Cómo encontrar tu propósito de vida

¿Sientes que tu vida necesita un cambio?¿Te gustaría saber cómo encontrar tu propósito de vida? Si no sabes por dónde empezar, este artículo es para tí.

¿Por qué nos planteamos un cambio?

Cuando las necesidades básicas están satisfechas, el ser humano aspira siempre a más y se cuestiona qué es lo que ha venido a hacer aquí. O, sin ponernos tan filosóficas, nos hemos dado cuenta de que nuestra esperanza de vida es cada vez mayor, y tenemos por delante demasiados años para emplear en algo que no nos motiva ni nos aporta satisfacción.

Existe además un principio universal en el ser humano; el principio de importancia. Todos creemos que estamos aquí para hacer algo grande, para contribuir y dejar huella de nuestro paso por la tierra.

Es una necesidad humana la búsqueda de la realización personal. No es algo tuyo sólo, es inherente al ser humano.

Sin embargo, no es algo que nos fomenten. En esta sociedad se prima más la seguridad. «Busca una carrera que te dé trabajo y colócate para ganar dinero». «Sé práctica». «Ten los pies en el suelo». «Vivir de tu pasión es imposible».

Escogemos la carrera universitaria muchas veces por motivos ajenos a nuestras aptitudes, actitudes y pasión. «Que tenga salidas».

Esto es lógico, satisface nuestras necesides básicas de seguridad y nos permite desarrollar nuestra vida conforme a las convenciones sociales. Ganamos dinero, nos compramos nuestra casa, tenemos hijos.

Si todo va bien, cuando llegas más o menos a los 40 te surgen nuevas inquitudes.

Estoy segura de que te has preguntado alguna vez por el sentido de tu vida. Esos días de la marmota con los niños entre semana que parecen una pelea constante. Cuando suena el despertador y te preguntas «¿Qué día es hoy? -Que sea viernes, que sea viernes».

Todas en algún momento nos preguntamos «¿Y esto es la vida?

Y lo llamamos la crisis de los 40.

Sin embargo no es más que madurez y necesidades cubiertas. Un excelente síntoma de que te va bien y de que estás subiendo en la pirámide de las necesidades. Estás evolucionando como persona.

Las 5 necesidades del ser humano

Según Maslow, los humanos tenemos una serie de necesidades y éstas tienen un orden de importancia. Para subir por la pirámide tienen que estar cubiertas las anteriores.

En la base está la necesidad de mantener tu cuerpo funcionando (comer, beber, dormir, sexo y reproducción, etc.). Después, necesitas cubrir tu necesidad de seguridad (empleo, dinero, seguridad física). Luego tienes la necesidad social, de ser parte de un grupo, ser aceptada y sentirte identificada y colaborar con otros seres humanos.

Una vez tienes cubiertas tus necesidades fisiológicas, de seguridad y de afiliación, llegas al cuarto nivel de la pirámide, el reconocimiento, el éxito, el reconocimiento, la confianza. La fase más avanzada de este estadio es el autoreconocimiento, la aceptación personal, la autoestima. Antepones tu criterio, reconocimiento y tu aceptación a la aceptación de los demás.

Aún hay un último nivel, el nivel superior. La necesidad de «autorealización», «motivación de crecimiento» o «razón del ser». Es el nivel superior, a través de su satisfacción se encuentra sentido a la vida. Engloba la moralidad, la creatividad. Para mí es la necesidad de contribuir, ayudar y de hacer el mundo mejor siguiendo los principios éticos universales. La etapa cuarta es muy interior y la quinta se abre de nuevo al exterior, para «ofrecerte» al mundo. Pero sólo puedes hacerlo si dominas la fase de autoreconocimiento.

Pero me he puesto demasiado intensa, retomo.

Pirámide de necesidades humanas de Maslow

El precio que hay que pagar

Hay un gran paso entre sentir que necesitas un cambio y realmente ponerte a ello. Es un abismo y se siente como tirarte por un precipicio sin paracaidas.

Te entiendo, he estado ahí. Había en mi un inconformismo, me sentía insatisfecha, pero durante muchos años no hice nada. Recuerdo antes de irme a Londres hablar con mi marido, «yo quiero ayudar», me falta la parte de contribuir». Yo no estaba completa. Pero no me decidía a ponerme en serio con el tema.

En el fondo, sentía que no era posible para mi reorientar mi vida. Y, para serte sincera, no estaba dispuesta a pagar el precio. No estaba dispuesta a empezar siendo becaria otra vez, por ejemplo. Tampoco lo estaba a renunciar a mi estatus. La posición que me proporcionaba el dinero que ganaba y el puesto que tenía.

Bueno, es posible. Pero sí, hay que pagar un precio. Tienes primero que encontrar tu propósito y luego pelear por él. Tendrás que cambiar tu mentalidad, crecer como persona y dejar ir ciertas cosas y aprender nuevas habilidades y desarrollar nuevas competencias.

