Cómo gestionar con éxito la cuarentena en equipo

Compartir entrada

Share on facebook
Share on linkedin
Share on twitter
Share on email

Teletrabajo. Los niños sin cole. Un estado de emergencia. Preocupación, miedo, ansiedad, rabia. Muchas carencias de la pareja van a aflorar en estos días. ¿Cómo podemos gestionar con éxito la cuarentena y fortalecer nuestra relación mientras lo hacemos?

Recuerda que sois un equipo

La organización de las tareas de la casa y la decisión de quién se encarga de los niños puede resultar problemática. Y lo que inicialmente se pensó que podía servir, quizá no está resultando y es fuente de conflicto.

En estos momentos de poco te sirve enfrentarte a tu marido. Tomarla o frustrarte con él. Haced equipo, ayudaros para buscar una buena solución para todos.

Recuerda que él está de tu parte. Y recuérdale que tú estás de la suya. Parece obvio, pero a veces, porque está ahí le hacemos el blanco de nuestra frustración (o lo hace él con nosotras).

Madrid desierto. Da escalofríos.
Madrid desierto. Da escalofríos.

Ser consciente de esta posible dinámica para frenarla. Buscad soluciones conjuntas, reflexionad en familia sobre lo que está funcionando y lo que no. Apoyaros, escucharos y colaborad.

Y recordad que adoptar una nueva dinámica lleva tiempo y probablemente la nueva rutina que habéis establecido requiera ajustes durante las próximas semanas. Yo os recomendaría un enfoque de mejora continua. Qué va bien y qué podemos mejorar. Y se puede involucrar a los niños en el proceso. Les gustará participar y opinar en la creación de las nuevas dinámicas, siempre dan ideas creativas y se sentirán más inclinados a ayudar si les hemos dejado ser parte del proceso de decisión- como todos.

Dale tiempo a las dinámicas

Y hablando de dinámicas, dale tiempo a los cambios.

Probablemente él necesita más tiempo para adaptarse, especialmente si tú tienes un rol más activo en la casa y con los niños.

Nos guste o no, si los niños están acostumbrados a que nosotras somos las que les solucionemos las cosas, vendrán por inercia a nosotras.

Yo estoy metida en mi despacho y cuando los niños necesitan algo vienen a mí. Y si yo estoy en el despacho es porque él está al cargo en ese momento.

Lleva tiempo explicarles que si mamá está en el despacho está trabajando y que le pregunten a papá. Y le lleva tiempo al papá hacerse con los niños en ciertas áreas si no es su costumbre. Y es normal.

No hagamos de ello algo más grave de lo que es. Démosle tiempo. Y dejémosle el espacio.

Si no respetamos su criterio y le desautorizamos, los niños seguirán viniendo a nosotras. (Todo el mundo puentea a su jefe directo si el superior le desacredita).

En la primera semana yo respondía a mis hijos si entraban- No quería ser inaccesible para ellos, que bastante alterados estaban-. Pero luego me frustraba porque me interrumpían. Como siempre, es una cuestión de establecer límites claros y respetarlos (Empezando por nosotras). De esta hora a esta hora se encarga mamá. Y de esta a esta papá.

La falta de límites claros lleva siempre antes o después al resentimiento.

Establezco pautas claras, las comunico, y le dejo que se encargue. Y respeto su criterio (aunque a veces me cueeeeeeste).

Juicios no, por favor

En una época como ésta posiblemente tendremos diferentes maneras de lidiar con la crisis. Uno quizá se preocupa mucho más que el otro, uno quiere ser muy activo y necesita poner mil medidas para sentirse que se está ocupando y el otro es más de mantener la calma y preservar un ambiente sereno para no asustar a los niños.

Cuidado con juzgar el enfoque del otro, porque estamos de lleno atacando los valores profundos. Es terreno delicado y hay que tratarlo con cariño.

Esta forma de responder viene de como estamos educados, de nuestras creencias más profundas. De nuestra familia. Son importantes y cuestionarlas alegremente puede ofender al otro.

Recuerda que ninguno tiene razón. Tenéis dos verdades relativas. Lo más bonito que podéis hacer por vuestra pareja y familia es construir vuestra forma particular de gestionar los acontecimientos como estos. Esta forma será una mezcla de ambas probablemente y quedará marcada para siempre en la historia de vuestro matrimonio.

