginas a tu hijo “si te lo tengo que pedir ya no lo quiero”. En mi opinión es totalmente injusto.

Dile lo que necesitas. Pero sin manipulaciones. Sin querer cambiarlo.

Respeta y acepta a tu pareja como es.

No trates de controlarlo.

No trates de cambiarlo.

Explícale como te sientes. Tratará seguro de hacerte sentir mejor. Pero no le pidas que sea quién no es.

Haz tu trabajo primero. Entiéndete tú. Cubre tus propias necesidades tú.

Y disfruta de tu pareja. De lo que aporta a todo lo que tú ya te provees.

Feliz día,

Ana

Si quieres trabajar conmigo tu crecimiento personal y transformar tu vida, contacta conmigo en agliebana@lavidaquequieres.com o reserva conmigo una llamada para hablar de tus sueños.

Conócete. Cuídate. Crece.

Post relacionados:

(*) El Confidencial, 23/09/2018, basado en informe del INE

El modelo NVL lo desarrolló Marshall B. Rosenberg

Deja un comentario