Pero quiero que entiendas hoy que no encontrar tu misión de vida y no luchar por tu autorealización conlleva también un precio, posiblemente mayor. La insatisfacción vital.

Creo firmemente que todos estamos hechos para buscar nuestra mejor versión y desarrollar nuestro máximo potencial. También creo que nos merecemos una vida extraordinaria y no conformarnos con menos que eso. Estoy convencida de que todos tenemos mucho que dar y que hay demasiado talento desperdiciado en vidas mediocres poco ambiciosas. Y, en concreto, creo que las mujeres tenemos que aportar mucho más. Que aún hay mucho más de nosotras que está por demostrar. Me imagino un mundo increíble cuando todas estemos en plenitud, aportando todo nuestro máximo valor al mundo.

Pero me disperso. Vamos a ver qué puedes hacer para encontrar tu propósito.

Cómo encontrar tu propósito de vida: Ikigai

Existe una herramienta que merece la pena conocer si quieres descubrir tu propósito de vida. Un concepto japones precioso que se llama «Ikigai». Tu ikigai es el motivo por el que te levantas por las mañanas. Los japonenes son de los más longevos de la tierra y se asocia su mayor esperanza de vida, entre otras cosas, a tener ese concepto de propósito, su razón de ser.

Los japonenes dedican tiempo a identificar su ikigai, lo que da valor a su vida, aquéllo que hace que su vida merezca la pena.

Cuando trabajo con una cliente para encontrar su propósito de vida empiezo por aquí.

El Ikigai es el cruce entre lo que amas, lo que el mundo necesita, en lo que eres buena y aquéllo por lo que te pueden pagar
Ikigai, encuentra tu razón de ser

Esta exploración lleva tiempo. Muchas veces se nos ha olvidado en que somos buenas, o no le damos importancia, porque siempre hemos vivido sabiendo hacerlo. O infravaloramos nuestras habilidades y pensamos que nadie nos pagaría por ello. Y luego vemos que alguien se dedica a ello. «Pero yo no soy tan buena»-me dicen. Bueno, no eres tan buena, aún. ¿Te acuerdas de la mentalidad de crecimiento?

Lo que amas búscalo en tus hobbies, en lo que te gustaba de pequeña. En las cosas que te animan el alma.

¿A qué dedicas tu tiempo libre? ¿Qué harías aunque no te pagaran? O ¿qué premios imaginarios has recibido (todas hemos fantaseado con un discurso de agradecimiento ante un nobel, un oscar u otro tipo de premio)?

Existen muchas técnicas para explorar tu propósito. Ejercicios para identificar tus valores, el DAFO personal, el método LIFE, el «Future Pace» de PNL (Programación Neuro Linguística) y muchos más. Pero en mi experiencia como coach lo difícil no es la herramienta. Es la disciplina de sentarse a pensar en ello y el cambio de mentalidad necesario. Enfrentarse al papel en blanco de tu vida y decir, ahora te voy a definir yo a tí. Hasta ahora la vida te ha pasado. Ahora le pasas tú a la vida.

Cómo conseguir hacer realidad tu propósito

Estás firmemente convencida y decidida a pelear por alcanzar una vida extraordinaria con propósito. Has hecho tu trabajo personal de exploración y has conseguido identificar tu Ikigai. Bueno, aún te queda lo más difícil: Implementarlo.

Necesitas un plan de acción. Un plan efectivo. Necesitas hitos, pasos pequeños que te acerquen a tu objetivo.

Necesitas un plan financiero. Si vas a cambiar de medio de vida tienes que entender de forma precisa y realista qué puedes y que no puedes hacer. Y por cuánto tiempo.

Necesitas evolucionar tu mente. Con tus patrones de pensamiento actuales no vas a alcanzar tu nueva versión óptima.

Necesitas gestionar a tu entorno. Que panicará. Y no quieres que te arrastren con ellos.

Necesitas dominar tu control de emociones, porque el camino no es fácil y vas a fracasar varias veces antes de conseguirlo. Y vas a sentirte mal, Y vas a querer abandonar. Tendrás que aprender a controlar y aceptar las emociones incómodas y a controlar tu frustración ante el fracaso.

No pretendo asustarte, ni ser agorera. Simplemente, es que es así como pasa. Hay prueba error, ajustes, varios intentos. Y luego tienes tu vida soñada.

No es fácil encontrar y vivir de acuerdo a tu propósito de vida, pero es posible. Y merece la pena.

Te deseo una bonita búsqueda.

Ya sabes cómo contactarme si quieres que te ayude.

Feliz día

Ana García Liébana

Si quieres trabajar conmigo tu crecimiento personal y transformar tu vida, contacta conmigo en agliebana@lavidaquequieres.com o reserva conmigo una llamada para hablar de tus sueños.

Conócete. Cuídate. Crece

Y no te olvides de suscribirte a mi blog. Cada semana un nuevo post. Cada mes un nuevo tema.

También te puede interesar:

Construyendo tu vida soñada

Fuentes:

Pirámide de Maslow

Conócete. Cuídate. Crece

Deja un comentario