Claves para disfrutar de una vida organizada

Las claves para disfrutar de una vida organizada son una casa en orden, las finanzas controladas y, sobre todo, una mente clara.

Una vida organizada te da paz mental, te ahorra sustos, por lo que te aporta energía y te ahorra mucho tiempo.

Vida organizada, no controlada

Merece la pena mencionar que aspiras a organizar tu vida, no a controlarla.

Y esta diferencia, que parece sutil, es importante. Porque intentar controlar tu vida genera un enorme desgaste emocional. Acabas intentando controlar a tus hijos, a tu pareja y todas las circunstancias. Y te agotas. Tienes todas las de perder.

Una vida organizada es una vida en la que hay orden. Y requiere una mente en orden y flexible.

Una mente controladora es una mente que está fuera de ti. La mente ordenada está muy dentro, muy en el presente. Fluye con la situación y se adapta bien.

Todo se basa en los sistemas

Un sistema es un método o proceso para hacer algo. Seas consciente o no, para cada cosa que haces tienes un sistema. Conseguir una vida organizada requiere ser consciente de cuáles son tus sistemas y optimizarlos.

Conseguir disfrutar de una vida organizada, es básicamente eso.

Sistemas que se convierten en rutinas. Las rutinas son tus amigas. Con hijos, las rutinas son tus mejores amigas. Estructuran tu cabeza. Te dan un marco. Son eficientes. Y a tu cerebro le gusta la eficiencia.

A los niños también. Porque saben de que va la cosa. Les da estructura y, cuando van creciendo, favorece su independencia. Muchas veces nosotras decidimos qué hacer, sin preguntarles. Ellos no saben a qué hora pasan las cosas. Sin rutinas van respondiendo a lo que les vamos diciendo. Con resistencia, claro.

Cuando conocen los horarios, el orden en el que van las tareas, pueden adelantarse, se las esperan por lo que hay mucha menos resistencia. Y cuando son mayores pueden hacerlas solos. Y eso ese un buen sistema. Aquél que fomenta el desarrollo e independencia de cada elemento del grupo.

Un buen ejemplo son los deberes. En la conferencia de paternidad positiva aprendí que los deberes son el motivo número 1 de discusiones y frustración de padres con niños mayores. Me encantó una frase de uno de las ponencias sobre cómo criar hijos felices

“Hijo, te quiero demasiado como para discutir por los deberes”.

Prueba y establece tu mejor sistema en cada área importante recurrente. Por ejemplo funciona asignar un tiempo fijo a diario y en el fin de semana a los deberes o estudio.

Va a la perfección. Porque ellos saben cuando es la hora de estudiar y cuando la de jugar o soñar despierta (tengo una gran soñadora en casa ).

Y también saben cuando es la hora de ducharse. Y entonces la discusión por no ducharse es vacía. Que aún así a veces la hay, pero mucho más reducida, porque saben que es la hora. Les da rabia que se acabe la hora de jugar, pero no discuten el hecho en sí de ducharse, porque es la hora de la ducha, como cada día a la misma hora.

Áreas de una vida organizada

Toda área importante de tu vida la quieres tener ordenada. Hay 5 áreas a ordenar: la casa, las finanzas, la salud (médicos), los papeles y recuerdos importantes y tu mente.

El orden en casa (tu entorno) te da paz, te quita trabajo, es más fácil de limpiar y te ahorra tiempo. Cuando no encuentras algo te crea estrés, y esa emoción negativa te drena energía. No sólo te cuesta tiempo, te cuesta energía y mucha más de la que piensas. Esto es algo sobre lo que quiero que reflexiones y tomes consciencia.

Lo contrario del orden es el caos (máximo desorden). Hay una ley de la termodinámica que dice:

Todo tiende al caos

Es decir, que si no actúas proactivamente para mantener la casa y tu vida organizadas, tenderán al caos.

Y esto también quiero recalcarlo. Porque a mí me generaba mucha frustración. Ordenaba y se desordenaba. Y pensaba que hacía algo mal. Pues quizá no, no hay nada malo contigo. Acumulamos cosas, la ropa se queda pequeña y se desgasta y hay que actuar. Es decir, requiere un mantenimiento.

Por supuesto, hay que buscar sistemas que se mantengan ordenados solos (en la medida de lo posible). Un buen sistema es fácil de mantener. Ese es el truco. PERO, aún así cada mes toca un ratito de ordenar, limpiar y tirar

Deshacerse de lo que no está ordenado o no cabe en su sitio. Ya sabes, si no tiene un sitio, tiene que irse.

Las finanzas en orden

No muchos coaches se menten en las finanzas. Yo vengo de banca y no puedo recalcar la importancia de tener en orden tus cuentas. Entiende tus números, en qué gastas lo que gastas y lo que ahorras- o no- cada mes.

Entiende tu relación con el dinero, como otra relación más. Una importante, por cierto.

¿Sueles pagar las multas o impuestos con recargo? Necesitas un sistema mejor.

Tener en orden tus cuentas te hará sentir tranquila. No puedes vivir en paz si tienes un run run con un tema financiero.

Ordenar tus cuentas te da paz. Y aprendes mucho sobre ti. Es una forma muy potente de anticiparte a cualquier imprevisto. Por ejemplo, hacer las cuentas al cierre de cada mes y clasificar los gastos por categorías. Si en algún momento necesitas ajustar, sabes perfectamente en qué categoría podrías hacerlo.

