Cómo fijar objetivos

Tener objetivos te mantiene motivada, crearlos te genera energía. Asegúrate de que controlas tu vida y no la vives como un tronco arrastrado por la corriente. ¿Tienes objetivos? ¿Cómo fijar buenos objetivos que te ayuden a conseguir los resultados que quieres?

¿Conduces tu vida o la vida te conduce a ti?

Imagina que te montas en tu coche. Arrancas, enciendes la radio, sales del garage y comienzas a circular. Pero no sabes dónde vas. No te has marcado un destino.

Imaginate que quieres hacer un viaje. ¿Dónde? No sabes, ¿Cuándo? No sabes. ¿Con qué presupuesto? Ni idea.

Parece raro, ¿verdad? Lo es. Y sin embargo, ésto es lo que hacemos muchos de nosotros con nuestra vida. La vivimos sin planificarla, sin dirigirla. El día a día nos come, pasan los años y no entendemos muy bien cómo hemos llegado a dónde estamos o si es el lugar en el que queremos estar.

Conduce tu vida

Tómate un segundo. ¿Tienes ahora mismo marcados objetivos, metas, deseos, sueños para tu vida?

Lo más importante de tener objetivos no es tanto, en mi opinión, que te acerque a conseguirlos, es la ilusión que generan. Piensalo un instante. Escribe en un papel un sueño, una aspiración que tengas en cualquier ámbito de tu vida. Ese viaje a Disneworld con los niños, esa casa con jardín, ese nuevo trabajo en tu empresa deseada, ese salto al siguiente nivel en tu negocio.

Cierra los ojos y visualizalo.

Conviértete por un minuto en esa persona que está alli, que vive en esa casa, que trabajas en esa empresa, en esa emprendedora. Párate un segundo y fíjate en el sentimiento que te ha creado. ¿Qué notas? En mi caso son mariposas en el estomágo, sonrisa en la cara, ganas de hacerlo.

Y ese es el verdadero regalo, la energía creada. Es una predisposición a la acción. Es un revulsivo. Y lo necesitamos. Como el comer. Porque la vida que llevamos es agotadora.

¿Cómo establecer objetivos y un plan de vida?

Literatura sobre objetivos hay mucha. Mi respuesta siempre es: de la forma que te funcione a ti. Aquí te dejo una propuesta y alguna recomendación. La más importante, que sea simple, que la adaptes a tu gusto y que no te esclavice el método sino que trabaje para ti.

1. Incluye toda tu vida.

La mejor manera de conseguir una vida equilibrada es establecer objetivos en cada una de las áreas importantes de tu vida, ya que es fácil descuidar alguna cuando manejamos tantas cosas a la vez. A mi me funciona organizarlos en : objetivos personales, profesionales, salud y bienestar y otros.

2. Contempla diferentes horizontes temporales.

A mi me gusta trabajar de más global (largo plazo) a menos (corto plazo), pero hay gente que funciona justo al revés. Piensa si construyes la realidad desde los detalles al todo, o te gusta tener la foto entera y desde ahí bajar al detalle. Yo comienzo con el largo plazo: ¿Dónde quiero estar dentro de 10 años? Para llegar ahi, ¿dónde debo estar en 5 años? Y para llegar ahí, ¿qué tiene que haber ocurrido en el próximo año? Y para llegar ahi, ¿Qué tengo que haber empezado a hacer en los próximos 3 meses? A 10 años el objetivo puede ser más genérico, apiracional. A 3 meses, el objetivo debe ser detallado. Y subo y bajo en ambas direcciones hasta que todo encaja, fluye y me representa.

3. Para detallar un objetivo puedes utilizar el clásico método SMART:

Objetivos SMART: Específicos, medibles, alcanzable, relevante en tu vida y sujeto a un plazo
Objetivos SMART

Específico:

  • Cuanto más concreto, mejor. En vez de “Tener un negocio de éxito”, define qué es exactamente para ti “éxito”; ¿facturación, beneficio, clientes? Si es un objetivo emocional, “Ser feliz” haz el esfuerzo de describir qué es para ti ser feliz
  • Es concreto cuando otra persona entiende lo mismo que tú si se lo cuentas

Medible:

  • Tienes que saber cuándo lo has conseguido. En vez de “Ganar más dinero” “Ganar X al año”
  • Si no es tan tangible, cuál es el último paso, cual es el evento o acción o cambio en ti que te haga saber que lo has logrado. Haz una lista con las cosas que tienen que ocurrir para considerar cumplido el objetivo

Alcanzable

  • ¿Es realista? El objetivo debe ser ambicioso, que te emocione ilusione, que sepas que te va a costar trabajo, pero que sepas que puedes hacerlo en tu interior.

Relevante

  • Tiene que ser importante para ti. ¿Cómo encaja en el mapa general de tu vida? ¿Contribuye a tu Plan de Vida a largo plazo?

Time-bound (sujeto a un plazo)

  • ¿Cuándo quieres haberlo conseguido?

Algunos consejos

Además de lo anterior, te recomiendo poner los objetivos en positivo («Llevar una dieta equilibrada» en vez de «No comer tanta porquería»). Escribe lo que quieres, no lo que no quieres. Parece una diferencia sólo semántica, pero tiene un gran impacto en nuestros pensamientos y por ello, como veremos más adelante, en nuestros resultados.

Los objetivos, por escrito

Procura tener el control sobre los objetivos que te marcas. Sólo podemos controlar lo que podemos controlar, es decir, a nosotros mismos.

ambicioso. No se trata de presionarte. Se trata de crear oportunidades, de atrevernos a soñar. No te conformes. Estira tus limites. Llévate fuera de tu zona de confort. Y luego ajustas. Pero sin miedo. Es un ejercicio para ti. Juega con ellos. Imaginate algo muy grande. ¿Y por qué no? Es sólo un papel. Es sólo para ti. Permitete soñar un poco. A ver qué emoción te genera.

Y por último, limita el número de objetivos. No se trata de hacer listas inabarcables. Centrate en pocas cosas, y asegurate de hacerlas. Hablaré mucho de ello más adelante, pero por el momento la idea es que es mejor acabar lo que se empieza, honrar nuestros planes y no provocarnos un bloqueo por exceso.

En conclusión, un plan de vida debe crear emoción, ilusión y energía. Es divertido crearlo. Conectas con tu imaginación y creatividad. Te lleva a una realidad alternativa, a un mundo de hipótesis de ¿y si…?, donde todo es posible. Si conseguimos sólo generar un cambio en nuestra energía, habrá merecido la pena. Adelante. Diviértete y mucha suerte.

«Tu objetivo debería asustarte un poco y emocionarte mucho» (Joe Vitale)

La semana que viene hablaré sobre la mentalidad de crecimiento, clave para conseguir los resultados que queremos.

Mientras tanto, si tienes una meta y no estás consiguiendo los resultados que quieres o no sabes por dónde empezar, puedo ayudarte. Reserva una primera sesión gratuita conmigo aquí y hablemos.

Feliz día

Ana

Artículos relacionados:

Y no te olvides de suscribirte al blog para no perderte nada.

Conócete. Cuídate. Crece

Deja un comentario