Apreciación de los buenos momentos

En estos momentos también están ocurriendo cosas bonitas. Apreciadlas. Sé que parece frívolo, con la que está cayendo, pero es la vida misma. Las cosas buenas y malas en la realidad se entremezclan siempre. Es tontería negarlo y una pena no permitirnos apreciar esos brotes de felicidad que aparecen cada día en medio del caos.

Mis hijos están felices. Esa es la verdad. Blanca dice que le encanta el nuevo cole con mamá (aún con una mamá que no está en su mejor momento, ciertamente). Los dos se están llevando mejor que nunca. Están desarrollando una complicidad preciosa. Comemos juntos todos los días. Jugamos cada día los cuatro a algo (un maravilloso uso del tiempo ahorrado en el trayecto de papá). Carlos y David estaban en un conflictivo momento de la relación padre hijo varón de 6 años y ahora han recuperado un vínculo increíble y se han limado todas las asperezas, porque al no estar los amigos, David ha vuelto mucho al niño.

Que vea cosas buenas no quiere decir desde luego que me alegre de que esto haya pasado. Tengo una gran preocupación, especialmente por mi hermano. Pero me permito ver las cosas buenas que esto nos ha traído.

Hoy más que nunca veo como la vida se abre paso, siempre y a pesar de todo.

Y es que debemos dejar entrar aire limpio en nuestra mente. Balancear de algún modo todo el torrente negativo. Vamos a sentirnos mal en general durante estos días. La situación es dura y las noticias desesperanzadoras. Por eso necesitamos concedernos cada día un poquito de otra cosa, algo bonito, positivo que guarde nuestro equilibrio. Soy consciente del enorme esfuerzo que exige encontrar algo bueno en esto. Pero también te digo que es posible e imprescindible por el bien de todos.

Tiempo para cada uno

El reto para mí más delicado de todos es el de preservar el espacio y tiempo propio que necesitamos los humanos. Algunos más que otros.

En mi caso, los dos somos personas con grandes necesidades de individualidad. No sólo disfrutamos, si no que necesitamos un tiempo a solas. La niña también. El niño, sin embargo, prefiere siempre estar acompañado.

Y eso, si no sabemos gestionarlo bien es causa de conflictos. (Mira, según escribo esto acabo de oír a Blanca decirle a su hermano, “Para, eres un pesado”).

Lidiar con éxito estas situaciones de sobre-interacción exige que entendamos bien las necesidades individuales de cada miembro de la familia y las relaciones entre los mismos para de algún modo, jugar bien en equipo.

Si has hecho deporte en equipo serás familiar con el término cobertura. En fútbol por ejemplo si un defensa sube al campo contrario un centrocampista se queda cubriendo el hueco que éste deja.

Lo mismo ya os he perdido con la metáfora, pero el caso es que tenemos que estar pendiente de cómo está el partido. Si tu pareja se está saturando, es inteligente salir a cubrirle, aunque no sea tu turno y darle un descanso, antes de que la situación estalle.

Pretender que mi marido me cubra no es, en mi caso, una opción. Es la realidad. En vez de cabrearme por ello (cosa que ya imaginarás he hecho durante años) he aprendido sencillamente a pedirlo. Cuando noto que estoy llegando a mi límite, pido ayuda. Y, oye, cuánto facilita las cosas.

Volviendo al tiempo personal, tendremos que hacer un esfuerzo por asegurar al menos la mitad del tiempo de soledad que necesita cada uno. Creo (esto no lo soporto con datos es puramente mi experiencia) que podemos tolerar perder hasta la mitad de nuestro tiempo personal, pero no más.

Él ha perdido su trayecto en coche donde escucha su música favorita. Uno de sus mayores placeres en el mundo. Yo he perdido mi momento de entrenar. Si no buscamos una alternativa y compensamos esa carencia, en breve saldrá en forma de frustración o enfado.

Aunque sea muy artificial (encerrarte en una habitación- o en el baño! -con todo el mundo en casa). Respetemos los tiempos y necesidades de cada miembro de la familia para evitar el mal humor consecuente si no.

Seguid soñando

Sigue haciendo planes. No los canceles, posponlos. Es una diferencia. Es importante mantener la actitud arriba y entender que esto es temporal.

Lo es. Esto es una situación temporal.

En unos meses todo habrá vuelto a la normalidad. A una nueva normalidad probablemente, pero volverán nuestras rutinas y seguiremos adelante con nuestra vida.

Mantener la vista en el futuro es esencial ahora. Alza la vista para salir del pozo este en que estamos metidos.