Sé que hay gente que no mira sus cuentas porque no le gusta lo que ve. Es como no pesarte o no ir al médico para que no te diga lo que tienes.

Estas son las cosas que ayuda mucho verlas al revés. ¿Qué pasa cuando no tienes control sobre tus cuentas?

Las cuentas en orden.

De verdad, esto es como la higiene. Las cuentas en orden.

Profesionaliza tu vida

En las empresas los papeles se mantienen en orden, se hacen copias de seguridad, se pasan las auditorías a tiempo. ¿Por qué no aplicar la misma seriedad y profesionalidad a tu vida?

Vives más tranquila cuando tienes tu fotos copiadas. La gente pierde el móvil y pierde muchos recuerdos y contactos.

Eso es sufrimiento. Evitable.

Y un alto coste económico, por cierto. Si le pasa algo a tu disco duro te cobran 500 euros por recuperarlo. ¿Cuesta tanto arreglarlo? Estoy segura de que no, pero estás dispuesta a pagar lo que sea por recuperar las fotos de tu bebé. Y lo saben.

Los papeles importantes ordenados y una rutina de mantener una copia de seguridad, son dos hábitos sencillos que aportan mucha tranquilidad.

Ir al médico cuando tienes que ir le manda una señal a tu cuerpo y mente de “Importas”. No dejas de pasar las auditorías de la oficina o procesos de mantenimiento porque no tienes tiempo. Tampoco lo hagas con tu salud. No te concedas tan poca importancia.

Ordena tu mente

Todo esto no es posible sin una mente ordenada. Pero Ana, ¿cómo mantengo mi mente ordenada? Pues como haces con el resto. Lo sacas, lo miras, decides lo que no sirve y organizas lo que te quedas.

Tienes que trabajar proactivamente tu mente, invertir tiempo en ella. Y vigilar cómo la alimentas. El autocoaching es la mejor herramienta para tener tu mente organizada. Te da un método para vigilar tu mente y mantenerla aseada.

Piensa que la autoconsciencia (la capacidad de observarnos pensar) es única en el ser humano. Ningún otro ser es capaz de pensar en lo que lo que piensa.

Dominar esta habilidad es la clave de una vida equilibrada y feliz.

Planifica una vida organizada en la que haya autocuidado

Una vida organizada sin planificar no es posible. La vida, hemos dicho, tiende al caos.

La planificación es el barco. ¿Qué hay olas? Claro, es la vida, pero las navego. Sin barco, nado como puedo por sobrevivir. Todo lo contrario de una vida con intención en la que decido qué quiero hacer y trabajo para conseguirlo.

Cuando organizas la semana eres eficiente, porque agrupas tareas, por ejemplo. Ya que vas al centro comercial a hacer algo, aprovechas y haces otras tareas.

Por cierto, que es bueno que planifiques el tiempo para ti.

-No tengo tiempo para mí.

-¿Está programado en tu calendario?

-No.

– Pues ¿cómo vas a tenerlo entoncés?

Esperamos que por arte de magia aparezca el hueco idóneo para relajarnos un rato. Bien sabes que eso nunca pasa.

Si algo es importante, ponlo en el calendario. Las obligaciones las vas a hacer. Las urgencias de los demás compiten con lo que es importante para ti. El corto pelea contra el largo plazo.

Tus sueños están en tu capacidad de hacer lo que más quieres frente a hacer lo que más quieres ahora.

Si quieres entrenar, meditar o pasear, ponlo en el calendario. Sólo buscarle el hueco, te hace concederle más importancia.

Y no se trata de ser inflexible. Todo lo contrario. Al manejar el calendario puedes reorganizar, puedes encontrar más huecos y puedes ver el largo plazo. No todo es para esta semana.

Planificar te permite ver que tienes tiempo para lo que quieres.

Reduce tu nivel de estrés.

Tienes más energía, porque no vas a tirones, por sobresaltos y sustos de lo que se te ha olvidado, haciendo apaños de última hora.

Puedes relajarte. El tiempo de relax es sagrado y no compite contra nada ni nadie, no se lo robas a nada, porque todo lo demás tiene su correspondiente hueco también.

Apagas el ruido mental de “Me estoy olvidando algo” y el de “Con todo lo que tengo que hacer...”, pensando siempre que estás haciendo algo en lo siguiente que tienes que hacer.

Feliz día

Ana García Liébana

Sigo por email

Tengo una lista de email muy activa y entretenida. Puedes apuntarte aquí

Sigo por email

Tengo una lista de correo muy activa y entretenida en la que mando consejos para organizarte mejor, vivir con más equilibrio y plenitud.

Escribo a menudo porque me gusta, y porque a la gente le gusta y me lo pide. Únete y comprueba por qué. Es gratis y te puedes dar de baja en cualquier momento. Además, cuando te suscribes te regalo mi ebook Por ahí no, una guía para saber poner límites (que nos hace mucha falta a las mujeres, hasta a las que creemos que no nos hace falta).

Suscríbete a La Vida Que Quieres

GPRD. Los datos de carácter personal que facilitas serán almacenados por GetResponse, mi proveedor de email y por mí misma Ana García Liébana y tratado conforme a la ley. El consentimiento para enviarte emails lo das al aceptar la política de privacidad.