Por favor, sigue soñando. De hecho, mira puede ser un precioso momento para recuperar tus reflexiones de fin de año y tus planificación a largo plazo de tu vida soñada. Quiero de verdad que recuerdes que esto es temporal, pasará.

Este puede ser un momento precioso para reconectar con tu pareja e incrementar el vínculo con tus hijos. Es el momento de largas conversaciones. Puede ser un momento estupendo para reflexionar sobre vuestro matrimonio, qué esperáis de él y cómo lo veis en el futuro. Después de los niños los matrimonios cambian y a veces los cónyuges no evolucionan igual. Uno cambia y el otro se queda quizá atrás. Puede ser este el momento de re-conoceros.

Entonces, ¿cómo gestionar con éxito esta cuarentena?

Como siempre, habría que empezar por establecer qué consideramos éxito en estas circunstancias. Y para cada una será una cosa. Para mí, estar serena, que los niños estén felices y tranquilos, finalizar estos días más unida aún a Carlos, ayudar a los míos y aportar luz en el mundo apoyándo con lo que sé, que es mi trabajo.

Creo que es un momento de crecimiento y aprendizajes en muchos sentidos. Va a pasar la historia de la humanidad y quiero vivirlo y sentirlo, aún todo lo duro que está siendo. Porque esta es mi vida.

No quiero distraerme mantiéndome muy ocupada en cosas no importantes para evitar lidiar con el dolor que siento ante la situación.

Una particular concepción del “éxito”, lo sé. Pero ya me he evadido bastantes veces en mi vida de la realidad. Hoy quiero vivir la experiencia completa. Define la tuya y honrala.

Feliz día

Ana

Trabaja conmigo

Si estás considerando contratar los servicios de una profesional para trabajar sobre tu matrimonio pide una cita y hablemos. He diseñado un programa específico de 3 meses de coaching totalmente enfocado en transformar tu relación con tu pareja. Te llevo paso a paso por un proceso basado en las técnicas de coaching de relaciones más punteras en el mundo para crear un cambio profundo y duradero en la forma en que experimentas tu relación.

Si quieres conocer más detalles sobre mi programa de relaciones pulsa aquí para acceder directamente a mi calendario y reservar una cita conmigo.

¿Quieres aprender sobre relaciones? Suscríbete a La Vida Que Quieres

Consigue la guía 10 Pasos para transformar tu matrimonio al suscribirte a mi lista. Si quieres aprender sobre relaciones personales de larga duración, estás en el sitio adecuado. Nadie nos enseña como relacionarnos y sin embargo necesitamos desarrollar relaciones sanas para tener una vida plena como seres humanos. Mi objetivo es que aprendamos juntas sobre qué hace que una relación funcione, sea sana y enriquecedora y resista al paso de los años.

Fotos de unsplash: simonrae, simmerdownjpg, denisolvr

La preciosa foto de Madrid vacio me la pasaron por Whatsapp, no puedo dar créditos. Si conocéis al autor, por favor, decidmelo para mencionarlo.

4 comentarios en “Cómo gestionar con éxito la cuarentena en equipo”

  1. Hola Ana!!! Me gustó mucho el artículo, en especial cuando mencionas que hay que mantener el espacio individual, estar bien con uno mismo, un rato solos, es necesario ( aunque sea para mi…) también me gustó “ESTO ES TEMPORAL”, la vida TODA es temporal…y pensarla así nos debería hacer vivir plenamente cada instante… Lo bueno y lo malo se entremezclan siempre, que gran verdad!!! Darle tiempo… en especial a las situaciones como éstas tan complejas…las nuevas rutinas… y por último … somos equipo, con quien vivamos … hay que ver al otro y si necesita algo… ayudarlo! MUY BUENAS FRASES!!!! MUCHAS GRACIAS!!!!
    Lo que más rescato de toda la situación del coranavirus son los aprendizajes y como nos adaptamos a todo…TE MANDO UN ABRAZO!!!!

    Responder
    • Gracias Celeste por hacerme llegar tus impresiones. De verdad que lo aprecio mucho. Esto nos va a dejar muchos aprendizajes y nos va a recordar nuestra fortaleza como especie. Un enorme abrazo para ti también

      Responder
  2. Gracias por compartir con nosotras estas reflexiones, Ana. Cuánto nos ayudas en estos momentos tan complicados anímica y logísticamente con niños y pareja. Gracias de corazón. Un beso y mucho ánimo.

    Responder

Deja un comentario

Suscríbete a La Vida Que Quieres